sábado 20 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2021

03/Abr/2008
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre TelevisiónVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Justicia
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre OperaVER
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Jaime Bedoya
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Televisión Sin programa, sin visa a los EE.UU., y sin respuesta a los falsos testimonios que difundiera, Laura Bozzo nunca estuvo más cerca de salir definitivamente del aire. Su último as, un libro inédito.

Tía Crucis (VER)

4 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2021-bozzo-1-C.jpg

A comienzos de año el plan de Laura era irse a trabajar a Los Angeles. Ahora, tras los escándalos, se ha quedado sin visa de artista a los EE.UU.

En enero de este año CARETAS entrevistó a Laura Bozzo con motivo de su primer libro, la narración de los tres años de arresto domiciliario donde establecía su propio ajuste de cuentas. Eso le preocupaba entonces. Hoy la Bozzo –tras el desfile de falsos panelistas– enfrenta el descrédito internacional, a lo que se le suma la demanda millonaria que un estudio local le va a entablar en el estado de Florida por utilizar a menores de edad presentando falsos testimonios. Su libro, aún inédito, sin duda tendrá que ser sometido a copiosas correcciones y añadiduras. Todo indica que dispondrá de harto tiempo libre.

Christian, dame coca cola. Tengo un día…” Es enero y Laura Bozzo no imagina los calores que le esperan. Piensa en su libro y en grabar las historias –ahora se sabe a cómo el kilo– que se irían a difundir “solo en el extranjero”. Un último proceso judicial e intrigas de supuestos envidiosos eran por entonces su peor problema. Su libro, creía ella, podía fungir de antídoto antes de irse a los EE.UU.

En marzo el Departamento de Estado recomendaba a la embajada americana que le niegue la visa de artista.

–¿En qué está Laura Bozzo?
–Estoy trabajando básicamente para Telemundo, hemos hecho un nuevo formato que se llama Atrévete a Soñar. Terminando todo este problema mi idea es irme a vivir a Los Ángeles. La idea es hacer cosas allá y paulatinamente alejarme porque todo esto me dio mucha rabia, y si bien es cierto el público no tiene la culpa, creo que hay cicatrices que solamente voy a borrar fuera del Perú.

–¿Cuándo te vas?
–Todavía. Todo este año tengo que grabar Laura en Acción. Nunca voy a dejar de venir. Aunque de repente me regreso a la semana porque tú sabes que yo soy una loca.

–¿Qué cuentas en el libro?
–Todo lo que me pasó. Desde cómo me sentía hasta cómo fue mi vida familiar, cómo recibía presiones, visitas, llamadas telefónicas de políticos para chantajearme. En el libro cuento todo, tengo pruebas. Me demostraron que directamente no fue Toledo el que estuvo en contra de mi caso. Fue Eliane Karp. Tengo un manuscrito del general Villanueva, que se suicidó, donde él señala de puño y letra que Eliane Karp lo presionó para que me acusara a través de Fernando Olivera.

–¿Cómo fue tu captura aquella vez?
–Pedí permiso para viajar, y el juez Saúl Peña Farfán no lo niega. Cuando voy a viajar, me capturan en el aeropuerto, todo estaba armado. Los secretarios de Peña Farfán salen a decir que es mentira, que él ni siquiera había hecho el auto apertorio, y los despiden. Cuando yo le pregunto al capitán dónde está la orden, él me dice que no tienen orden. En la aerolínea me dicen que puedo viajar, pero yo digo no, está bien, me quedo. Si mi intención era estar acá, yo podía quedarme en México y no regresaba más. Nunca huí. Peña Farfán dijo le vamos a levantar el arresto domiciliario cuando presente documentos, cuando se haga peritaje. Hicieron peritajes a toda mi familia, y el perito judicial de mi caso dijo que Peña Farfán le había pedido que me investigue bien porque era un “caso emblemático”. No pudieron encontrar nada porque mis cuentas están abiertas y limpias. Luego de los peritajes me niegan la libertad. La juez Inés Villa Bonilla dice que por presunción de culpabilidad. Y ahí tengo que agradecer a Hildebrandt, que dijo que o son uns corruptos o son unas bestias.

–¿Por qué crees que se ensañaron contigo?
–Era un odio personal, yo había hablado muchas veces de mi admiración por la lucha antisubversiva de Fujimori y yo había sacado también pues a Zaraí, esa fue la madre del cordero. Y si tú recuerdas los videos de Beto Ortiz de Karp en la campaña, verás el odio, ¡el odio!, con que hablaba de mí. Pero no tengo rencores, a esa señora le deseo lo mejor de corazón, a ella, a su marido, a todos. Sólo quiero retomar mi carrera, que ya bastante me la jodieron con todos estos años de paralización. Estuve presa 3 años de mi vida por 3 millones. Pero si hay una cosa en la que voy a ser inflexible es con respecto a la señora Matilde Pinchi Pinchi. Esa señora, que mintió con los 3 millones, mintió con los 50,000 dólares y mintió con el collar. Estamos preparando un juicio en contra de ella, porque no puede impunemente manchar las honras de las personas y asegurar cosas y mentir de la manera que ha mentido en mi caso. Quiero escucharla, por qué mintió. Va a tener que aclararlo. Es lo único que voy a hacer. Ella manchó mi honor, habló de sábanas, me faltó el respeto, me humilló como mujer, maltrató a mis hijas y a mi familia, esa señora no va a quedar impune. Personalmente llegaré hasta las últimas consecuencias con ella. ¡Hasta las últimas consecuencias!

–¿Cómo afectó la prisión domiciliaria tu vida personal?
–Paralizó mi carrera y mi vida personal se fue absolutamente a la mierda, perdóname la expresión. Solo la persona que ha sido privada de su libertad sabe el dolor y la impotencia que se siente. Los primeros meses me comía una torta entera, subí como 12 kilos por el estado de ansiedad que tenía. Mi madre no salió de su casa durante los 3 años que estuve detenida, había quedado totalmente afectada. ¡Una señora intachable! Y mi padre construyó desde el estado nacional hasta el ministerio de guerra, era un intelectual. Para que al final de su vida le hagan estas humillaciones, con su bastón yendo a los juzgados. A mis padres los hicieron mierda. A mis hijas, obviamente. Era una campaña psicológica brutal en mi contra. Mi relación de pareja también, lo trataba (a Christian) peor que a un perro, me subía al techo a mirar porque me daban ataques de pánico, me ahogaba y me subían al techo. Y peores cosas, espantosas, que están en el libro.

–¿Ayuda psiquiátrica?
–Psicoanalítica. Pero yo creo que lo que me salvó fue el ejercicio físico. Empecé a entrenar con Alan Wong. El spinning me salvó. Un segundo libro que quiero publicar es de autoayuda, recetas para vencer la depresión. Yo lo estructuro en 3 partes: ejercicio físico, alimentación y espíritu. Es el método Laura contra la depresión.

–¿En qué consiste la alimentación espiritual?
–Empecé a leer la Biblia, a leer sobre gente que ha pasado momentos difíciles. De otro lado, como un cuarto punto, el poder ayudar, porque como veía tanta desgracia en el programa empezamos a meternos en la lucha contra el sida. Me encargué de una niña con sida, quería adoptarla, se nos murió. Se llamaba Yajaira. Todo eso evitó que yo me volviera loca. Hay muchos psicólogos que han venido a preguntarme qué he hecho para no volverme loca. Aunque loca soy. La privación de la libertad, sea donde sea, es muy dolorosa y es un castigo.

–¿Quiénes te apoyaron?
–Juan Carlos Tafur, César Hildebrandt, que me detesta pero comentó sobre lo de la presunción de culpabilidad. Rosa María Palacios. Ernesto Pimentel. Laura Borlini. Baldesari, Magaly. Hubo gente que realmente estuvo ahí y nos acompañó a los dos. A nivel internacional, todos saben el apoyo de Ricardo Montaner. Susana Giménez siempre estaba pendiente, me llamaba cada semana, Gloria Trevi y su mamá, Verónica Castro, el Puma… (Christian aclara: “No el Puma Carranza, sino José Luis Rodríguez”)… toda la gente de Telemundo.

–¿Hubo presiones de grupos políticos?
–Sí, mucha gente que me ha querido utilizar para hacer cosas. Si yo hubiera permitido las manipulaciones y chantajes, no habría estado presa 3 años. Hubo una presión específica para que yo hablara mal de Lucrecia Orozco.

–¿Qué ganabas con eso?
–Mi libertad. Eso fue 2 días antes de que reconocieran a Zaraí. Repito que estoy agradecida por la absolución y me da cólera que mantengan una cosa como la de Huacho. Pero la gente se da cuenta, la gente no es tonta. Miguel Zegarra me ha ayudado a escribir el libro.

–¿Qué editorial lo tiene?
–Malcolm es la empresa que está negociando con 2 editoriales en los EE.UU. en este momento. Está en etapa de corrección. Me imagino que el libro debe estar saliendo entre mayo y junio.

–¿Cuál es el título?
Resistiré. Pero ellos quieren cambiarlo. (Entrevista: giomar silva)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista