sábado 20 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2045

18/Set/2008
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre MediosVER
Acceso libre NegociosVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Nicholas Asheshov
Suplementos
Acceso libre AutomotoresVER
Acceso libre MineríaVER
Sólo para usuarios suscritos Panalpina
Sólo para usuarios suscritos PerúRail
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Economía Debacle internacional apuntala rigores fiscales del MEF para el Presupuesto 2009.

Huracán Financiero (VER)

3 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2045-economia-1-c.jpg

Ministro Valdivieso: se trata de una política económica preventiva.

La multimillonaria quiebra de los bancos de inversión Lehman Brothers, Merrill Lynch y la aseguradora American International Group (AIG), y el subsecuente colapso bursátil a nivel mundial, dieron filo a la estrategia fiscal restrictiva del ministro de Economía, Luis Valdivieso, esta semana.

“Sí, es verdad, el Presupuesto de la República planteado por Economía tiene el pie en el freno más que en el acelerador, pero ¿qué propone la oposición? ¿Más gasto? ¡Para que luego nos responsabilicen de la inflación!, fustigó el congresista oficialista Mauricio Mulder pasada la medianoche, el jueves 11.

El ánimo de Mulder era levantisco, pero ya a esa hora nadie quiso arriesgar una réplica que amenazara con prolongar el debate hasta las calendas griegas. Por fin, a golpe de 1 de la mañana, el ministro Valdivieso respondió a muchas de las interrogantes planteadas, leyendo pequeñas hojas amarillas con apuntes de su puño y letra.

“No estamos en crisis, pero tenemos tiempo para prepararnos”, enfatizó.
Levantada la sesión, el ministro, los congresistas, asesores, asistentes y periodistas enrumbaron presurosos rumbo a la cama, ojerosos y desaliñados, cual sobrevivientes del huracán Ike.

Pero lo peor estaba por venir. Mientras Houston se salvaba del huracán, en Nueva York se desató la tercera racha de quiebras masivas del sistema financiero norteamericano desde que estalló la crisis de hipotecas subprime en EE.UU., a mediados del 2007, y gatilló una nueva ola de pánico mundial.

En marzo pasado colapsó el banco Bear Stearns, y, en julio, les tocó el turno a las gigantes hipotecarias Fannie Mae y Freddy Mac. Ahora, sólo entre Lehman Brothers y Merrill Lynch corren riesgo cerca de dos trillones de dólares, cuatro veces el PBI peruano.

El martes 16, Valdivieso, de regreso al Congreso –esta vez ante la Comisión de Presupuesto– invocó “tranquilidad” a los agentes económicos. El presidente del BCR, Julio Velarde, coincidió con el titular del MEF en que los fundamentos macroeconómicos y el nivel récord de reservas internacionales en las bóvedas del Jr. Miró Quesada son elementos de estabilidad de la economía nacional.

Pero el colapso bursátil de Wall Street el lunes 15, el peor en siete años, arrastró al resto de Bolsas, incluida la plaza limeña, y el precio del petróleo, los minerales y el resto de commodities cayeron igualmente, a Alá las gracias.

“La drástica caída de los precios de los commodities es una noticia más importante que la quiebra de Lehman Brothers”, sostuvo un analista de la BBC de Londres, el lunes 15. “Alivia la presión inflacionaria sobre las economías mundiales, la que está deteriorando drásticamente el ingreso de las familias del mundo entero”.

Se trata de una extraordinaria noticia, desde el punto de vista de la lucha contra la inflación, prioridad de la política económica y sustento técnico del proyecto de Presupuesto de la República 2009.

El martes 16, los precios futuros del maíz y del aceite de soya bajaron –5.3% en un mismo día–, acentuando la tendencia a la baja de los commodities desde fines de junio. En las últimas 10 semanas, el precio internacional del maíz cayó de US$ 280 a US$ 200 la tonelada (TM), el del aceite de soya de US$ 1,460 a US$ 1,020 la TM, y el del barril de petróleo de US$ 145 a US$ 91.

“A este ritmo la inflación de octubre será cercana a cero o incluso negativa”, reveló Velarde el martes en la Comisión de Presupuesto.

El presidente Alan García Pérez, asaltado por la amenaza inflacionaria y las declinantes encuestas, cruza los dedos.

En las últimas dos semanas, el MEF apretó en S/. 700 millones el gasto público del IV trimestre del año. El ajustón compromete los gastos presupuestados de los ministerios, gobiernos regionales, locales y entes autónomos, y parte de la grita se hizo escuchar la larga noche del jueves 11 en el Pleno.

Pero la estructura del Presupuesto 2009 es mucho más compleja y dinámica. “El Presupuesto 2009 es de S/. 72,355 millones, pero la verdadera foto es S/. 73,923 millones”, explicó el titular del MEF.

“Valdivieso se reserva tres cajas que administrará directamente: el Foniprel de S/. 1,568 millones, reservas de contingencia de S/. 2,191 millones y S/. 700 millones para programas sociales”, sintetizó Luis Falla La Madrid, presidente de la Comisión de Presupuesto.

El 2009, estos recursos serán sujetos a concurso antes de que el MEF abra el puño. Se impondrán –asegura Valdivieso– los proyectos mejor sustentados, técnica y socialmente.

De esta manera, el MEF pretende mantener el gasto público con rienda corta para frenar la inflación, y, de yapa, mejorar la calidad del gasto público. “No se trata de un corte, de una corrección a rajatabla”, insistió Valdivieso, “sino una reducción en la velocidad del gasto”.

El gasto público no financiero crecerá 6.2% el 2009 ó S/. 3,600 millones más. El 2008, la tasa es 16.2%. Si las entidades públicas se ponen las pilas, y aplican al Foniprel y los otros fondos con éxito, el gasto saltará a 8.9%, aseguró Valdivieso.

“No es que se desbocó el caballo, pero sí está corriendo fuerte”, explicó el titular del MEF. A ese ritmo, la proyección de inflación sería una “nube negra”, dramatizó Valdivieso.

“Tenemos que ahorrar para ser capaces de aplicar una política contracíclica” cuando lleguen los tiempos de vacas flacas, machacó Valdivieso.

El MEF observa con igual preocupación el deterioro en los términos de intercambio, segundo factor inquietante después de la inflación.

La caída del precio de los commodities aliviará la presión inflacionaria, pero castigará los ingresos de nuestras exportaciones de minerales, harina de pescado, textiles y agroindustria.

Ya está ocurriendo. Este año, los términos de intercambio caerán en –5.7%. El 2009, el precio de nuestras exportaciones subiría apenas 1.1%, pero el de las importaciones 5.7%, y así en rojo hasta el 2011, según las proyecciones del MEF.

En contraste, el año 2006 las exportaciones subieron de precio 36% y las importaciones 7.5%.

Ello resentirá la recaudación tributaria, aunque el MEF aún proyecta cerrar el 2009 en azul, con un superávit fiscal de 1% y un crecimiento del PBI de 7%. El otrora robusto toro símbolo de Merrill Lynch anda renqueando por ahí, pero Valdivieso confía en que su plan económico permitirá al país capear el temporal.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista