jueves 18 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2076

30/Abr/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre NarcotráficoVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre Opinión VER
Sólo para usuarios suscritos Economía
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre CulturaVER
Acceso libre SaludVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Nicholas Asheshov
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre HolandaVER
Acceso libre MicrofinanzasVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Debate CEDRO congrega expertos para explicar las neurociencias de la drogadicción.

El Shock Adictivo

4 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2076-drogas-1-c.jpg

Carmen Masías de CEDRO advierte que el cerebro del adolescente lo hace proclive a las drogas.

El aumento del abuso de drogas golpea a todos los países. Por ello no extraña que más de 200 especialistas entre nacionales y extranjeros se hayan reunido del 20 al 22 de abril para el evento ‘Forjando Liderazgo’ organizado por CEDRO. En este congreso no sólo buscaron medidas para frenar el consumo desde las más tradicionales, como programas de prevención, hasta las más controversiales como las pruebas aleatorias.

A partir de los 12 años, el cerebro cambia para enfrentar la adultez: genera hormonas, neuotransmisores, ondas cerebrales. Algunas de sus zonas, como el cerebelo, no terminan de desarrollarse hasta los 20 años. Por eso es más peligroso que los adolescentes consuman drogas legales o ilegales. “En ese momento el cerebro tiene mucha plasticidad. Se puede acostumbrar a las sensaciones que producen las drogas y puede sufrir daños”, advierte Carmen Masías, subidrectora de CEDRO. Por ejemplo, se ha demostrado que los adolescentes que beben 2 tragos diarios de alcohol recuerdan 10% menos que aquellos que no beben. Es decir, las drogas modelan a su antojo un cerebro joven.

2076-drogas-3-c.jpg
El mayor consumo de drogas durante la adolescencia puede tener una explicación biológica. En esta etapa se produce una mayor cantidad de un neurotransmisor conocido como dopamina, vinculado al placer y a la recompensa. “Las drogas también elaboran más dopamina y la misma sensación de placer. El cerebro adolescente es más proclive a la dopamina y, a la vez, la droga lo refuerza. Se convierte en un círculo vicioso”, explica Masías.

Exámenes controversiales

En Estados Unidos han adoptado métodos más radicales para eliminar las drogas de las escuelas: las pruebas aleatorias de orina, sangre o pelo para saber si consumen drogas. En el 2007, el gobierno gastó 15 millones de dólares en practicar estas pruebas en 600 colegios estatales.

A la vez se realizan pruebas aleatorias de drogas en el ejército y las empresas privadas. En EE.UU., el 80% de los trabajadores son obligados a practicarse exámenes toxicológicos. “Que un funcionario sepa que puede ser testeado en cualquier momento contribuye muchísimo a que no las consuma”, sostiene Mara Seinfeld, presidenta de Brasileiros Humanitarios en Acción (BRAHA).

2076-drogas-6-c.jpg
Algunas organizaciones de derechos laborales condenan las pruebas como una violación a la privacidad. Para Mara Seinfeld son necesarios porque algunos trabajos influyen en el bienestar del resto de personas. En el Perú algunos bancos realizan testeos al azar aunque legalmente está permitido el consumo de drogas. Estos exámenes se practican generalmente después de los cumpleaños, Semana Santa o Fiestas Patrias.

En los exámenes aleatorios es más fácil detectar marihuana, ya que está presente en la orina por 28 días y en la sangre hasta 3 días. En cambio, el LSD es encuentra en la orina por 4 días y en la sangre por 3 horas. Por otro lado, estudios realizados en el 2006 por el Centro Latinoamericano de Investigación Científica (CELIN-Bolivia) han demostrado que en los exámenes toxicológicos no hay diferencia entre consumir mate de coca y cocaína. (ACD)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista