viernes 19 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2030

05/Jun/2008
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Nicholas Asheshov
Suplementos
Acceso libre UniversidadesVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Educación En Arahuay, programa de una computadora por niño cambia la vida de escolares. A fin de año se habrán repartido 140 mil laptops en todo el país.

Revolución Digital en Canta

3 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2030-laptop-1-c.jpg

Arahuay es un pueblo ganadero y agrícola a 2,600 metros de altura. Fue elegido para el plan piloto por su cercanía a Lima y por contar con una antena para internet satelital.

Las hermanas Ana Cecilia y Ana Gabriela Aquino van al colegio Santiago Apóstol en el poblado de Arahuay. Ana Gabriela es la mayor y tiene 13 años. Siempre saca las mejores notas y ayuda a su hermana menor, de 11, a hacer las tareas. En julio del año pasado sus rutinas dieron un vuelco. El Ministerio de Educación repartió las laptops XO1 del proyecto piloto “Una computadora por niño” a los alumnos de primaria del colegio.

Arahuay es un pueblo rodeado por los cerros de la Cordillera La Viuda en la provincia de Canta a 2,600 metros de altura. Está situado a 20 km de Santa Rosa de Quives, pero el camino demora una hora y media por las malas condiciones de la vía. Pocos vehículos transitan la trocha. Sus 1,200 pobladores se dedican a la ganadería y a la agricultura. Fue elegido para el plan piloto por su cercanía a Lima y por contar con una antena para Internet satelital.

Las hermanitas Aquino no tienen idea de la controversia que afronta el proyecto internacional OLPC por sus siglas en inglés (ver recuadro). En menos de un mes, Ana Cecilia se convirtió en la maestra de su casa. Le enseñó a su mamá Natividad a usar la computadora para hacer las cuentas. La abuela Roseida, analfabeta, ya aprendió a escribir algunas palabras en Word a pesar de mirar la máquina con recelo. Las niñas la utilizan para ver videos de sus artistas favoritas como la cantante folclórica Fresia Linda.

Es una de las 25 mil máquinas distribuidas hasta ahora en el país. Al terminar la quincena de este mes se espera que las otras 15 mil laptops del primer lote, comprado por S/. 22’560,000, estén en manos de los pequeños. Otras cien mil, que el Estado adquirirá por S/. 58 millones, se repartirán en el segundo semestre del año. Se entregan en las Ugeles (Unidades de Gestión Educativa Local) y DRE (Direcciones Regionales de Educación), que las distribuyen a los colegios. Los especialistas de Ugeles y DRE están capacitados en el manejo de las computadoras. Los códigos de activación se envían con dispositivos USB por courier.

Los cierres de carreteras por protestas sociales y catástrofes naturales retrasan las entregas. Por ejemplo, el reciente bloqueo de Casapalca demoró el reparto de las claves en Junín, por lo que tardaron en activarse 1,212 laptops. Las últimas inundaciones en el norte bloquearon el camino a Chiclayo y los maestros que se capacitaban en otras regiones llegaban con demora a sus escuelas.

NATIVIDAD ESTÁ CONTENTA de que su hija juegue con la laptop dentro de su casa, porque ya no sale tanto a la calle. “Pero ya me están rompiendo el cable del enchufe por tanto que la conectan”, se queja. La batería toma treinta minutos para cargar y dura seis horas.

No sólo los hogares de los niños cambiaron con las XO1. El colegio Santiago Apóstol incrementó su número de alumnos en 15%. “Algunos niños de la localidad de Collo que queda a 10 km se han matriculado en nuestro colegio”, comenta la directora Patricia Peña Cornejo.

En el aula, las usan para ejercicios de matemáticas, escribir, leer cuentos y pintar. Aunque siempre hay alguno que se distrae jugando Tetris o armando rompecabezas. En la casa, los alumnos de 11 y 12 años utilizan Internet. Los más pequeños están fascinados con la cámara de fotos y videos.

Los niños aprendieron a usar la laptop antes que los profesores. “Algunos alumnos eran bien inquietos y se movían por todo el salón. Ahora se quedan sentados probando cada botón”, cuenta la profesora Érica Velasco de tercero y cuarto de primaria. Hace un mes llegaron los nuevos modelos con el doble de programas.

Cristel de 7 años es una de las alumnas que mejor utiliza la computadora. “En diciembre, se quedaron en el colegio por las vacaciones. Ya quería que volvieran a comenzar las clases”, cuenta sonriente. Su hermano de 20 años también la utiliza para navegar en Internet. A la 1 de la tarde, Cristel se lleva su máquina a su casa. Luego se cambia el uniforme y sale con su mamá a trabajar en la chacra. Recién a las 6 de la tarde vuelve a la casa para hacer sus deberes y vuelve a encontrarse con su amiga de teclas y pantalla. (ACD)

El Sistema en Debate

La otra cara del proyecto OLPC: renuncias, conflictos y cambios de software.

2030-laptop-4-c.jpg

Villanueva: “Hay fallas logísticas”.

El Ministerio de Educación se defendió de las críticas de Ivan Krstic, director de la arquitectura de software de la Fundación OLPC y mano derecha del fundador Nicolás Negroponte, que renunció a la institución y criticó la ejecución del proyecto en el Perú porque, señaló, “las entregas de laptops iban a ser hechas por proveedores no confiables que estaban en posición de robar las máquinas en masa” (CARETAS 2028). Óscar Becerra, del Ministerio de Educación, indicó que Krstic desconoce la distribución en el Perú porque la realiza el Ministerio, no OLPC. “La Fundación no tiene nada que ver con la distribución, no tiene por qué tener reportes”, dijo. Añadió que “cuando Krstic vino a Canta quedó maravillado con el piloto y escribió una halagüeña crónica en su blog”. El proceso ha pasado por otros baches: la demanda impidió alcanzar el precio de US$ 100 (es de US$ 188) y la competencia de Intel con su programa Classmate PC fue duramente criticada por Negroponte, quien anunció hace poco su próximo retiro de la gerencia de OLPC. El experto Eduardo Villanueva añade: “Hubo mucho de voluntarismo para un proyecto de esta envergadura. Por eso hay fallas logísticas, de distribución, y en software, que ahora pasaría de ser libre, o sea modificable, a Windows”. Los cambios en el software desataron un intenso debate en medios de prensa internacional. Villanueva también considera que el proyecto beneficiará solo a algunos. “El Ministerio no ha puesto metas ni mide los efectos. La computadora no es una varita mágica y no hay claridad en el programa”. Las hermanitas Aquino, claro, son mucho más optimistas. (D.P.Z.)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista