miércoles 28 de junio de 2017
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2061

15/Ene/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre HistoriaVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Testimonio Testimonio de parte.

Mi Verdad Sobre Bryce

2061-plagio-1-c.jpg
Pertenezco a una generación que aprendió a ver el Perú a través de la obra de ficción de Alfredo Bryce. Casi cuarenta años después de haber leído Un mundo para Julios, mi percepción de aspectos fundamentales de nuestra manera de ser sigue enriqueciéndose con la frecuentación de sus personajes: la implacable jerarquía social, la precariedad de los afectos, el imperio de las apariencias, la dignidad de los derrotados, la fuerza redentora del humor.

Desde que lo conocí personalmente lo sentí necesitado de proteger su vulnerabilidad de las amenazas del éxito. Durante los últimos años he pasado varias temporadas en su domicilio. Por eso soy testigo de su extrema capacidad de soledad y del tenaz empeño por producir una obra que justificara su vida y expresara la plenitud de su talento. Nunca he cesado de admirar el esfuerzo que ha sido capaz de desplegar en circunstancias que pocos hubieran podido soportar. Lo que yo he vivido hasta ahora hubiera sido incompleto sin la amistad ejemplar de Bryce. Pocas veces he visto a un escritor hacer tanto por el reconocimiento de un colega vivo, como él hizo por Julio Ramón Ribeyro. De la misma manera que lo sé capaz de interrumpir sus vacaciones para cumplir una promesa a los alumnos de Los Reyes Rojos.

Cuando me llegan los ecos de las acusaciones contra él, me alegra retener que nadie ha puesto en duda la originalidad de su obra literaria, en la que cada línea resulta inimitable. Demasiado bien he percibido en Lima que la hostilidad a su persona suele hallarse en relación inversa a la calidad humana de quienes se complacen en tirar la piedra. ¿Por qué nos cuesta tanto trabajo gozar de los logros ajenos, en vez de ejecutar la sentencia de un ex presidente cuyo nombre prefiero omitir: “En la historia del Perú, yo no admiro a nadie.”?

El artículo publicado por Qué Hacer fue fruto de un intercambio fructuoso con Bryce, que colaboró con su contenido y su forma, apelando a su larga experiencia de observador de la sociedad francesa y sus cíclicas manifestaciones de violencia social. Conociendo de cerca la intensidad de sus lecturas, las condiciones en que trabaja y la intimidad con sus amigos, me niego a ver asociado mi nombre con toda forma de policía de las palabras. (Fernando Carvallo*)

---------------
* La periodista chilena María Soledad de la Cerda denunció la semana pasada que Fernando Carvallo había sido plagiado por Alfredo Bryce en CARETAS. Ambos son colaboradores de la revista.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente

Ver más en Testimonio
Mi Verdad Sobre Bryce
El Plagio y Yo

Búsqueda | Mensaje | Revista