sábado 20 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2061

15/Ene/2009
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre HistoriaVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Alfredo
Sólo para usuarios suscritos Luis Freire
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Urbanismo A 474 años de fundada, debate sobre la identidad marinera de la metrópoli calienta el verano. Los planes para la Costa Verde dominan la agenda.

Lima: Polémica, soñadora, marinera

9 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2061-lima-1-c.jpg



Parapentes de colores flotan suspendidos en el cielo celeste, ajenos al caos un centenar de metros más abajo: una larga hilera de carros frente al polémico restaurante Cala, histéricos conductores tocando claxon, fornidos tablistas escurriéndose entre los autos rumbo a las olas, guapas chicas en shorts desfilando sobre una estrecha franja de tierra, sorteando carretillas de heladeros y entusiastas ciclistas. En el mar la vida es más sabrosa. Y miles de veraneantes de la Costa Verde de Lima lo saben muy bien. Pero la realidad de la estrecha franja costeña a los pies de la capital no es precisamente la de Sunset Boulevard en California.

Aunque podría serlo

Con la idea de salvaguardarla y convertirla en el espacio democrático que los limeños merecen, en 1994 el entonces alcalde de Lima Metropolitana, Alberto Andrade, creó la Autoridad Autónoma del Proyecto Costa Verde, agrupando a la Municipalidad de Lima y seis distritos costeros, una especie de INC del litoral limeño. Pero han pasado 15 años y sus 19 kilómetros de recorrido siguen siendo materia, verano tras verano, de candentes debates sobre cómo hacerla más atractiva y aprovecharla mejor.

¿Es tan difícil tener al menos un bonito malecón al borde del mar?

Este verano el debate está al rojo vivo. Al mar picado se ha lanzado hasta el presidente Alan García Pérez, entusiasmado con la idea de extender la costanera desde Chorrillos hasta el Callao, consolidando un asombroso frente marino que volcaría la capital hacia el mar de una buena vez por todas. Pero una vez más, la idea de construir una “exclusiva red de hoteles, restaurantes o departamentos” contra los acantilados se zampó en la escena.

A principios del año pasado, la Autoridad del Proyecto Costa Verde hizo suya la propuesta de los arquitectos peruanos Manuel Zubiate y Raúl Flórez de dar en concesión ciertas zonas de los acantilados a inversionistas privados. La idea empaquetada como “Inversión privada, beneficio público”, propone financiar el desarrollo de áreas públicas y del malecón soñado sobre la franja costera, básicamente con el dinero recaudado en las concesiones (CARETAS 1972).

2061-lima-8-c.jpg

Todos los caminos conducen al mar, pero el acceso no necesariamente es fácil. Ortiz de Zevallos propone la ejecución de escaleras, miradores y vegetación que articulen la metrópoli con el litoral.

Eso es lo que hicieron precisamente Zubiate y Flórez en Ecuador, donde diseñaron magníficamente el Malecón 2000 de Guayaquil sobre el río Guayas.

Sin duda, uno de los ejes del debate es la idea de alterar el gran farallón de Lima, como tituló CARETAS 2016, en marzo pasado. “Cada vez que recorro la Costa Verde me siento admirado por la morfología escultórica de sus macizos”, describió el arquitecto Miguel Cruchaga. Los acantilados “se contraponen a la amplitud quieta y vibrante del mar y lo hacen con una plasticidad que habría admirado el propio Henry Moore”, comparó.

Cruchaga reclamó se respete la “identidad” de la franja costera limeña e invocó a las autoridades declarar la “intangibilidad” de los farallones. Sus elocuentes palabras no parecen haber caído en saco roto. El debate alcanzó un punto de inflexión pocas semanas atrás cuando el alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio, descartó el proyecto de Zubiate y Flórez, y priorizó más bien aquel del arquitecto Augusto Ortiz de Zevallos, acaso más sencillo pero más integral, según algunos observadores.

“El modelo de lote y maximización de renta dará como resultado una continuidad de episodios sin unidad de conjunto –como si fueran pozos de petróleo. Ahí tenemos por ejemplo el esperpento de Costa Linda en Chorrillos”, dramatizó Ortiz de Zevallos. “La Costa Verde es un gran espacio natural, donde se debe ir labrando el paisaje donde se preste, con escaleras y sistemas de verde, para ir “tejiendo ciudad”, entre el área urbana, arriba, y la playa, abajo”.

2061-lima-6-c.jpg

19 K, Cara al Mar La Costa Verde corre a lo largo de la vertiente sur de la capital uniendo seis distritos limeños: San Miguel, Magdalena, San Isidro, Miraflores, Barranco y Chorrillos. Ahora la impronta presidencial pretende extender la costanera hasta La Punta, Callao, en un formidable desarrollo costero que transformaría el rostro de la ciudad.

En resumidas cuentas, nada muy distinto a la espectacular Bajada de Baños de Barranco –hoy hecha trizas por la molicie edilicia– o la entrañable pareja de malecones en Chorrillos, construidos hace más de una centuria por limeños acaso menos ambiciosos, pero más sensatos que muchos de sus actuales congéneres.

Las cartas están echadas, pero la partida está lejos de terminar. “Se ha satanizado nuestro proyecto, dando la idea que el total de los acantilados serán construidos cuando solo se tocará el 20%”, dice Flórez. Pero por su experiencia con Guayaquil, y las trabas que confrontaron al principio, el arquitecto está convencido que tarde o temprano se tendrá que hacer el proyecto. “Si queremos que la Costa Verde sea un espacio público de altísima calidad, totalmente democrático y seguro, que sea mantenido sin costo los 365 días del año, debemos separar los roles público y privado: reglas claras municipales que atraigan la inversión privada”, dijo Flórez.

Pero en esto de roles públicos y privados hay que tener mucho cuidado. “Creer que un inversionista privado va a generar vía pública es un tanto soñador”, sintetiza Ortiz de Zevallos. Sin embargo, admite que la inversión privada puede ser un socio clave en el desarrollo de la Costa Verde (ver entrevista).

“El presidente García ha ofrecido S/. 25 millones –o S/. 3 por habitante de Lima, el equivalente a un chocolate Sublime cado uno–, y se podría reacomodar el presupuesto de Lima y los distritos, pero el problema es que la caja no alcanza”, dice Ortiz de Zevallos. “Habrá que hacer una chanchita”.

No alcanzará para financiar los proyectos más ambiciosos y, muchas veces, faraónicos, pero sí para construir un simple malecón que articule el de Chorrillos con los 15 kilómetros restantes de playa. Al menos el alcalde de Miraflores, Manuel Masías, está embalado. “Yo creo que podemos recibir el próximo verano con un espacio mejorado, el malecón avanzado y hasta una piscina de agua salada”, chapucea de entusiasmo Ortiz de Zevallos.

Mientras las discusiones van y viene como las olas del mar, edificios han empezado a “descolgarse” de los acantilados en Barranco. Un largo crespón cubre el farallón sobre el cual se construye el edificio Bresciani, diseñado por Mario Lara. El último departamento se vendió a 2,250 dólares el metro cuadrado. Sin duda, un gran negocio inmobiliario gracias a su privilegiada vista al mar, pero nada aporta al mejoramiento de la Costa Verde.

Al caer la tarde, el Sol, una bola naranja y perfecta, se sumerge lentamente en las aguas del Pacífico. El debate se mantiene al rojo vivo. (Caterina Vella)

Búsqueda | Mensaje | Revista