jueves 18 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2030

05/Jun/2008
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Nicholas Asheshov
Suplementos
Acceso libre UniversidadesVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Entrevistas Gisella Valcárcel habla claro en torno al affaire Tula / Carmona, y voltea la página estrenando nuevo programa con baile incluido.

‘Nadie me Quita lo Bailado’

2 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2030-tv-1-C.jpg

“Dios es perfecto. No podría hacer mi nuevo programa si estuviera casada”. Estrena el 7, en Panamericana.

La vida exagerada de Gisella Valcárcel: en las oficinas de la revista que lleva su nombre la esperan más de 40 vestidos nuevos que debe probarse para su nuevo programa, “Bailando por un Sueño”. El estreno es el sábado 7 de junio, pero los preparativos se confunden con la profusión mediática del affaire entre su aún esposo, Javier Carmona, y la vedette y actriz Tula Rodríguez, en dulce espera. La conversación desborda el tema del programa y Gisella se explaya acerca de aquella embarazosa situación. “Dios es perfecto”, dice atando cabos y señales en los cielos. Y se prepara Y cómo a enfrentar la vida, otra vez sola.

- El programa sale en medio de una coyuntura que te ha puesto de nuevo en las primeras planas ¿crees que te favorece, de alguna manera?
No lo se, pero cuando pasó, yo también pensé en eso. Siempre dicen que soy una buena marketera y esta es la prueba de que nadie se marketearía con algo así, que no pude preverlo ni planearlo, porque hubiera planeado algo contra mi. Pero salió y de cualquier modo hizo que todo el mundo se pusiera pendiente de mi. Bueno, bienaventurado sea Dios. Si esto pasó para que la gente me preste atención, genial.

- Eso, mirando las cosas desde el punto de vista profesional. Pero como mujer ¿te dolió que cuando tú estabas preparando el gran regreso, viniera un golpe tan duro?
No me dolió. Mentiría. Y mira que yo podría optar ahora por el papel de la víctima y eso sería conveniente. Pero tengo que decir la verdad: diez días antes de que esto suceda, había estado en algunas reuniones de por qué estás en este mundo y esas cosas que me encantan y cuando se dio la noticia, lo sentí como muy tranquilo

- Pero al menos te habrá chocado…
Claro, no te voy a negar en que hay noches, y seguramente habrá muchas más, en las que me pregunto ¿qué pasó? Como cualquiera…

- ¿Tú ya sabías que Javier estaba con Tula? Digamos que ese era un secreto a voces…
Yo lo sabía desde hace mucho. El corazón me lo decía. No tenía ninguna prueba. Era simplemente la intuición, Dios o como quieran llamarlo….yo lo supe desde siempre. Cuando lo escuché por primera vez, aquí en la oficina dijeron “Imposible, eso es mentira”. Yo dije es verdad. Mi amiga y socia Susana Umbert comentó “Eso nunca lo voy a creer”, yo le respondí “Créeme a mi”.

- Eso fue cuando ya estabas separada…
A los muy pocos días de haberme separado. Ahora, si bien es cierto cuando me pregunto ¿por qué? ¿qué sucedió? Siempre estoy pensando en la familia de él, porque es una familia en la que me integré muchísimo.

- ¿Me estás diciendo que más pena te dio por la familia que por él?
Creo que si. Es que cuando tú estás casada con alguien y conoces a su familia, eres también parte de esa familia. Sabes cómo piensa la mamá de él, sabes cómo piensan los niños, sabes todo y te acostumbras a ellos. Y si bien con él las cosas no funcionaron, con la familia sí. Entonces de repente te quedas como en el aire. Si pues, me estás haciendo descubrir que lo sentí más por ellos que por él.

- Alguna vez, entrevistada por Bayly, dijiste que Javier era el hombre al que más habías admirado en tu vida y después en otras declaraciones dices algo tan extremo como “no lo conocía”.
Es verdad. ¿Qué quieres que te diga? Me equivoqué, no tengo otra respuesta para eso.

- ¿Cuándo te diste cuenta de que te habías equivocado?
Después de separarme. Cuando tomamos la decisión de hacerlo, lo consideraba aún una persona leal, creía que tenía una escala de valores igual que la mía. La sensación que a mi que me quedó es que me había separado de una persona con quien no se dieron las cosas que para mi se deben dar dentro de un hogar y todo fue muy amigable. Cuando me entero de la noticia es cuando digo “Entonces no lo conocía”.

- ¿Qué te queda de tu matrimonio con Javier?
Isabel Allende recomienda en uno de sus libros que hay que ser selectiva con sus recuerdos y yo lo soy. Yo he guardado sólo los mejores. No se cómo lo he logrado, no se si me he hecho fuerte o Dios me ayuda en esto, pero es así.

- Tú crees mucho en eso ¿verdad? En que las cosas pasan por algo, que Dios sabe por qué lo hace…
Definitivamente. Yo acepto lo que El manda. Yo no juzgo y sobre lo que pasa con él, yo no tengo nada más que decir. Ya está, es su vida.

- ¿Estuviste enamorada de Javier? ¿Es cierto que cuando lo conociste, fuiste tú la que, de alguna manera lo eligió y dijo “éste es”?
Yo sentí que era así, Patricia. Ahora no se si estaba enamorada, pero lo que vi en él en aquel momento y que me impresionó fue lealtad.

- ¿Te arrepientes del tiempo vivido a su lado?
¡No! Ese tiempo es lo que me puede permitir ahora decir que le vaya súper bien, a él y a ella. De verdad lo deseo. No es algo que lo diga para quedar bien. Seguramente yo no voy a volver a cruzar palabra con él, pero realmente le deseo bien.

- ¿No volverás a hablar con él nunca?
En esta tierra no. Nuestras conversaciones acabaron hace ya mucho rato y en nuestro caso no tenemos nada que arreglar. No tuvimos hijos, yo me casé con bienes separados. No hay nada pendiente.

- Esa no era la idea cuando decidieron separarse ¿o si?
Claro que no. Tanto así que a los dos días yo lo llamé para decirle ¿me firmas los papeles del divorcio? Y los tenemos firmados, están en el Estudio de mi abogado hasta que llegue el momento.

- ¿Cuál es tu situación con respecto al matrimonio? ¿ha variado en algo las cosas el anuncio del embarazo de Tula?
No. Yo estoy separada, esperando que se cumplan los dos años desde el matrimonio para que metan los papeles y las cosas sigan su curso normal. Los detalles no los se bien, los sabe mi abogado…

- Cuando sales a decir “espero que él se case con ella”, algunos entendieron que era una forma de retarlo: “a ver pues, si con ella te casas como te casaste conmigo”.
No fue esa la intención. Pero yo creo que si dos personas se enamoran, hay un compromiso. Esa es mi manera de pensar. Cada vez que alguien se enamoró de mi, me propuso matrimonio.

- Pero vamos, eso no es garantía de nada, lo sabes por experiencia propia y ellos pueden decidir no casarse y ser felices.
Ah claro, y eso no tiene que ver con haya más o menos amor. Hay parejas que deciden convivir, hay parejas que deciden no casarse. En mi caso siempre fue así, por eso lo dije…

- ¿Eres conciente de la carga racista que hay contra Tula?
Yo creo que nuestro país es un país lleno de tabúes. Lamentablemente lleno de racismo. Los peruanos si podemos bajarnos a un peruano, lo hacemos, pero nunca nos vamos a bajar a un extranjero. Creo que todavía hay muchas cosas que corregir, pero así es nuestro país.

- Yo se que es difícil en este momento, pero en algún momento te has puesto en sus zapatos y has pensado “Pucha, pobrecita, todo lo que tiene que soportar?
No, porque yo creo que lo que soportamos es lo que sabemos que tenemos que soportar. Es como que alguien se ponga en mis zapatos y diga “Pobrecita, todo lo que Gisela tiene que soportar”, pues seguramente es todo lo que yo podía y debía soportar.

- Hablando de soportar…¿qué significan los coqueteos con Magaly?
No son coqueteos. Decidí que este programa sería para todos los peruanos. “Bailando por un sueño” se sostiene en dos pilares: la verdad y la transparencia. Si tengo que dejar entrar a las cámaras de Magaly o de cualquier otro programa para que vean la transparencia, lo voy a hacer.

- No es el resultado de poner en práctica la teoría de “El enemigo de enemigo es mi es mi amigo”?
Para nada. Primero porque no estoy pensando en ningún enemigo, sino en sacar adelante un programa que, creo, va a hacer mucho bien a la televisión peruana.

- Porque tú apuestas por la televisión blanca, al punto que has hecho una campaña, apenas el año pasado para sacar del aire a “Magaly Tevé”, porque según tú, hacía daño.
Y cuando haga daño y cuando me difame, le haré juicio. Como lo he hecho en su momento. Yo creo que se ha maximizado esto para hacer titulares. Yo lo único que he hecho es aceptar que su rating no es gratis, sino fruto de un esfuerzo.

- Pero has felicitado a un programa que tú misma tildabas de televisión basura…
Porque cuando tú buscas en la basura, siempre puedes encontrar algo rescatable. Yo si considero, por ejemplo, que su equipo hace un trabajo exhaustivo por buscar lo que son sus objetivos, con los que yo no estoy de acuerdo, y también lo he dicho. Porque está claro que su camino es muy distinto al mío.

-¿En qué sentido?
Yo jamás haré algo que le haga daño a alguien. Yo no aplaudo el que haya agredido e insultado a tanta gente. Yo no aplaudo el que haya destruido familias ni que haya dejado tanta tristeza en el camino. En mi caso, yo aprendí a asumir los objetivos de su programa, pero sí he visto a gente amiga mía muy mal por su culpa y si veo gente cercana a mí siendo tocada de nuevo, no importa quién esté al frente voy a defenderlo como siempre. Mientras tanto, sólo ella es responsable de lo que hace. Ahora, cuando duerma, cuando vea a sus nietos y no pueda hacer nada, su vida va a tener que cambiar. La vida enseña.

-¿A ti te ha enseñado a ser más tolerante?
De alguna manera si. Ahora quiero sacar adelante un programa del cual todos podamos disfrutar y en medio de eso, no quiero discutir con nadie porque no es mi ánimo. Si ves un poco los últimos videos en los que he aparecido vas a decir, si pues, no tiene ganas de pelear y es verdad. No tengo con quién pelear.

- La escena con el fotógrafo de su revista eran ganas de pelear…
Pero ¿hace cuánto tiempo fue?

- ¿Un poco más de un año? ¿Qué ha cambiado desde entonces?
Las circunstancias, nada más. En ese momento estaba con los niños, con sus hijos y no soporté que los que los incomodaran, como ahora tampoco lo haría si estuviera acompañada de menores de edad.

- Hablemos del destino: siempre que hablo contigo me dices “Estoy en el mejor momento de mi vida”, pero siempre te estás levantando de un tremendo contrasuelazo.
Ese es mi destino…Desde que nací, cada cosa que logré fue después de haber pasado un montón de obstáculos. Cuando me caigo, me duele como a cualquiera, pero tengo que seguir. Ah no, yo no soy de las que tiran la toalla ¿sabes cuántos fracasos habrán tenido Madonna, Steven Spielberg, Tom Cruise o Brad Pitt? Las historias de éxito se escriben después de muchos fracasos. A estas alturas de mi vida, lo importante es comprobar que a lo largo de estos años he generado muchos amigos y eso es maravilloso

- ¿Cuándo fue la última que lloraste, Gisela?
(Aprieta los labios y los ojos se le llenan de lágrimas) Ayer…

- ¿Cómo así? ¿Por qué?
Porque estaba en un culto y en medio de la oración sentí la magia de Dios, lloré. Pero no he llorado por las cosas que la gente supone que he llorado…porque he dicho nunca más voy a dormir sola. Es decir si tomas la foto estoy sola en mi cama, pero estoy en paz y se que Dios me acompaña.

- Dejando la espiritualidad de lado ¿no te sientes más cómoda durmiendo sola?
Absolutamente. Ya no hay alguien que transpire o que se muera de frío. Soy la única que se abriga cuando quiere abrigarse y voy bien… es que voy bien, Patricia. Tú que me conoces tanto tiempo, sabes que no puedo mentir en mi estado de ánimo. Juro ante Dios que nunca he dicho que estoy alegre estando triste.

- Te creo. Y vuelvo a lo del destino ¿No crees que tu destino es estar sola? Que ya debes dejar de esperar que llegue el helicóptero o el tren con el hombre ideal…
Quien sabe…Tienes razón. Ya no voy a esperar a nadie. Si alguien me espera, genial, pero yo estoy ahora muy comprometida con el programa de televisión y lo único que tengo en mi cabeza es eso.

- Ya pues, pero ahorita la adrenalina del programa baja un poco. Yo me refiero a la posibilidad de disfrutar ser dueña de tu espacio y de tus tiempos.
Yo no quiero hacer apología del divorcio. En realidad yo soy seguidora del matrimonio y por eso lo he intentado dos veces y yo no se si me volvería a casar, pero soy de las que todavía creen que se puede construir una familia realmente linda. Miro hacia atrás y digo fui severa como madre y fui tierna como madre, veo a mi hija y se que hice un buen trabajo. Pero ahora, tocándome en este momento y sin hacer apología de nada quiero decirte que es una maravilla estar sola. So sorry, pero es así.

- No podrías hacer este programa si estuvieras casada…
¡No! ¿No te digo? Dios es perfecto. Porque estoy llegando a mi casa a las 12 de la noche y no tengo a nadie que diga nada, salvo mi mamá que me dice aquí está tu comida ¡gracias, mami! Me meto en mi cama, tengo mi tecito relajante, mis pastillitas, prendo mi televisión y duermo riquísimo. Tengo mi aromaterapia en mi cuarto, mi vela para Jesús y nadie me dice apaga la vela. Mi nieta Domenica entra y sale de la casa de su mamama, como dueña y no tengo que decirle a nadie: oye, porsiacaso, hoy viene mi nieta. Determino qué se cocina, no tengo que estar viendo sicólogos de niños, terapeutas, horarios. De verdad es una maravilla.

- Has dicho que has sido una buena madre ¿No has sido también muy mamá en tus relaciones de pareja?
¡Siempre! A pesar de que tengo claro que quiero un hombre que me proteja, que me mime, en fin, yo me encuentro a todos lo que necesitan ¡No puede ser! Pero pienso que ahora estoy construyendo a una Gisela que no necesita proteger a nadie ni necesita que la protejan. Por eso es que no pienso en la posibilidad de tener una pareja. Ahora estoy más preocupada en conocerme, en aceptarme, en saber que hay cosas que sola me salen mejor.

- En uno de los muchos reportajes que se han hecho de todo este triángulo Gisela- Carmona-Tula, alguien dijo que tenías debilidad por los hombres mononeuronales…
No hablaría yo así de ellos…Pobrecitos. No quisiera hablar de eso, porque de repente alguien que lee esta entrevista es alguien que quería enamorarme. Debo admitir que no he tenido mucha suerte pues. Yo soy muy tierna, soy muy protectora, pero también soy muy exigente. Ahora, yo creo que en alguna parte debe existir el hombre que busco.

- En todo caso, no todos encuentran al gran amor de su vida, Gisela ¿lo sabes, no?
Ahora si, pero tampoco seamos pesimistas: no encuentran al gran amor de su vida, pero ¿gozaron con esos amores que tuvieron?

- Dímelo tú…¿gozaste tus amores?
¡Si! Claro que si. A mi nadie me quita lo bailado. Nadie me quita las veces que me han puesto las sortijas, las flores que me han regalado, los bombones, los muñecos, incluso las bodas mismas y el tiempo que he vivido con cada uno de ellos. Todo lo he disfrutado, hasta que se terminó.

- No se si me equivoco, pero creo que el rompimiento con Roberto (Martínez) fue más traumático…
Yo era muy chica y mi ego fue herido de un modo tremendo. No tienes idea de cómo me dolió, hasta que entendí que esa era la elección que merecía: hirieron tu ego, bájalo. Y ahorita lo tengo donde debe estar. Me amo, me quiero, me acepto y punto.

- La segunda vez no fue por la misma razón. Todo el mundo cree que terminaste con Javier Carmona porque te fue infiel.
No, te aseguro que no. Nosotros nos hemos dado la mano cuando hemos terminado. Era algo que simplemente no funcionó, por eso me pareció tan raro lo que vino después. No me lo esperaba de él.

- ¿Y de Tula te lo esperabas?
No.

- ¿Eran amigas?
No. Hay muchas chicas en la televisión que ni siquiera saben que yo veo en ellas un gran porvenir. Eso pasó con Tula, nada más.

- ¿Crees, como dicen algunos, que ella tiene una obsesión por parecerse a ti?
Yo no lo se. Nunca hablé con ella más de una hora, así que no tengo idea de lo que piensa, pero te puedo decir que la parte que más me ha confundido es lo de comprar una casa en Naplo, pero debo decir que no voy a dejar que esto afecte ni a mi ni a mi familia. Yo estoy en Naplo aproximadamente hace 17 años y durante 12 años luché mirando la casa que tengo y lo único que rogaba es poder comprarla. Me gusta esa zona, a mi madre le fascina. Mi nieta es de Naplo, mi hija es de Naplo. Es decir, yo no me voy a mover.

- Volviendo al programa, sabes que si invitas a Magaly a bailar harías un rating altísimo ¿Harías ese tipo de concesiones por ganar sintonía?
No está en mis planes. Tanto ella como yo, tenemos objetivos distintos en la televisión. El que se a cortés no es el preámbulo de nada. Yo no soy de las personas que van por la izquierda y por la derecha. Yo tengo una línea trazada.

- ¿Tampoco está entre tus planes sentarte a tomar un café con ella?
Aparecer en su programa de televisión no está en mis planes, pero yo puedo tomarme un café con quien sea.

-¿Ah si? ¿con Tula también?
Con quien sea.

- A ver, una de esas preguntas antipáticas que suelen hacer : Si estas en un bote con un solo salvavidas y se están ahogando Tula, Magaly y Viviana Rivasplata ¿a quién se lo lanzas? ¿a quien salvas?
A ver ¿A quien salvo? ¡qué mala eres! Mira, creo que Magaly va a nadar. Ella hace lo que sea y se va a salvar. Tula tiene un peso en la barriga, lo cual la va hacer flotar, el bebé la va a ayudar…salvo a Viviana.

- No es el debut más. Has armado una productora para hacerlo…has comprado una franquicia.
Claro, es algo totalmente diferente. La historia comienza así: Yo firmo un contrato con Panamericana Televisión y días después me doy cuenta que iban a faltar algunas cosas para la idea que teníamos. Se que ha sido Dios, porque esto que era un problema se convirtió en un sueño: la única solución que había era armar una productora, generar un nuevo negocio…

- Pero alguna vez ya habías dicho que de volver a la televisión, sólo sería comprando un espacio y haciendo lo que realmente querías hacer.
Me acabas de hacer acordar…Yo no lo tenía tan presente, pero es una prueba más de que así es como debe ser: produciendo totalmente el programa, asociándonos con Televisa, trayendo a los productores de esa cadena tan importante (Rubén y Santiago Galindo) y haciéndolo a lo grande.

- Es un riesgo grande ¿no? No sólo es la presión del rating, sino de la inversión económica que estás haciendo.
Es un tremendo riesgo porque estamos hablando de precios que no se manejan en nuestro medio. Ningún canal no ha podido hacerlo porque para hacer un programa hay que ajustarse a un presupuesto, yo no he respetado ningún presupuesto. Me estoy lanzando con todo y te voy a decir más: he comprado el formato, pero hemos hecho un convenio aún más allá: es el primer formato que compramos de muchos otros que vienen.

- ¿Qué es lo que te hizo tomar la decisión de enfrentar este reto?
Es el regalo que se merecía el público después de haber hecho un “Aló Gisela”, que también se hizo a lo grande y yo se que es el comienzo de algo grande. La internacionalización se va a dar, como también se va a dar el hecho de que nosotros, es decir, mi productora, produzca muchas cosas. Te voy contar algo más: hace unos días tuve conversaciones con la gente de un canal y me dijeron ¿te interesaría comprar acciones?. Yo dije: ahora no puedo, pero algún día lo haré.

- Hay quienes han criticado a los personajes elegidos como estrellas que bailarán con los concursantes…
Quiero que los vean en escena…Se van a sorprender. Lo importante es que es gente ganadora y, sobre todo, solidaria y se están esforzando de una forma increíble para cumplir el sueño de otro. Yo te aseguro que desde que yo pise el escenario, a los dos minutos nadie se va a desenganchar. Vamos a ganar. No tengo ninguna duda. (Patricia Salinas O.)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista