miércoles 17 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2061

15/Ene/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre HistoriaVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Seguridad Luciana León ni siquiera fue mencionada en el informe final de la Comisión Investigadora.

Luciana y la Prensa Amarilla

2 imágenes disponibles FOTOS 

2061-luciana-1-c.jpg

Parlamentaria León, hija de Rómulo, fue víctima de la campaña de escarnio.

Como hija de uno de los principales implicados en el caso, la congresista Luciana León ya tenía una posición bastante incómoda. Pero las acusaciones de la prensa la complicaron más: “Fui señalada como la autora de un proyecto de ley sobre hidrocarburos que en realidad era de José Carrasco Távara”, dice recordando un señalamiento de supuesto lobby hecho para Rómulo León. El diario Perú.21 le dedicó cinco primeras planas en una semana y publicó un correo electrónico donde se comprometía a facilitar las gestiones de Fortunato Canaán, cuando ese correo nunca existió. Tiene documentos de la oficina de informática del Congreso, Claro y un peritaje de parte que lo comprueban. No hubo rectificación. “Me hubiese gustado que venga mi partido y me apoye”, reconoce. Del mismo modo, lamenta, “se rompió la comunicación con el Presidente y no se ha vuelto a recuperar”. Luego de tanto ruido y pompas de jabón, su nombre no es incluido en ninguno de los informes producidos por la comisión parlamentaria, sencillamente porque no aparece por ninguna parte de la historia. Esa misma comisión, por cierto, no logró involucrar en actos ilícitos a los tres ex ministros e incluso Carlos Raffo, enemigo jurado de Jorge del Castillo, tampoco votó por la acusación constitucional. “Hubo noches difíciles en las que me cuestioné seguir en política”, dice ahora Luciana León. “Pero hay que terminar el trabajo”.

Búsqueda | Mensaje | Revista