domingo 26 de marzo de 2017
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2041

21/Ago/2008
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre NarcotráficoVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre UrbanismoVER
Acceso libre DeportesVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Ante V aniversario del informe de la CVR, Micromuseo alista muestra sobre guerra interna.

Con la Cruz a Cuestas

3 imágenes disponibles FOTOS 

2041-balo-7-c.jpg

Micromuseo recopilan trabajos artísticos sobre La Cantuta.

“LO reprimido nunca desaparece, siempre vuelve de manera perversa”, afirma Gustavo Buntinx, director de Micromuseo, que con motivo de la celebración del V aniversario de la entrega del Informe Final de la CVR prepara la exposición “Cantuta” (desde el 29 en el Paradero Habana de Miraflores).

La muestra, curada por él y Víctor Vich, rescatará del olvido lo que Vich denomina la “acción taumatúrgica” de Ricardo Wiesse, quien en julio de 1995 intervino la quebrada de Cieneguilla y las fosas de las víctimas de La Cantuta pintando una flor por cada desaparecido. Según Buntinx, estas acciones derivan en una “energía sanadora, redentora, justiciera, que perturba el orden represivo”.

La exposición se detiene en Ricardo Wiesse, pero Micromuseo trabaja en simultáneo una investigación sobre las intervenciones artísticas que sobre La Cantuta se han dado, desde entonces hasta hoy. “Ahora todo el mundo hace arte político de lo sucedido hace 15 años, no lo critico, pero en esta muestra estamos trabajando con el arte en su momento de máxima peligrosidad”, acota Buntinx y señala la importancia de estos gestos reparadores.

Para desarrollar una verdadera cultura crítica, la exposición también incluirá un completo documental sobre el caso, porque no solo Wiesse realizó acciones de protesta aquel julio de 1995, en el contexto de la ominosa ley de amnistía. La ruptura con la autocensura la marcaron también, según Buntinx, “las iniciativas simbólicas de Eduardo Villanes en torno al hecho infame de que los restos de los desaparecidos fueran entregados por los militares a los deudos en cajas de leche Gloria, y la exposición de Susana Torres, titulada La Vandera, sobre la necesidad de limpiar la conciencia patria”.

Ya se planea trasladar la muestra a Huamanga y, por lo pronto, Micromuseo ha sido invitado a llevarla a Córdoba, Argentina. “El desaparecido es la figura político-cultural por excelencia en América Latina”, señala Buntinx y agrega: “Sigmund Freud llamaba unheimlich a lo que en castellano se suele denominar “lo siniestro” o “la inquietante extrañeza”. Es aquello que nos ha sido familiar en algún momento y lo reprimimos, pero que después vuelve con una condición desplazada que frecuentemente le da una imagen monstruosa”. Para no olvidar. (Maribel De Paz)

Búsqueda | Mensaje | Revista