jueves 18 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2039

07/Ago/2008
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre PolicialesVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre CongresoVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre TerremotoVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Justicia
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Suplementos
Acceso libre EcuadorVER
Acceso libre SamsungVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Terremoto Participando en proyecto y criticando a FORSUR, Julio Kuroiwa traza el camino de la reconstrucción.

El Nuevo Pisco

2039-nuevopisco-1-c.jpg

Kuroiwa: "En el extranjero dan más importancia a nuestros mapas de riesgo que aquí".

SU ponencia sobre la reconstrucción de Pisco, Chincha y Cañete, basada en la actualización de los mapas de riesgos –los cuales viene elaborando en todo el Perú desde 1998–, fue el plato fuerte de una reciente conferencia de tecnologías sísmicas en Estados Unidos. Además, acaba de ser invitado a formar parte del Hall of Fame del prestigioso International Biographical Centre, de Cambridge; así que Julio Kuroiwa sabe de lo que habla. Durante 8 meses ha aplicado su metodología en la zona afectada por el terremoto. Este es su balance.

–¿Qué se ha avanzado más en la reconstrucción de Pisco hasta el momento?
–Hay 2 cosas: la asesoría de las ONG en las zonas rurales, donde la mayor parte de las construcciones es de adobe; y los programas de vivienda que está haciendo la empresa privada. Nosotros estamos trabajando con los municipios en el sector que nadie atiende, los citadinos de Cañete, Chincha, Pisco e Ica: aproximadamente 50,000 familias que tenían casas de adobe y se les cayeron.

2039-nuevopisco-4-c.jpg

Nuevo mapa de riesgos de Pisco, post terremoto. La nueva ciudad podría expandirse hacia el sudeste (zona amarilla) sin problemas.

–¿Eso se hace con fondos de FORSUR?
–Bueno, no. Los técnicos los proporciona el Ministerio de Vivienda. Hay un grupo de consultores, especialmente abogados, que está ayudando al municipio a resolver el asunto de la parte legal de la propiedad, y eso lo está proporcionando el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. La parte técnica la vemos nosotros. Los actores principales son los municipios.

–Pero FORSUR ya está ejecutando un presupuesto.
–En mi concepto, lo está haciendo muy lentamente. Los mapas de peligro están listos, los tipos de construcción están en estos manuales (muestra los textos elaborados con financiamiento del Ministerio Británico para el Desarrollo Internacional). ¿Por qué no se otorgan los fondos? Lo único que digo a los miembros de la directiva de FORSUR es que esa gente no puede esperar más. Creo que esto no hace sino retrasar y que la gente construya por su cuenta.

–Los mapas de riesgos no se habrían podido completar sin la ayuda británica.
–Han quedado cosas sin completar. Por ejemplo, el poblado de Laraos, en Yauyos, que está sobre un deslizamiento activo. O, en la parte media de la cuenca del río Pisco, Humay está muy dañado, igual que Independencia y Palomino. Vale la pena completar estos mapas de peligro, pero se nos acabaron los plazos de la donación inglesa. Que el mismo gobierno invierta, pues.

2039-nuevopisco-3-c.jpg

La prolongada de sacudida del 2007 aumentó los daños.

–¿Cómo debe desarrollarse Pisco?
–Lo inteligente y lógico es desarrollar hacia el sur.

–En el mapa se observa que antes casi no se había construido nada en la zona amarilla, que es la zona segura.
–Así es. En la zona amarilla queda espacio muy grande para que Pisco se expanda sin ningún problema; en la zona naranja aún se puede construir tomando las medidas adecuadas de precaución. En la zona roja sí ni hablar, ahí ocurrió licuación y también se metió el tsunami.

–Pero en la zona roja hay pobladores que tienen títulos de propiedad y no se quieren mover.
–Yo le he dicho lo siguiente al alcalde: aquellas familias que viven ahí, y cuyas casas no sufrieron daño, que continúen, pero hay que preparar un plan de contingencia para ellos en caso de tsunami. Tampoco se trata de aplicar las reglas a rajatabla.

–¿Cómo mejorar las comunicaciones para que el gobierno no se demore horas en localizar el epicentro, como sucedió el 15 de agosto?
–El gobierno japonés me preguntó qué ayuda requería. Yo pedí 100 acelerógrafos, que funcionen en tiempo real, con sede en Lima. Eso permitiría, en una media hora, saber en dónde ocurrieron las mayores aceleraciones del suelo, es decir, las mayores intensidades. También hay que decirle al Ministerio de Transportes que el tramo de la Panamericana Sur que cruza el río Pisco debe cambiarse, ahí el piso se licuó y en el próximo terremoto igual se va a rajar.

–¿El gobierno japonés no volvió a decir nada después?
–El pedido está hecho. Espero que nos ayuden. (G. Silva)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista