viernes 24 de marzo de 2017
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2072

02/Abr/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Encuestas
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Nicholas Asheshov
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre ViájateVER
Acceso libre Corporación ReyVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Las últimas horas de Edmundo Camana.

Símbolo Hecho Carne

2072-marfon-13-c.jpg

Camana sobrevivió malherido a la matanza de SL en Lucanamarca, 1983. Inmortalizado por Oscar Medrano de CARETAS, años después, la imagen sería símbolo de la CVR.

"Wasinchinmanyachu pasacusun (ya nos vamos a nuestra casa)”, dijo en quechua el desaparecido Edmundo Camana Sumari (57) cuando abandonó el Instituto Nacional de Ciencias Neurológicas de Barrios Altos, cuatro días antes de morir, el viernes 20.

“No tío, te estoy llevando a una clínica para que te sanes más rápido”, replicó su sobrino Raúl Jiménez, quien a pedido del congresista aprista Edgar Núñez interrumpió el tratamiento médico que Camana venía recibiendo desde el martes 17. Según Núñez, Camana estaba “abandonado y en una condición precaria” en este hospital neurológico.

Camana, cuyo retrato se convirtió en la foto símbolo de la exposición “Yuyanapacc (para recordar)” de la CVR, fue internado esa misma noche en la Clínica del Hospital Militar Virgen de las Mercedes. Lo ayudó en el traslado Wilder Trujillo, asesor del congresista Nuñez. Fue recibido por la doctora Norma Sernaqué Ticona, quien dio cuenta que el paciente tenía las piernas parcialmente paralizadas por el traumatismo cervical que le ocasionó un hachazo que recibió de miembros de Sendero Luminoso durante la matanza de Lucanamarca en 1983.

2072-marfon-14-c.jpg

Dejó una niña huérfana de 15 años.

Le diagnosticaron “paraparesia espástica de EAD, a descartar Mielopatía”, así como “alcoholismo crónico”. El médico César Olivera Delgado se hizo cargo del paciente y ordenó realizar un “estudio etiológico” en los próximos días. A las 10 de la mañana del sábado 21, el congresista Núñez ingresó a la habitación de Camana en compañía de dos periodistas del diario Expreso. Buscaban que éste declare en contra de la CVR.

La noche del domingo 22, Camana empeoró. Había permanecido todo el día solo porque su sobrino viajó a Ica. Según el médico Olivera Delgado, el paciente intempestivamente presentó “leve desorientación en tiempo, agitación y sudoración”.

A media mañana del lunes 23, Raúl Jiménez y su hermana Nancy no lo encontraron en la habitación donde lo habían dejado. Nadie les dio razón hasta que lo ubicaron postrado en otro cuarto. El psiquiatra Ángel Suárez Montalvo le recetó tabletas de Alprazonan 5mg. Pasó el día durmiendo y con serias dificultades para respirar. El martes 24, el médico Olivera Delgado advirtió que Camana presentaba un supuesto cuadro de “delirium tremens”, que padece el 5% de pacientes alcohólicos que incurre en abstinencia súbita.

Camana falleció a las 7:30 p.m. del martes 24.

Búsqueda | Mensaje | Revista