martes 16 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2072

02/Abr/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Encuestas
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Nicholas Asheshov
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Suplementos
Acceso libre ViájateVER
Acceso libre Corporación ReyVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Turismo Sumario adelanto de guía de la región Lima a cargo de Rafo León.

La Lima Que no Conoces

2 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2072-lima-1-c.jpg

Destino destacado: bosque de piedras de Huayllay, 218 kilómetros al nordeste de Lima.

Checta (Canta)

En el kilómetro 60 de la carretera hay una señal, que indica que estamos en Checta. Este es uno de los sitios arqueológicos donde se han hallado más petroglifos en todo el Perú. Se calcula en 450 las figuras labradas en piedras diseminadas en una pampa y una quebrada. La data, aún imprecisa, les da unos 1500 años de antigüedad. Entre los escasos estudios e inventarios de este recurso en nuestro país, destacan los realizados por Antonio Núñez Jiménez –en los años setenta– y Reiner Hosting, en años recientes. Checta es un lugar de especial importancia, por la calidad y cantidad de huellas creadas por el hombre en la piedra, con fines rituales. Entre las imágenes más frecuentes encontramos planos astrales, seres imaginarios, flora, fauna, divinidades y seres humanos en distintas actividades. El lugar está completamente abandonado, no existe información local ni guiado. Nosotros tuvimos la oportunidad de conocer, hace ya sus buenos seis años, a una increíble mujer, doña Consuelo Aranguren, quien vivía al pie de la carretera junto a la pampa de los geoglifos, y había dedicado su vida a su estudio (empírico y silvestre) y a su cuidado. Ella era una excelente orientadora durante la visita, a pesar de sus achaques de vejez. Doña Consuelo falleció. La última vez que estuvimos por allí, nos guiaron dos niñas, descendientes de Consuelo, llamadas Mayra y Vanesa, quienes con su imaginación adolescente nos explicaron delirio y medio sobre lo que estábamos viendo. Un ejercicio muy interesante para hacerlo con los niños de la familia consiste en descubrir los geoglifos. Sucede que el viajero, de primera impresión, no ve nada excepcional sobre las piedras, no nota las figuras grabadas. Hasta que de pronto percibe una de ellas, y como si emergiera un código secreto, todas las demás también empiezan a saltar a la vista. Jugar a eso con los chibolos puede ser genial.

2072-lima-3-c.jpg

La Guía de la Región Lima, publicada por Editorial Planeta, ofrece útiles datos sobre rutas, hospedajes y restaurantes.

Rúpak (Valle de Huaral)

La distancia lineal entre Rúpak y Huaral es de 65 km. Llegamos a un lugar mágico donde los haya: Rúpak, conjunto arqueológico preinca emplazado sobre las cordilleras de Mazo y Antajirka, compuesto por unas sesenta edificaciones levantadas en laja con mortero de barro. Plazas, viviendas, explanadas, callejones hablan de un avanzado urbanismo y de una calidad constructiva admirable. Pero además, en un estado de conservación extraordinariamente bueno, a contramano del paso del tiempo y de las barbaridades que hacen allí los malos turistas. Varias de las edificaciones, casi todas de planta cuadrada pero algunas circulares, conservan intactos sus tejados originales, también en piedra. Rúpak es Patrimonio Cultural de la Nación, gracias a lo cual la entrada cuesta cinco nuevos soles. Y eso es todo. (Rafo Léon)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista