viernes 19 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2077

07/May/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Sólo para usuarios suscritos Encuestas
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre MúsicaVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre Imágenes DigitalesVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Educación El aterrizaje del aporte minero en la educación de los niños ancashinos.

Chancones en Conchucos

5 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2077-chancones-1-c.jpg

Con el fondo del Callejón de Conchucos, escolares de Huari rescatan las leyendas transmitidas oralmente y que serán plasmadas en libros.

La leyenda del “huagancu” (“llora”) es la favorita del pequeño Elmer Burga. La cuenta con todo el entusiasmo de sus 11 años. Es una tragedia sobre la orquídea heráldica de Huari, provincia ancashina levantada en el esplendoroso Callejón de Conchucos. Y no solo la declama. Ya la tiene escrita y espera verla pronto publicada en un libro.

Su colegio, el parroquial Sofía Ruff, ha recibido un cheque de S/. 10,500 para imprimir los relatos de Elmer y sus compañeros. “Así rescatamos y renovamos nuestra cultura”, asegura la hermana Sumilda Arotinco, directora de la escuela. “Nuestros niños recogerán lo que les cuentan sus abuelos y también crearán nuevas historias inspiradas en las cualidades de los huarinos”, explica.

Como el Sofía Ruff, 343 colegios ancashinos recibieron S/. 4’200,000 para llevar a la realidad sus propias iniciativas. Fueron los ganadores del segundo concurso del Fondo Nacional de Desarrollo de la Educación Peruana (FONPEP), entidad estatal que preside el padre Ricardo Morales. Los fondos vinieron del aporte minero voluntario abonado por Antamina, que opera en las montañas de la región. Aparte, S/. 1’141,200 serán asumidos por el sector público para financiar el trabajo de expertos y otros gastos logísticos.

“La empresa privada busca quién le ayude a invertir y nosotros, el financiamiento. Cuando ellos vieron lo que podíamos hacer dijeron ‘eso necesitamos, ustedes tienen el know how’”, recuerda el padre Morales, ex director del colegio La Inmaculada. Antamina propuso que el beneficio se extienda a todo Ancash, y no solo a poblados cercanos a la mina.

“Estamos admirados de ver escuelitas perdidas que presentan sus proyectos escritos a mano porque ni siquiera tienen máquina de escribir, pero sí dan muchas ideas muy buenas”, señala el religioso.

Las estadísticas ofrecen también una idea de las limitaciones. El 78% de los colegios ganadores son rurales y el 68% bilingües (quechua y español). Además, el 17% son unidocentes (tienen un solo profesor).

El tema del concurso, “Lectura y expresión libre y creativa”, promueve la producción de textos y la expresión oral en la primaria. Los niños propusieron desde cuentos y libretos de teatro hasta revistas y programas de radio. En varios casos las escuelas pequeñas se unieron para presentar un proyecto. Concursaron 532 propuestas y ganaron 276.

Solo en Huari, una de las veinte provincias de la región y donde opera la minera, se realizarán 50. El caso es más excepcional porque ahí, a 3,200 metros sobre el nivel del mar y ubicada en el quintil más crítico dentro del mapa de la pobreza del país, es donde queda casi todo por hacer. El 51% de los habitantes no cuenta con desagüe y el 44% de los niños sufren de desnutrición.

EN EL DISTRITO HUARINO de San Marcos, donde se encuentra la mina, los niños quieren tomar el micrófono. La escuela de la comunidad de Huayapampa Alto ganó con un proyecto de una radio escolar. “Van a difundir poesías, cantos, trabalenguas, en quechua y castellano, además de noticias y avisos para la interrelación entre los pueblos” , anticipa su director, Amador Arisa.

Otra comunidad sanmarquina, Carhuayoc, propone realizar cuñas radiales y de televisión sobre el cuidado del ambiente. “Vamos a trabajar con radios y repetidoras de televisión locales”, anuncia el profesor César Bravo.

En el histórico distrito de Chavín de Huantar, tres escuelas primarias de los poblados de Shirapata, Putcor y Chuna crearon un libro para el curso de “Comunicación Integral”, que aprovecha los referentes locales e integra el trabajo de los niños.

Para Pablo De la Flor, vicepresidente de Asuntos Corporativos de Antamina, “la educación es un gran pilar de nuestro Fondo Minero y trabajamos de manera asociada con las ONG y entidades que tienen demostrada capacidad en la ejecución de proyectos exitosos”.

Desde el 2006, la compañía –la primera en suscribir este aporte– ha transferido US$ 120 millones a toda la región por este concepto. Con ese monto se financian programas de educación, salud, nutrición, infraestructura y gestión pública ejecutados por la asociación Empresarios por la Educación, IPAE, CARE Perú y Cáritas, entre otros. “Es importante entender que la educación es tarea de todos”, recalca el padre Morales. Las lecciones podrán comprobarse en estas escuelas ancashinas. (David Pereda Z.)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista