jueves 18 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2045

18/Set/2008
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre MediosVER
Acceso libre NegociosVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Nicholas Asheshov
Suplementos
Acceso libre AutomotoresVER
Acceso libre MineríaVER
Sólo para usuarios suscritos Panalpina
Sólo para usuarios suscritos PerúRail
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Política El buen trabajo que aún se hace en el Congreso y la agenda para rescatarlo del descrédito.

La Chamba Oculta (VER)

3 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2045-congreso-1-c.jpg

Velásquez Quesquén intenta aglutinar esfuerzos.

La última encuesta de la Universidad Católica presenta resultados desoladores para el Congreso de la República. Sólo un 10% de los encuestados expresan tenerle mucha o alguna confianza a esa institución. El Parlamento de la avenida Abancay corre a la zaga de los ya apaleados Partidos Políticos (18%), Poder Judicial (17%) y Gobierno (17%).

Mucho mejor paradas quedan la Iglesia Católica (56%), las Fuerzas Armadas (47%) y los Medios de Comunicación (51%).

El desencanto ciudadano, expresado en las encuestas más pesimistas de América Latina, vuelve a echar sombras sobre el frágil sistema democrático, cuyo pilar principal es probablemente el Parlamento.

El presente Congreso suele visitar las primeras planas gracias a representantes como José Anaya, acusado constitucionalmente esta semana, Margarita Sucari y Elsa Canchaya. Los escándalos están asociados a empleados fantasmas, recortes de sueldos a los que sí trabajan y el falso engorde de gastos administrativos. Corrupción vulgar, de poca monta si se permitiera aplicarle una vara relativa, pero letal en términos de percepciones ciudadanas. “Lo positivo vale como uno, mientras lo negativo vale como cuatro”, resumió hace poco el analista Fernando Tuesta. ¿Y ese “uno” positivo sí existe?

RENÉ SILVA (50) es una peruana de las que cada vez se cuentan menos. Ella piensa que este poder del Estado sí aporta al desarrollo del país. Sentada en uno de los lustrosos sillones del Palacio Legislativo, la señora Silva cuenta su historia de pesares.

Dirigente vecinal de San Juan de Lurigancho, esta humilde madre de familia fue víctima de constantes maltratos en hospitales, postas médicas y colegios estatales. No sabía qué hacer para remediar las injusticias y los burócratas se burlaban de ella. “Nadie nos escuchaba y cuando acudimos a Indecopi nos dijeron que no tenía competencia para estos casos”, contó a CARETAS.

Cansada de los sinsabores, visitó las oficinas del congresista y ex alcalde de Lima, Alberto Andrade Carmona, quien la escuchó y prometió tomar cartas en el asunto.

Semanas después vio la luz el Proyecto de Ley N° 1755-2007, que incluye en la Ley de Protección al Consumidor a los servicios públicos brindados por el Estado y permitirá sancionar a los malos funcionarios.

Según la evaluación de la ONG Reflexión Democrática, este fue considerado como el mejor proyecto de ley y ubicó a Andrade entre los 5 mejores parlamentarios de la legislatura 2007-2008.

El proyecto, que beneficiará a más de cinco millones de peruanos de los sectores C,D y E, aguarda su discusión por el pleno del Congreso, informó Andrade.

El caso del ex burgomaestre no es el único, ya que hay otros representantes que presentaron iniciativas a partir de su contacto directo con el electorado. Es el caso de Martín Pérez (Unidad Nacional), que fue considerado el mejor congresista por la calidad de sus proyectos.

Para la secretaria ejecutiva de Reflexión Democrática, María Lila Iwasaki, “el Parlamento debe mejorar su sistema de representación y hacer sentir que es necesario en la vida política. La experiencia de Andrade y las dirigentes de San Juan de Lurigancho así lo demuestran”, comentó.

En gestas de más impacto, pone como ejemplo el rol que cumplió el Congreso en la transición democrática del año 2000, cuando Valentín Paniagua ocupó Palacio de Gobierno luego de ser elegido por la representación nacional, mientras Alberto Fujimori renunciaba por fax.

El Fondo Editorial, de otro lado, es uno de los más dinámicos del país y ha permitido editar más de 250 obras de autores nacionales y extranjeros. En lo que va de gobierno el Congreso gestionó 1,500 sillas de ruedas que fueron entregadas a discapacitados y 1,300 operaciones de ojos a pacientes pobres.

SU PRESIDENTE Javier Velásquez Quesquén aprovecha los casos mencionados para coincidir con Iwasaki en que “la representación es fundamental”. Para el efecto, ahora se les permite a los congresistas de provincia disponer también del lunes como día laborable para quedarse en sus lugares de origen y así atender más directamente a su electorado. Por el contrario, quien falta al pleno de los jueves, “con toma de asistencia por la mañana y por la tarde”, sufre inmediatamente de descuentos.

Al canto menciona tres proyectos que piensa sacar adelante sí o sí durante la presente legislatura: la ley de aseguramiento universal, de la carrera judicial y la de refinanciamiento de deuda para los agricultores más pobres.

La semana pasada anunció la presentación de otros tres proyectos para suspender la inmunidad parlamentaria, implementar la renovación por tercios y eliminar la obligatoriedad del voto.

“El Congreso tiene que asumir esta responsabilidad, de lo contrario estaremos de espaldas al país”, aseveró.

Añade que la coordinación con otras autoridades, “como los presidentes regionales y los alcaldes” también tenderá puentes. Por lo pronto, el Parlamento propondrá la derogación del referéndum para vacar a autoridades, programado para el próximo año. “Hay que permitir que las regiones sigan su camino y no entorpecerlo”, considera.

LAS DOS TERCERAS PARTES de congresistas sancionados provienen de la bancada de Unión Por el Perú (UPP). Esa fue la tienda que se subió a la bola de nieve electoral impulsada por Ollanta Humala. En sentido estricto, UPP funcionó como el tan comentado “vientre de alquiler” que le permitió a Humala, sin partido en regla, ser candidato. El cisma fue precipitado luego de que éste no se hiciera con la Presidencia de la República.

De nuevo resalta la paradoja. Ciudadanía ferozmente frustrada como la que llama a las líneas abiertas de las radioemisoras critica duramente a los políticos. Pero la experiencia de la bancada upepista demuestra que son los “antipolíticos”, advenedizos y libres de un corsé partidario, los más frecuentes pecadores.

Al respecto, Velásquez recuerda que “un partido se hace a la vida política para gobernar un país. El independiente es el que no tiene responsabilidad partidaria. A los movimientos regionales debemos exigirles lo mismo que a los partidos”, propone. “Para participar en las elecciones deben tener una existencia previa por lo menos de dos años”. Cita casos del actual Congreso en los que miembros de una misma bancada se conocieron después de medio año.

Los planes del presidente del Legislativo para volver de dotarlo de legitimidad parecen venir con una bienvenida dosis de energía. Queda por saber si atacará con el mismo entusiasmo aquellos yerros que más han golpeado al hemiciclo en los últimos años: el retroceso en materia de transparencia y, sobre todo, la política del secreto en lo concerniente a gastos operativos. Donde cada recibo bambeado y cada sueldo mochado contamina la imagen más que una nube de smog en la avenida Abancay. (E.CH.-M.P.)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista