miércoles 19 de septiembre de 2018
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2067

26/Feb/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre PolicialesVER
Acceso libre PersonajesVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Acceso libre Gustavo GorritiVER
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Policiales La singular vida de Eva Bracamonte. Nuevas pistas y dudas fraternas acerca del asesinato de su madre, Myriam Fefer.

Los Pasos de Eva

5 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2067-fefer-1-c.jpg

Sábado 21, 4:44 pm. Eva Bracamonte Fefer (21), nuevamente vinculada al crimen, enrumba al carnaval de Barranco.

Eva Bracamonte Fefer salió a divertirse. El sábado último se unió a su grupo de batucada, bautizado para más señas como ‘La Malandra’, en las celebraciones del carnaval de Barranco.

Era lo normal para cualquier acomodada chica limeña de 21 años que no pasa los fines de semanas en Asia. Pero sólo dos días antes CARETAS 2066 había revelado que un sicario colombiano detenido en Salta, Argentina, se jactó de haber asesinado a la empresaria Myriam Fefer (50) por encargo de su propia hija en el 2006.

Al día siguiente su hermano Ariel Bracamonte (19) apareció en el programa televisivo Cuarto Poder e hizo declaraciones sorprendentes: “Tras la muerte de mi madre aprendí que no se puede confiar en nadie, ni familia, ni hermanos”. Aseguró que, poco después del asesinato de su madre, el 15 de agosto del 2006, la relación con Eva se resquebrajó y ella lo botó de la casa.

“Hubo un conflicto familiar con mi hermana y su pareja. Eva dijo que esa era su casa, que la había heredado y que ya no era de nuestra madre. Era mejor que me buscara dónde vivir”. Ariel tenía entonces 17 años.

Más aún, cuando se le preguntó sobre la presunta conexión del sicario colombiano Hugo Trujillo Ospina con el crimen de su madre, respondió: “Siempre sospeché que había un ente intelectual y alguien que había sido contratado. No podría decir que ella (Eva) no fue”.

Es la primera vez que Ariel Fefer dirige públicamente sus sospechas hacia su hermana. Aunque la Policía peruana siempre la tuvo en la mira.

2067-fefer-3-c.jpg

El domingo último, A.B.F. (19) apareció en Cuarto Poder y sorprendió cuando dijo que no descartaba que su hermana Eva esté involucrada en el asesinato de su madre.

“Nosotros no hemos descartado a ninguna persona, incluyendo familiares directos y los propios hijos”, dijo a CARETAS el coronel PNP Miguel Canlla Oré, jefe de la División de Homicidios.

De acuerdo a la Policía de Salta, la suegra del sicario colombiano se comunicó con las autoridades argentinas para informar que su yerno contaba que asesinó a una mujer peruana de apellido Fefer por encargo de su propia hija. Ella se encontraba en Barranquilla, Colombia, y dijo temer por su vida, pero hizo también otra importante revelación. Tendría en su poder correos electrónicos que Trujillo intercambió presuntamente con Eva en los que discuten detalles del crimen. La mujer está en contacto con la Policía argentina y habría ofrecido dar esta documentación, según el diario El Tribuno de Salta.

La actuación inicial de los policías de Homicidios, al demorar las pesquisas, levantaron razonables sospechas (CARETAS 1952), pero ahora Canlla espera sacarse el clavo. Según su versión, la pista de Trujillo Ospina es seguida desde el año pasado.

El oficial mostró a esta revista un documento fechado el 2 de julio del 2008 y remitido a la Interpol Lima solicitando se realicen las gestiones necesarias para tomar muestras de ADN al sicario colombiano. No obtuvieron respuesta y, el 17 de octubre del 2008, enviaron a Interpol otro oficio urgente.

Según versión de Homicidios, el colombiano ingresó al país en el 2006 utilizando la identidad de su hermano Alejandro. Los policías aguardan se les autorice viajar a Salta para interrogar al asesino y tomarle muestras de ADN, la prueba definitiva para resolver uno de los asesinatos más misteriosos que Lima haya visto en los últimos años.

2067-fefer-6-C.jpg

Algunos asesinos delivery ofrecen sus servicios por Internet. Basta teclear “sicarios profesionales” en google para que aparezcan anuncios de criminales prometiendo encargarse “de forma rápida y definitiva” de líos de herencias, ajustes de cuentas, etc. Al lado, sicario colombiano Hugo Trujillo Ospina realizó ‘trabajos’ en varios países.

La Heredera

Mientras tanto, la vida de Eva Bracamonte luego de la muerte de su madre ha despertado el interés de la Policía. Un día después del crimen, la joven llevó a vivir a la residencia de Paul Harris 219 a su amiga Liliana Castro Mannarelli, sobrina del recordado Luis Mannarelli Rachitoff, ex integrante del famoso ‘Clan Calígula’. Según contó Ariel Fefer a Cuarto Poder, Castro es la “pareja sentimental” de su hermana.

Dos semanas después ofrecieron una fiesta y, así, la casa de los Fefer se convirtió en el epicentro de divertidas reuniones bien regadas. Pero Eva no bebía ni fumaba. Sólo observaba, según testigos.

Posteriormente mudó sus cosas a la habitación donde fue asesinada su madre. Ahora ella era la que mandaba.

Eva heredó el 33.33 % de la fortuna del abuelo materno, Enrique Fefer Ronstain, la cual asciende a US$ 2’678,556.83 (CARETAS 1944). También asumió el control de Inmobiliaria Sideral, la empresa de su madre.

De acuerdo a los registros de la SUNAT, en abril del 2007 asumió el cargo de gerente general y, un año después, en agosto del 2008, nombró como gerente adjunta a Lili Castro con un sueldo mensual de US$ 5,000.

También ocupó el garaje. En el 2007 adquirió una camioneta Toyota negra y le obsequió una 4x4 de color verde a su amiga íntima. El año pasado compró también una moto Harley Davidson y realizó viajes a Cuba, Egipto, Argentina y Panamá.

Una amiga suya de la Universidad Católica, que prefirió el anonimato, recordó el siguiente episodio: “Un día estábamos conversando y, de pronto, (Eva) preguntó: ¿cómo podría hacer para matar a mi madre?”. Quienes la escucharon se quedaron callados y tomaron el comentario como una broma.

Ese año, 2005, fue suspendida de la Católica porque protagonizó una trifulca con otros estudiantes por el control del Centro Federado. Su madre, cansada de su rebeldía, la mandó a Israel, para cumplir el Servicio Militar, pero no lo culminó. Regresó en junio del 2006, dos meses antes del crimen.

“De Eva nunca tuve dudas que estaría implicada en la muerte de Myriam, pero… ¿Ariel? Creo que ella posiblemente le dio algo para dormirlo”, comentó una pariente de Myriam Fefer.

El asesino, como se sabe, ingresó a la residencia de San Isidro sin forcejear puertas ni ventanas; ahorcó a la empresaria con un cable, luego de que ella luchara por su vida, y se marchó sin despertar a Eva y a Ariel, quienes presuntamente dormían en la segunda planta de la casa.

Eva, por otro lado, no colaboró con Homicidios e incluso denunció penalmente a los policías que investigaban el asesinato de su madre en el 2006. Los acusó de haber filtrado a CARETAS las fotos de la escena del crimen.

La última vez que la joven heredera concedió una entrevista periodística, un mes después del crimen de su madre, declaró: “Me estoy empapando por mi cuenta (para administrar los bienes y la fortuna materna). Soy yo la que va a tomar el lugar de mi madre”. Así lo hizo. (Patricia Caycho)

Historias de Sangre

Parricidio: de la mitología al drama policial.
2067-fefer-9-C.jpg

El caso de los hermanos Menéndez horrorizó al mundo.

En la tragedia griega, Edipo estaba predestinado a asesinar a su padre y a casarse con su madre. Y así lo hizo, cumpliendo sin saberlo una profecía fatal. La historia de Edipo es emblemática, aunque a lo largo de los años los casos de hijos que atentan contra sus padres, ya sea por ambición u odio, son muchos más dramáticos y desgarradores que la mitología.

Por cierto, a principios de siglo el escritor uruguayo José Enrique Rodó dijo: “la mejor manera de ‘matar’ a los padres es superarlos”. No fue lo que ocurrió en agosto de 1989 en EE.UU. Los hermanos Lyle (21) y Erik Menéndez (18), provistos de escopetas, mataron a tiros a sus padres José y Kitty, cuando éstos descansaban en la sala de su mansión californiana.

Posteriormente se deshicieron de las armas y compraron entradas para la película Batman en un cine local. Cuando regresaron a la casa, Lyle, el mayor, llamó al 911 y llorando dijo: “Alguien ha matado a mis padres”.

Inicialmente la Policía no los consideró como sospechosos, pero en los meses siguientes el ritmo de vida de Lyle llamó la atención de los investigadores. En los seis meses posteriores a la muerte de sus padres había gastado US$ 1 millón. Se compró relojes Rolex, un Porsche Carrera y un restaurante en la localidad de Princeton, donde vivió un tiempo.

Los agentes descubrieron también que Lyle tenía un historial de violencia y criminalidad. En 1988 había sido detenido por robar nada menos que US$ 100,000 de la casa de los padres de sus propios amigos.

Su padre contrató a un prestigioso bufete para sacarlo de la cárcel.

Pero fue su propio hermano Erick, quien confesó a un psiquiatra que Lyle lo amenazaba para que no revelara la verdad sobre el doble asesinato.

En diciembre de 1992, el Gran Jurado de Los Ángeles los llevó a juicio por parricidio. Posteriormente, fueron condenados a cadena perpetua.

Según evaluaciones psiquiátricas, en muchos casos de parricidio son los propios involucrados los que terminan confesando el delito cometido.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente

Artículos relacionados:
Eva ¿Libre? (Caretas 2303)
Eva enfrenta nuevo juicio (Caretas 2302)
Tramo Final del Caso Fefer (Caretas 2295)
El Corolario de Eva (Caretas 2293)
La Espera de Eva (Caretas 2290)
Debate Supremo (Caretas 2288)
Caso Fefer: Tragedia y Tormenta (Caretas 2254)
Sentencia: Caso Fefer (Caretas 2253)
Las Pruebas de Eva (Caretas 2251)
Caso Fefer: Nuevos Audios (Caretas 2241)
Con la Soga al Cuello (Caretas 2190)
Gato Asesino (Caretas 2169)
Correo de Brujas (Caretas 2165)
Todo sobre Eva (Caretas 2130)
Llamadas por Cobrar (Caretas 2128)
El Corolario del Sicario (Caretas 2127)
Crimen Sin Lápida (Caretas 2103)
El Frente de Eva (Caretas 2097)
La Despedida (Caretas 2095)
Penúltimo Acto (Caretas 2094)
Lamento y Tormento (Caretas 2093)
Testigo en Casa (Caretas 2092)
La Pista del Taller (Caretas 2091)
Hermanos Coraje (Caretas 2090)
La Mano Acusadora (Caretas 2089)
Asesinato Delivery (Caretas 2066)
Trágica Herencia (Caretas 1975)
ADN: Eslabón Perdido (Caretas 1952)
Magia Blanca (Caretas 1946)
Los Embrujos de Myriam (Caretas 1945)
¿Un Asesino en Casa? (VER) (Caretas 1944)
El ADN Acusador (Caretas 1940)
Quién Mató a Myriam (VER) (Caretas 1939)
Búsqueda | Mensaje | Revista