jueves 18 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2034

03/Jul/2008
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre NarcotráficoVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PersonajesVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre EconomíaVER
Sólo para usuarios suscritos Economía
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Sólo para usuarios suscritos Olor a Tinta
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Acceso libre Gustavo GorritiVER
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Nicholas Asheshov
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Sociedad El viaje de vuelta de la inmigración: los que cruzaron el charco hacia el Perú.

Europeos Que no Retornan

5 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2034-europeos-1-c.jpg

Doble sabor nacional del Sabrina Apitz y Francois Rambaud, de Alemania y Francia.

Al cierre de esta edición, seguían sucediéndose las reacciones a la llamada “ley de retorno” europea: a saber, las cancillerías de Perú, Bolivia, Ecuador y Colombia expresaron su preocupación a través de una carta y el Congreso peruano emitió una protesta oficial.

Diplomacias aparte, la única medida concreta hasta el momento ha sido la decisión de la Organización de Estados Americanos (OEA) de enviar una misión de alto nivel a discutir la medida en el Pleno de la Eurocámara –aquí también ha habido mucha iniciativa peruana–, para “buscar soluciones prácticas, a través del diálogo” a una normativa que podría cambiarles la vida a 8 millones de latinoamericanos y cientos de miles de peruanos que no han podido formalizarse: tal vez la mitad de los 551 mil 189 connacionales que actualmente viven en Europa, según un reciente estudio conjunto del INEI (Instituto Nacional de Estadística e Informática), DIGEMIN (Dirección Nacional de Migraciones y Naturalización) y la OIM (Organización Internacinal para las Migraciones). Un primer argumento podría ser, digamos, avisar a que sólo en el territorio peruano, a finales del 2006, la DIGEMIN calculaba en 20 mil 798 el número de residentes extranjeros en situación irregular –contra 15,887 residentes legales–. Otra buena razón sería la hospitalidad: lo reafirman los propios europeos que han hecho vida en el Perú. Y el Perú, que ha hecho vida en ellos.

2034-europeos-7-c.jpg

Peruanos Retornables.- Las ocupaciones que más viajaron. Derecha, hombres y mujeres salieron casi por igual.

La U De La Unión

“En Holanda hay vacas. No hay otra cosa u otra comida. Vacas, queso, leche, nada más”, dice el pintor Gam Klutier, 27 años en el Perú. “En cambio este es un país que tiene muchas cosas a su favor, que puede vivir de su agricultura. Tiene una tierra limpia, que es la única cosa que ahora están buscando los gringos”. Su pintura no sería lo que es sin el trance peruviano. “Como artista, ha abierto unas cosas en mí mismo que jamás habría encontrado en Holanda. El impacto que hizo este cambio en mi vida fue muy grande”. Además le gusta cómo le queda el chullo.

El fotógrafo Thomas Muller entiende la razón de fondo de la ley del retorno, pero no justifica las formas. “Todo Estado tiene que defenderse contra la inmigración ilegal, pero no hay necesidad de criminalizarla. Otra cosa importante es que al final no es una ley que va contra los latinos, sino contra las mafias que traen engañosamente a gente de África”. Muller es un enamorado confeso del Perú. Había leído mucho sobre la mitología andina, vino y encontró lo que llama “un paraíso para cualquier fotógrafo”. Era 1978, “un momento tan fascinante que casi daba pena dormir”. No tenía la intención de quedarse. Así ya han pasado 30 años.

La que sí pidió su nacionalidad apenas llegó a Lima fue la española Cristina Matossian, pero porque abandonó familia y amigos en Madrid para casarse con un peruano. “No me la dieron porque las leyes en ese entonces decían que debía vivir tres años en el Perú para poder solicitarla”, recuerda Cristina. “Pasaron los tres años y la volví a pedir”. Ahora es peruana y hace obra: dirige una ONG llamada ProCabra, que promueve la gestión empresarial para difundir el queso de cabra que se hace en Quives, y es la fundadora de la ya famosa versión nacional de El Rastrillo, que este año abrirá sus puertas del 27 al 31 de agosto en el centro de convenciones del Jockey Plaza. “No pienso irme del Perú. Si en la época del terrorismo, cuando vivía al costado de Canal 2 y el coche bomba destrozó mi casa, no me fui, menos me voy a ir ahora”.

Hija de diplomáticos y dueña del bar miraflorino Coco de Mer, la inglesa Lucy Ralph viajó por todo el mundo antes de aterrizar y quedarse en el Perú. Dice que sus hijos, más que peruano-británicos, “son peruanos con una mamá inglesa”. Vive en Barranco, anda en bicicleta y le gusta decir “pucha”. “Lo que me gusta del Perú es que es posible hacer cosas distintas, si uno se lo propone. En Inglaterra es más difícil. Y eso que lo digo habiendo pasado momentos muy duros aquí”. (G. Silva)

2034-europeos-6-c.jpg

Peruanos Retornables.- Más de un 20% emigraron a Europa. Der, medio millón de personas rumbo al Viejo Mundo.

Búsqueda | Mensaje | Revista