jueves 23 de noviembre de 2017
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2032

19/Jun/2008
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Jaime Bedoya
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Nicholas Asheshov
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Himnos, nuevo poemario de Miguel Ildefonso.

Cantos y Patrias

2032-culturales-6-c.jpg

Mi patria también es mi memoria, diría el apátrida parafraseando a Alejandra Pizarnik.

Miguel Ildefonso (Lima, 1970) ejerce la paternidad irresponsable de la mejor manera. A sus poemarios Vestigios (1999), Canciones de un bar en la frontera (2001), Las ciudades fantasmas (2002, Premio Copé de Oro de Poesía 2001), M.D.I.H. (2004) y Heautontimoroumenos (2005), sumó recientemente Los desmoronamientos sinfónicos (2008). Tiene en su disco duro, además, dos libros inéditos, uno de poesía y otro de narrativa. El primero se llama Travesías. El viaje de Camilo, el segundo, será una muestra de su narrativa. Ahora presenta Himnos, su último trabajo.

Himnos es, en palabras de Ildefonso, un intento por hacer música con el sonido de las palabras. “Himnos que en lugar de celebrar triunfos cantan derrotas”, dice el autor. Los textos que lo componen corren a ritmos variados; algunas lecturas son pausadas, otras se declaman sin respiro hasta el silencio del punto final. El deseo expreso del autor es desligarse de su mochila poética. Menos visceral, más analítico. Menos noventa. Dejar el patrón marcado de la armonía por la polifonía de la sinfonía: movimientos, puntos de vista. Paneos en vez de primeros planos.

Ildefonso dice aún no tener muy en claro sus nuevas coordenadas poéticas. “Es un libro medio emo”, bromea. “Más allá de los referentes y la forma, sin embargo, la poesía siempre es marginal”, concluye con sobriedad. (C.C.)

Búsqueda | Mensaje | Revista