sábado 20 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2013

07/Feb/2008
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PersonajesVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Derechos HumanosVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Justicia
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Sólo para usuarios suscritos Olor a Tinta
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Acceso libre Gustavo GorritiVER
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos José B. Adolph
Suplementos
Acceso libre H PVER
Acceso libre SBSVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Derechos Humanos Informe De Desarrollo Humano: Evaluación de Naciones Unidas demuestra que a pesar de los avances las brechas sociales no se superan.

El Puñado en Pocas Manos (VER)

3 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

2013-pnud-1-c.jpg

Según datos del 2003 utilizados por el IDH, el 10% más rico tiene el 40.9% de los ingresos. Al 10% más pobre le corresponde solamente el 1.3%. En términos de ingreso medio familiar, “el deterioro de las últimas tres décadas es uno de los más drásticos del mundo”.

El viernes 8 el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) presentará el Informe sobre Desarrollo Humano correspondiente a los años 2007 y 2008, aunque fue elaborado con los datos del 2005. Acorde al signo de los tiempos, su título es “La Lucha Contra el Cambio Climático: Solidaridad Frente a un Mundo Dividido”. En esa agenda el Perú tiene mucha tela para cortar pero es el temario social el que trae para el país los mayores desafíos y frustraciones. Si bien hay mejorías, el avance más rápido de otros países y la desigualdad imperante marcan un paso urgente.

El Informe Sobre Desarrollo Humano (IDH) 2007-2008 salpica de comas y puntos suspensivos las perspectivas sociales del Perú. Es, de alguna manera, el reverso aguafiestas del estoico optimismo mostrado por el ministro de Economía en la nota precedente.

La primera impresión del documento producido por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) no es la más alentadora: nuestro país cayó cinco puestos frente al IDH del 2006. Ese año, a su vez, habíamos caído tres escalones del lugar 79 en el 2005.

Los tropezones se oponen al hecho de que desde el año 2000 el Perú viene incrementando progresivamente su índice. Este, que fue de 0.737 ese año, ha pasado a 0.773 en el IDH 2007-2008. Hay que puntualizar que la información de la última evaluación corresponde al año 2005.

2013-pnud-3-c.jpg
El descenso se explica relativamente. En los últimos años, países como Granada, Turquía y Surinam se encaramaron más rápidamente en la carrera del Desarrollo Humano. Así, el Perú fue rezagado.

¿QUÉ SIGNIFICA EL NUMERITO? El IDH varía teóricamente entre 0 y 1, donde 1 es el mejor resultado posible. Islandia ocupa el primer lugar de 177 países en el mundo con 0.968.

El IDH promedia las variables de esperanza de vida al nacer, la situación educativa (por porcentajes de analfabetismo y cobertura en todo el país) y el acceso al bienestar material a partir del PBI per cápita. En esta edición, además, el énfasis se pone en la amenaza del cambio climático (ver recuadro).

Las últimas mediciones siguen muy debajo en esperanza de vida (puesto 93 con 70.7 años) y PBI (también puesto 93 con US$ 6,039). Paradójicamente, para la discusión sobre el tema en el país, el promedio es empujado hacia arriba con los resultados educativos. En tasa de alfabetización el Perú ocupa el puesto 67 (87.9%) y en cobertura educativa combinada está en el escaño 43 (85.8 de ratio).

Si bien una de las virtudes del IDH consiste en alejarse del ingreso como único rasero de bienestar, el escenario del PBI en el Perú merece unos comentarios adicionales.

En el resumen ejecutivo sobre el Perú, el PNUD reconoce que “ha venido incrementándose el desarrollo humano en el largo plazo por el lado de la educación y la salud, así como de la infraestructura. Pero si se abandona el criterio del PBI per cápita y se utiliza el ingreso medio de las familias, el deterioro de las últimas tres décadas es uno de los más rápidos y drásticos del mundo”.

2013-pnud-4-c.jpg
Esto se explica porque el IDH internacional se mide con el PBI per cápita pero un acercamiento a la economía familiar promedio revelará un drama mucho mayor. El IDH en el informe nacional utiliza el ingreso familiar per cápita mensual y el índice cae de 0.773 a 0.620. El descenso es acentuado, porque en el IDH internacional es considerada la matriculación educativa en todos los niveles, y en el nacional la figura se afina con la asistencia real de los estudiantes.

ESA CAÍDA EN PICADA DEL INGRESO FAMILIAR en las últimas tres décadas bien podría refrescar la memoria de los políticos que reivindican la dictadura de Juan Velasco Alvarado. Luego vino la inflación de Belaunde y la hiperinflación de García, pero el declive registrado por el IDH tiene su terrible pistoletazo de salida en la administración del primer “Chino”.

Durante el “velascato” la deuda externa pasó de US$ 797.4 millones en 1968 a US$ 3,169.3 millones en 1975. De 15.4% a 22.2% del PBI. Mientras en 1968 se pagó US$ 140.4 millones por amortización e intereses, cuando Velasco fue derrocado el pago llegaba casi a US$ 500 millones.

El ratio de deuda pública externa sobre el PBI también se disparó y precipitó la creación de nuevos impuestos. Igual que el déficit y la inflación que ya golpeaba la canasta familiar.

Treinta años más tarde, la desigualdad sigue siendo el lastre peruano. Según datos del 2003 utilizados por el IDH, el 20% más rico del país obtiene el 56,7% de los ingresos. Peor todavía, el 10% más rico tiene el 40.9%. Al 10% más pobre le corresponde solamente el 1.3%.

En el Perú las brechas son clamorosas. Incluso dentro de América Latina, que es el continente más desigual del mundo a pesar de ser considerado en su conjunto como de desarrollo humano medio.

El Perú es el número 11 de 19 países evaluados en América Latina, región con un IDH conjunto de 0.803. En términos sudamericanos ocupamos el puesto 8 de 12. Debajo de él quedan solamente Ecuador, Paraguay, Guyana y Bolivia. En la zona andina, incluidos Chile y Venezuela, es el cuarto de seis.

Si se vuelve a tomar el año de 1975 como referente, se verá que de un IDH de 0.647 entonces el Perú llega hasta el 0.773 del 2005. Pero en el mismo lapso hay países que sí dieron saltos exponenciales: Omán (de 0.487 a 0.814), Corea del Sur (de 0.713 a 0.921), Malasia (de 0.619 a 0.811) e Indonesia (de 0.471 a 0.728).

Se trata de experiencias relevantes de transformación social. Como son en realidad datos pertenecientes al 2005, el gobierno de Alan García cuenta con una nueva línea de base para monitorear sus ambiciosas metas sobre reducción de pobreza. Aquí ya hay quienes hablan entusiastas del “milagro” peruano, pero el IDH recuerda que todavía faltan años y muchos cirios por prender.

2013-pnud-6-c.jpg

Carbono Crítico

Objetivo: reducir de 29 a 14.5 las gigatoneladas emitidas anualmente.
2013-carbono-1-c.jpg

“Mantenerse dentro de los 2ºC debe considerarse un objetivo de sobrevivencia”.

El cambio climático es inminente. Este viernes 8, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) presentará el Informe sobre Desarrollo Humano 2007-2008. En éste deja constancia de las preocupantes huellas ecológicas que producen las potencias mundiales en comparación a los países subdesarrollados (ver mapa). En conjunto, el planeta entero arroja a la atmósfera cada año 29 mil millones de toneladas de dióxido de carbono vinculadas a la energía. Una cifra escalofriante.

A partir de tales emisiones, el estudio afirma que el cambio climático es inevitable. Sin embargo, lo que sí debemos evitar –en aras de nuestra supervivencia– es que éste devenga en un aumento de la temperatura global mayor a 2ºC. El informe considera dicho incremento máximo “como un posible ‘punto de inflexión’ para resultados catastróficos de largo aliento”. Y añade: “Mantenerse dentro de los 2ºC debe considerarse un objetivo de largo plazo para evitar un cambio climático peligroso”.

2013-carbono-3-c.jpg
Para no superar la valla, será necesario poner en práctica un “presupuesto mundial del carbono para el Siglo XXI”. Esto es, lograr emisiones de carbono sostenibles para el mundo en un nivel no mayor a 450 ppm (partes por millón) de CO2. En castellano: reducir de 29 a 14.5 las gigatoneladas de carbono emitidas.

Como primer paso, tenemos el Protocolo de Kyoto. Y esto le puede ser de provecho al Perú. Nuestro país está por debajo del promedio latinoamericano en emisiones de carbono (CARETAS 2007). En vista que a las potencias les sale muy costoso reducir los gases de efecto invernadero en sus territorios, se implementan los bonos de carbono. Esto es, se le paga al país en vías de desarrollo US$ 10 por cada tonelada de CO2 que deje de emitir.

2013-carbono-2-c.jpg
China ya cuenta con 961 proyectos que reducen 1’283,236 toneladas. En términos financieros: más de US$ 12 mil millones. El Perú, sin embargo, sólo cuenta con escasos 21 proyectos y 11,182 toneladas reducidas. De estos, 14 son hidroenergéticos. Pedro Gamio, viceministro de Energía, afirma que “se invertirían US$ 30 mil millones en unos 15 proyectos” de centrales hidroeléctricas, pudiendo producir lo que el presidente Alan García denominó ‘energía azul’.

Entre otros, contamos también con un pulmón amazónico que nos permitiría canjear mayor cantidad de bonos por emprender proyectos de reforestación. Va siendo hora que el Perú ayude a salvar el planeta y, claro está, pase por caja.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista