martes 17 de octubre de 2017
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2038

31/Jul/2008
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre PolicialesVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre Medio AmbienteVER
Acceso libre DeportesVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Justicia
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Harold Forsyth
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Ars Brevis, de José Donayre, y el difícil juego de la lectura creativa.

Elogio de la Brevedad

2038-culturales-10-c.jpg

Casi silencioso José Donayre.

Esteta de la palabra, José Donayre acaba de liberar una pequeña joya de juegos intertextuales. Acá algunas disquisiciones sobre el exigente arte del microrrelato y su nuevo libro editado por Mesa Redonda. Se presenta en la FIL el 2 a las 8.30 p.m.

–Si algo queda claro desde el título de tu libro es la intención de ser breve. ¿Por qué ese afán de brevedad?
–Es simplemente que estoy en una etapa de exploración –que concluye con este libro– de llegar a decir mucho con pocas palabras. En algunos casos lo consigo y en otros no tanto. Yo entiendo este libro como un complemento de un proyecto anterior que es Horno de Reverbero, porque Ars Brevis no se entiende sin Horno y viceversa.

2038-culturales-11-c.jpg
–Haces una referencia sesgada a Ludwig Wittgenstein y a su Tractatus Logicus-Philosophicus. ¿La brevedad de tus relatos tiene que ver con la inicial tendencia al silencio de este filósofo del lenguaje?
–Sin duda, y además otra cosa, eso es un recurso que he notado haciendo un poco de conciencia. Casi todos los textos tienen como referente una filosofía, una corriente, una escuela, un cultor, un personaje o algo. Y es que en la brevedad, para ganar cierta profundidad, recurro a la cita que puede estar en el título, en el remate, entre comillas; y sí, son pequeños homenajes, es un libro de homenajes para toda la gente que de algún modo ha contribuido a hacer lo que actualmente soy: una persona muy coherente (risas). Entonces sí hay una tendencia al silencio, pero a un silencio que dice, como en la poesía.

–¿De qué manera esperas que Ars Brevis dialogue con el lector?
–Si un libro no te hace sufrir, mejor no lo leas. A mis pocos lectores quiero darles ese gusto, ¿no? Y si no quieren sufrir van a encontrar miles de libros para solamente divertirse. Yo creo que con el mío se pueden divertir, entrar en un diálogo y en un proceso de relectura y de lectura creativa. Mi libro es un poco como una “ruca”: difícil, como que te empuja y tú no quieres dejarte ganar. Eso es lo que yo hago, porque le dejo mucho trabajo pesado al lector, pero es parte del juego. (TP)

Búsqueda | Mensaje | Revista