domingo 21 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2039

07/Ago/2008
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre PolicialesVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre CongresoVER
Acceso libre EconomíaVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre TerremotoVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Justicia
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Suplementos
Acceso libre EcuadorVER
Acceso libre SamsungVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Historia A puertas de la inauguración de Beijing 2008, un recuento de las hazañas olímpicas que hicieron historia.

Héroes Del Olimpo

5 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2039-olimpiadas-1-c.jpg

Dorando Pietri (Londres 1908)
El Filípides Moderno .- Al filo del desfallecimiento, el italiano Dorando Pietri terminó la maratón con ayuda. Quedó descalificado pero su esfuerzo lo hizo leyenda.

Por décimas de segundo, por centímetros, por una nariz. Los récords se quiebran de a pocos; una máxima en la que se zurró el norteamericano Bob Beamon el 18 de octubre de 1968, cuando de porrazo saltó la inconcebible distancia de 8 metros y 90 centímetros, superando la marca anterior en más de medio metro. El salto del siglo, tituló la prensa internacional entonces, y la sentencia casi se cumple porque recién en 1991, en el mundial de Tokio, Mike Powell saltó 5 centímetros más y estableció nuevo récord. La historia de las Olimpiadas tiene marcas que se han mantenido por años. Una de las más presentes es la de Mark Spitz, aunque el nadador haya empezado con mal pie en esto de los récords: camino a las Olimpiadas de 1968, las mismas en donde Beamon se llevaría la gloria de una zancada, anunció que iba a ganar 6 medallas de oro. Sólo ganó 2. Cuatro años después, para Munich 1972, Spitz aparecía como la gran deuda olímpica y se resarció con creces: en 8 días compitió en 7 pruebas, ganó medallas de oro en todas y en todas batió récords mundiales. La hazaña no ha podido ser superada hasta el día de hoy. Y hay también gestas que nunca se superarán, como la impuesta por Nadia Comaneci, la rumana que en Montreal 1976, y a los 14 años, obtuvo 5 medallas de oro y al mismo tiempo se convirtió en la primera gimnasta en obtener un 10 en competencia olímpica, puntuación perfecta que además se ganó no una ni dos veces, sino siete. Volvió en Moscú 1980 para anotar 2 oros más en su palmarés.

2039-olimpiadas-7-c.gif
Además de estas demostraciones de excelsitud física, la historia también atesora momentos que compensan la imperfección de una performance deportiva con arrebatos de verdadero amor propio. Aquí es casi imbatible el recuerdo del italiano Dorando Pietri, rebautizado como “el Filípides moderno”. En Londres 1908, Pietri fue ganando posiciones en la maratón hasta hacerse sorpresivamente del primer lugar. Entró al estadio de White City visiblemente cansado, pero entre vítores. Dio unos pasos más y se cayó. Se levantó, avanzó un poco y volvió a caer. Esta penosa batalla contra sí mismo se extendía mientras el norteamericano John Hayes, segundo, acortaba distancias. Pietri seguía avanzando dolorosamente, pero se desplomó a 5 metros de la meta. Los médicos intentaban reanimarlo. Hayes entraba al estadio. Entonces los jueces se pusieron de pie y ayudaron a Pietri a trasponer la meta. Hayes pondría una demanda por “ayuda ajena” y Pietri sería descalificado, pero de ahí en adelante se convirtió en celebridad. Tal vez más pura es la historia de Wilma Rudolph, vigésima hija de una familia de 22 hermanos y víctima de una salud endeble. A los 4 años se le diagnosticó neumonía y a los 6 sufrió la parálisis de una pierna a raíz de la poliomielitis. Convirtiendo la terquedad en virtud, Wilma hizo deporte. Como corredora, ganó 3 medallas de oro en Roma 1960 y el apelativo de “La Gacela Negra”. Y no olvidar a James Cleveland Owens, mejor conocido como Jesse Owens, que en Berlín 1936 ganó 4 oros y a toda velocidad desbarató unas Olimpiadas armadas para glorificar la demencia nazi. Hasta ahora se debate si Hitler finalmente lo felicitó o no. (GSV)

Curiosidades Olímpicas


- Desde Los Ángeles 1984, el número de países que han ganado por lo menos una medalla. En aquellas Olimpiadas fueron 47, y el número se incrementó a 80 en Sydney 2000, aunque cayó a 74 en Atenas 2004.

- México es la única ciudad latinoamericana que ha sido sede olímpica.

- La peor performance olímpica le pertenece al nadador Eric Moussambani, de Guinea Ecuatorial, que hizo la prueba de 100 metros libres en 112.72 segundos y casi se ahoga. Pero su esfuerzo fue ovacionado y ahora hasta tiene club de fans (web.archive.org/web/20060903073747/ http://moussambani.com ).

- La primera antorcha olímpica se encendió en Amsterdam en 1928.

- En Los Angeles 1932, se prohibió la entrada de participantes femeninas a la Villa Olímpica. Tuvieron que quedarse en un hotel.

Beijing 2008 arranca el 8 de agosto a las 6 a.m. vía ATV.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista