martes 16 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2030

05/Jun/2008
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Nicholas Asheshov
Suplementos
Acceso libre UniversidadesVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Historia Libro editado por el Congreso de la República muestra los mil rostros del Palacio Legislativo.

La Increíble Metamorfosis del Congreso

8 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

Libro del Congreso

Vista histórica de la Plaza Bolívar, que fuera reconstruida durante el segundo gobierno de Ramón Castilla. Al fondo, el frontis remodelado de la Iglesia de la Caridad.

La historia del Congreso de la República y de la Plaza Bolívar está plagada de transformaciones evolutivas. Así lo muestra la obra El Palacio Legislativo. Arquitectura, Arte e Historia, que acaba de ser publicada por el Fondo Editorial del Congreso con el apoyo del Banco de Crédito del Perú.

La obra narra cómo los españoles que llegaron al lugar donde asentarían los cimientos iniciales de la Ciudad de los Reyes se encontraron con un poblado indígena firmemente establecido y regido por un curaca. Taulichusco era su nombre, y él y su curacazgo ocupaban, en ese entonces, varios lugares que luego serían emblemáticos para nuestra capital. Ese es el caso, por ejemplo, del Palacio de Gobierno y de la Catedral de Lima, construidos sobre la antigua casa de Taulichusco y sobre el templo del poblado, respectivamente.

2030-libro-9-C.jpg

Detalle de un plano del Archivo General de Indias (1685). En las zonas señaladas: 1) actual Congreso de la República; 2) antiguo Convento de San Francisco, hoy cortado por la Av. Abancay; 3) Catedral de Lima; 4) Palacio de Gobierno.

El caso de la Plaza Bolívar no difiere demasiado. A la llegada de las huestes conquistadoras lo único que ocupaba ese espacio era un rústico reservorio de agua de forma triangular, alimentado por el río Huatica y utilizado para irrigar las tierras aledañas. Los conquistadores, que transformaban todo lo que tocaban, convirtieron la compleja red de canales de irrigación en algo que ellos consideraban provechoso para su nueva ciudad: una red de desagües. Los terrenos aledaños a la Plaza Bolívar albergaron desde entonces varios edificios: primero, la casa hacienda de Nicolás de Ribera “El Mozo” (compañero de armas de Pizarro) y, luego, construcciones de suma importancia para Lima como la segunda sede de la Universidad San Marcos (en 1577), el tribunal de la Inquisición con sus cámaras de tortura y la Iglesia de la Caridad. 245 años después de su mudanza a la “Plaza del Estanque” –como se le solía llamar–, la sede de San Marcos se convirtió en el flamante Congreso del Perú independiente. El Senado, a su vez, se ubicó poco antes en el local de la Inquisición.

Recién en 1904-1905 el Congreso pasó a funcionar en su actual local, aunque habrá que esperar hasta el gobierno de Leguía para la edificación de la Cámara de Senadores –de mano del arquitecto Malachowski. Será el presidente Benavides, entre 1936 y 1937, quien finalice la construcción. Se podría decir, entonces, que tanto el Congreso como este libro (publicado a tiempo para ser entregado a los dignatarios durante la V Cumbre ALC-UE), son producto de esfuerzos acumulativos e inagotables que culminaron con las joyas –libresca y arquitectónica– que hoy tenemos. (TP)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista