miércoles 17 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 2013

07/Feb/2008
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PersonajesVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Derechos HumanosVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Justicia
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Sólo para usuarios suscritos Olor a Tinta
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Acceso libre Gustavo GorritiVER
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos José B. Adolph
Suplementos
Acceso libre H PVER
Acceso libre SBSVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Justicia Santiago Fujimori evalúa el juicio contra el ex presidente y tantea los caminos que le quedan a su vapuleado movimiento.

La Mirada Del Hermano

3 imágenes disponibles FOTOS 

2013-fujimori-1-c.jpg

Las relaciones con el aprismo “siguen como siempre. No muy cálidas. Pero sería muy necio no apoyar la política que nosotros propugnamos”.

Achacado por un mal de la columna que combate con acupuntura, Santiago Fujimori recibe a CARETAS en su oficina de Corpac. Allí donde silenciosamente se comenzó a gestar la última campaña electoral. El optimismo de entonces no se respira por obvias razones.

Fujimori reconoce que el juicio a su hermano por crímenes de lesa humanidad se viene desarrollando “de acuerdo al código de procedimientos penales”. Pero, continúa, “los testigos, con excepción de uno, han señalado que no tienen ningún conocimiento de que el presidente de la República era el que daba las órdenes. El único que sí ha manifestado que él sí conocía de todo esto ha sido Julio Chuqui. Ha dicho que escuchó que Martin Rivas decía frecuentemente hay luz verde de parte del Chino. Pero en otra declaración del 2003 comentaba que Martin Rivas nunca hacía afirmaciones sobre las órdenes superiores. El otro tema interesante de analizar es que hay una carta de Pedro Supo y Nelson Carvajal sobre las supuestas presiones que ejercían la Procuraduría y la Fiscalía para que ellos inculpen al Presidente de la República. Allí ellos dicen que les ofrecían el oro y el moro. Refieren también que a Chuqui le han pagado US$ 30 mil y a pesar de que es un presunto responsable de 24 asesinatos simplemente le han dado una pena de seis años de prisión. Aquí se presenta una gran incongruencia”.

Los dos argumentos que utiliza contra los agentes del grupo Colina desembocan directamente en los testigos que podrían terminar de hundir a Alberto Fujimori: Nicolás Hermoza Ríos y Santiago Martin Rivas. Ambos han declarado anteriormente –con distintos grados de detalle– que éste estuvo muy cerca de la candela.

“Habría que esperar y ver qué declaran ellos”, responde su hermano. “Pero creo que va a ser una valla demasiado alta que el fiscal pueda probar que él ordenó esas matanzas”.

También echa luces sobre una de los misterios claves en el proceso: la doble defensa que el abogado César Nakazaki ejerce con Fujimori y Hermoza Ríos.

“El doctor Nakazaki conoce en detalle ambos casos”, señala. “Es un profesional muy serio y si hubiera encontrado algún tipo de incompatibilidad ética o estratégica hubiera desistido en alguno de los dos. No pongo en tela de juicio su honorabilidad. Eso es absolutamente claro”.

¿Puede estar sugiriendo que el testimonio del otrora general victorioso será coherente con la defensa del ex presidente?

Según la información recabada por CARETAS, Martin Rivas será llamado a testificar luego de que lo hagan todos los agentes de Colina. Luego les seguirán los generales Julio Salazar Monroe, Juan Rivero Lazo y Nicolás Hermoza Ríos.

El lunes 4 los agentes Fernando Lecca y Manuel Hinojosa decidieron guardar silencio. Ayer, miércoles 6, declaró Isaac Paquiyauri Huaytalla, quien contó que al llegar a la playa La Tiza luego de la masacre de Barrios Altos, Martin Rivas recibió una llamada que, habría señalado, fue de Alberto Fujimori. Los felicitaba pero se encontraba molesto por la muerte del niño.

¿Le ha hablado su hermano de la responsabilidad que le compete a Vladimiro Montesinos o Hermoza? “Normalmente no comenta mucho estos temas con nosotros. Es parte de la estrategia legal. Él siempre ha tenido la particularidad de trabajar con la modalidad del compartimentaje. Para mí no es extraño porque cuando yo lo estuve ayudando sabía de unas cosas pero otras las ignoraba totalmente. En el trabajo deja de lado la relación familiar. Si hay que guardar secretos no los comenta ni con la almohada”.

SANTIAGO FUJIMORI tiene entre manos la menuda tarea de bracear por la subsistencia política de una bancada que representa al electorado de un ex presidente enjuiciado.

“Pero por supuesto que no es fácil”, responde en su oficina de Corpac. “Venimos soportando algo más de seis años de procesos que nosotros sí calificamos como una persecución. Lo que se ha tratado es de enturbiar la totalidad de la gestión de Alberto Fujimori y no tener en cuenta que trabajaron centenares de técnicos que pusieron el pecho para sacar al Perú de la quiebra. Meter a la cárcel a técnicos honorables como Alfredo Jaililie resulta aberrante. Hay casos como el de José Dellepiane, injustamente sometido a tres años de prisión sin ninguna sentencia y que como consecuencia de esas tensiones, digo yo, le sobrevino una enfermedad que lo ha llevado lamentablemente a la tumba. El Perú perdió a un técnico de excepcionales condiciones. Firme, honesto y decidido. Todos tenemos que lamentar su muerte”.

El propio parlamentario enfrentó un proceso de seis años por la compra del avión presidencial. “Tuve restricción de salida del país, embargo preventivo de mis bienes y el bloqueo de mis cuentas bancarias. El Poder Judicial siempre se queja para que le aumenten los recursos porque no tiene presupuesto y se dedican a este tipo de procesos sin fundamentos. Puedes aumentarle en 200% el presupuesto y nunca les va a alcanzar. Hay que tener un poco de racionalidad”.

El Ministerio Público archivó la denuncia contra Santiago Fujimori y los otros involucrados. La Procuraduría apeló esa decisión y el caso terminará de resolverse en la Corte Suprema.

¿PUEDE SOBREVIVIR una organización política a tener a su líder en el banquillo y probablemente verlo condenado? ¿Cómo salir indemne de la sordidez de testimonios como los ofrecidos por los agentes de Colina?

El actual líder de la bancada asegura que “existe una población electoral, entre el 25% y 30%, que son simpatizantes del fujimorismo. Se está consolidando una opinión pública muy fuerte con la injusticia que se comete con Alberto Fujimori. Todo está en saber canalizar este potencial que está ahí, dentro del universo electoral”.

Los representantes del movimiento auguraron que sus partidarios se movilizarían masivamente. Primero con la detención en Chile. Luego con la extradición. Eso no pasó. En días anteriores Santiago Fujimori se refirió a la posibilidad de una “guerra civil” si su hermano era sentenciado por los casos Cantuta y Barrios Altos.

“Fue un exceso verbal. Lo que quise decir es que debía evitarse un clima de violencia que pudiera suscitarse, lo dije en condicional. Cuando uno vive este tipo de escenas, que están juzgando a un hermano y lo están juzgando injustamente tiene que haber un sentimiento de rebeldía, de sublevarse ante una situación así. Si es que algunos analistas han pretendido hacer psicoanálisis de una expresión, creo que la motivación está allí. Pero de ninguna manera la intención es la de provocar un hecho semejante que, como yo mismo he dicho, no significaría ganancia para nadie”.

Vuelve, finalmente, a apostar por la carta más probada que tienen hasta hoy. “Creo que Keiko tiene madera”, dice sobre su sobrina, actualmente con licencia y terminando su maestría en Columbia. “Podría ser la persona que ocupe la ausencia del líder principal. Ya se ha construido un perfil político propio. El arrastre popular que tiene es inexplicable. La gente se arremolina como si fueran abejas. Lo único que se podría decir es que tiene carisma. Y en el corto plazo tendremos una estadista de peso”. (Enrique Chávez)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista