sábado 20 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2046

25/Set/2008
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Suplementos
Acceso libre CoreaVER
Acceso libre Fotografía DigitalVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Economía PERÚ – BRASIL: En exitoso encuentro empresarial en Sao Paulo, Alan García le abrió a “Lula” la puerta de entrada al comercio con APEC.

Trampolín al Pacífico (VER)

6 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2046-brasil-1-c.jpg

El anuncio de gigantescas inversiones brasileñas en minería encabezadas por la estatal Petrobras fueron el preludio de cita en Sao Paulo.

“El presidente está donde realmente se juegan los intereses del Perú”, considera el canciller José Antonio García Belaunde. Se refiere a las notorias ausencias de Alan García en la reciente cumbre de la Unión de Países Sudamericanos (Unasur) en Bolivia y la inauguración de la Asamblea de Naciones Unidas en la presente semana.

Dichas ausencias son subrayadas porque, entre ambos eventos, García eligió encabezar la masiva delegación peruana que llegó a Sao Paulo para la inauguración del Expo Perú.

El evento congregó alrededor de 300 empresarios peruanos que se encontraron con casi 500 de sus pares allá. “La cantidad fue espectacular”, subraya García Belaunde. “Y que a una cita de negocios vayan dos presidentes demuestra que le estamos dando contenido a una relación que venía cada vez mejor”.

LA EXTRAORDINARIA EXPOSICIÓN de mantos de Paracas celebrada en la sede de la Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo sirvió de telón de fondo. García y su homólogo Luiz Inácio “Lula” da Silva asistieron a la inauguración, pero el carácter preincaico de las piezas no parecía relacionarse con la visión del peruano, que dio el banderazo para lo que llamó “la integración del siglo XXI y un nuevo momento de nuestra historia”.

Lula, por su parte, declaró que el Perú ofrecía a los empresarios brasileños “cientos de oportunidades” para invertir. “Debemos afianzar más esta relación con el Perú, tenemos que hacer más negocios, así nos diversificaremos más y no sólo Perú y Brasil se integrarán sino todo Latinoamérica”.

García dio un salto más grande e invitó a Lula a la cumbre APEC de noviembre. “Hemos venido a decir que así como al Perú le conviene esta amistad y esta inversión, también al gran pueblo brasilero le conviene la cercanía del Perú con sus Andes generadores de electricidad, pero también su apertura a través del Pacífico”.

¿Qué resorte impulsa el foro APEC en la relación binacional? García Belaunde recalca que la proyección conjunta hacia el Asia se hará “a partir de la carretera Interoceánica”. Brasil no es un país del Pacífico y esa condición, a diferencia de Colombia, le imposibilita unirse a APEC. Para que el Perú aproveche plenamente su condición de hub portuario (ver recuadro) se hace indispensable completar el trabajo en la Interoceánica que unirá Iñapari, en Madre de Dios, con los puertos de San Juan de Marcona, Matarani e Ilo. Iñapari estará conectada con las ciudades brasileñas de Assis, Brasilia, Río Branco, Porto Velho, Cuiabá y Puerto de Santos en el Atlántico.

2046-brasil-3-c.jpg

La carretera conectará los puertos brasileños con Iñapari en Madre de Dios, y a su vez a ésta con los puertos peruanos.

LA BALANZA COMERCIAL de ambos países pasó de ser US$ 653 millones en el 2002 a US$ 2,288 millones en el 2006. Miguel Vega Alvear de la Cámara Binacional de Comercio e Integración Perú – Brasil (Capebras), estimó que este año rondará los US$ 4,500 millones y que Brasil puede convertirse dentro de poco en el segundo destino de las exportaciones peruanas. El embajador de Brasil en el Perú, Jorge Taunay, sostiene que su país podría ser, en los próximos diez años, el principal inversionista directo en el Perú. Los números lo acompañan.

La asociación tiene su caballito de batalla en las siderales inversiones mineras que el gigante vecino tiene en la agenda. Ya fueron comprometidos US$ 500 millones de Votorantim Metais para ampliar la refinería de zinc en Cajamarquilla. La inyección de capital se invertirá en aumentar la producción escalonadamente de 130 mil a 320 toneladas anuales y se hará efectiva desde el primer semestre del 2009. También comenzarán a producir unas 28 toneladas anuales de indio, que es un mineral utilizado en las pantallas planas. El anuncio, hecho por el superintendente de la empresa, Joao Bosco, ameritó una visita en Palacio de Gobierno pocos días antes del evento en Sao Paulo.

A la Plaza Mayor también habían llegado el primero de setiembre los representantes de Gerdau, que comprometió US$ 1,364 millones en los próximos años para ampliar la capacidad de la planta de acero de Siderperú en Chimbote. El diario Herald Tribune especuló que tal producción serviría para sustentar el impresionante boom de la construcción en Brasil.

Cuatro días más tarde la brasileña Vale –la segunda minera a nivel global–, ganadora de la concesión pública de Bayóvar en el 2005, comunicó la inversión de US$ 480 millones para producir 3.9 millones de toneladas métricas anuales de fosfatos. Vale, la reina mundial del hierro, debuta en el mundo de los fosfatos. La demanda de la industria agroexportadora, y particularmente de la soya y la caña de azúcar, en países como el propio Brasil, Argentina y Paraguay les marcó el camino, y las reservas de 238 millones de toneladas en Bayóvar significaron un argumento lo suficientemente persuasivo. Para hacerse una idea, Brasil produce 6 millones de toneladas anuales de fosfatos y aun así está obligado a importar la mayoría de lo que consume. Estados Unidos, el principal productor mundial, bordea los 30 millones de toneladas anuales.

Añádase a todo ello los US$ 3,000 millones que Petrobras, cuyo futuro pasa por un posible proceso de “renacionalización”, proyecta colocar en la próxima década.

Los gigantes esconden lo que más “pequeños” acumularon durante el encuentro empresarial de Sao Paulo. El embajador peruano en Brasil, Hugo de Zela, cuantificó los frutos de Expo Perú en inversiones futuras. “En las reuniones entre empresarios peruanos y brasileños se habló de bastante más que 1,500 millones de dólares. Me atrevería a decir que en un plazo relativamente corto esa cifra se va a doblar por lo menos”. De Zela añadió que el destino mayoritario de esos fondos estará en provincias.

El éxito del viaje fue tal que Jaime Cáceres Sayán, presidente de la Confiep, propuso a García “liderar más misiones empresariales al exterior, porque ello genera una acogida y concurrencia de los empresarios del país que se visita”. El Presidente encontró un nuevo micrófono para reemplazar los foros presidenciales. (Enrique Chávez)

El ‘Hub’ Portuario

Los urgentes requisitos de infraestructura.

Todos los días leemos en los medios de prensa que nuestra capacidad portuaria es insuficiente y que los costos de los puertos peruanos son de los más altos del mundo, causando a nuestros productos de exportación una pérdida considerable de competitividad, como resultado de la ineficiente infraestructura portuaria, de acuerdo con un reciente informe del BID, y de los engorrosos procesos burocráticos.

Asimismo, sabemos que el Callao es el puerto que más genera retrasos y altos sobrecostos a su comercio exterior dentro de América Latina, y que en promedio el Perú paga el doble que los EE.UU. por el transporte martítimo de sus exportaciones hacia destinos comparables.

Por último, sostiene dicho informe que el Perú podría incrementar en 38% sus exportaciones siempre que estuviera en capacidad de reducir en 10% el costo del transporte marítimo de su intercambio comercial.

Todo esto, como dijimos en un artículo anterior, sin considerar aún el creciente flujo de mercaderías y productos de exportación que provengan del Brasil a través de las dos carreteras interoceánicas, así como de la notable expansión de nuestra gran minería que habrá de generar volúmenes nunca vistos de exportación, en el orden de decenas de millones de toneladas de nuevos productos.

El Presidente Alan García, en la Perú Expo de San Pablo de la semana pasada, reiteró al Presidente Lula da Silva y a los empresarios brasileños que el Perú está dispuesto a transformarse en un corredor interoceánico de exportación para los productos brasileños destinadas al Asia y a otros mercados de la gran Cuenca del Pacífico.

Pero requiere la construcción de un megapuerto que estará destinado a ser el “hub” logístico-portuario de Sudamérica y que deberá tener una capacidad que sobrepase los 100 millones de toneladas anuales.

La Macrorregión Sur del Perú, integrada por las regiones de Arequipa, Abancay, Cusco, Madre de Dios, Moquegua, Puno y Tacna, ofrece ingentes reservas de hierro, cobre y otros minerales; proyectos hidroenergéticos, desarrollo ferroviario, eficiente y de bajo impacto ambiental debido al uso de electricidad y gas.

El tendido del gasoducto transandino, desde Camisea hasta la costa de Arequipa, Moquegua y Tacna proveerá el insumo energético para el desarrollo petroquímico y siderurgico, refinación de metales y oferta de productos agrícolas y alimentarios, al igual que materiales de construcción para los Estados del Centroeste brasileño (Acre, Rondonia y Matogrosso), a ser trasladados a través de la red de carreteras que se integran naturalmente al Corredor Interoceánico del Sur, hoy en plena construcción por empresas peruanas y brasileñas.

No resta otro camino que prepararnos para acometer esta tarea central de integrarnos con el Brasil. De no hacerlo, aprovechando lo que Dios y la naturaleza nos ha dado, podemos tener la certeza de que otros intereses nacionales harán lo imposible por revertir en su provecho el sentido de nuestro desarrollo en el Siglo XXI, frustrando así la histórica oportunidad de convertir al Perú en el gran puente comercial entre América del Sur y las naciones de la Cuenca del Pacífico. (Hernán Couturier Mariátegui)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente

Ver más en Economía
Trampolín al Pacífico (VER)
Hueco Negro (VER)
Meltdown

Búsqueda | Mensaje | Revista