lunes 22 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1981

21/Jun/2007
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Sólo para usuarios suscritos Tecno Vida
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Iván Thais
Sólo para usuarios suscritos Cherman
Suplementos
Acceso libre Mundo CaféVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Nacional Cuarenta horas de bloqueo en la Carretera Central concluyen con cuatro muertos. Persiste cuestionado trasfondo empresarial.

Sangre en Casapalca

9 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

1981-casapalpa-1-c.jpg

Uno de los trabajadores murió desbarrancado.

Casi cuarenta horas de bloqueo en la Carretera Central terminaron con el estruendo de los disparos policiales de AKM y las pedradas de los huelguistas. Un minero cayó abaleado sobre la carretera misma. Otro se desplomó por un barranco durante el enfrentamiento. Diecinueve efectivos resultaron heridos.

Ciertamente, la intervención policial en la mina Casapalca era inevitable ante una medida tan draconiana. Horas antes de ese mismo jueves 14, un enfermo que requería de tratamiento fue fulminado por un infarto mientras esperaba el despeje de la carretera. Una niña falleció por hipotermia.

Allí, en la serranía de Lima, a más de 4,200 metros de altura y muy cerca de Ticlio, había estallado la huelga el 30 de mayo. Los contratos por services y las condiciones de trabajo detonaron la paralización.

Según cifras de la Federación Minera, Casapalca arrojó utilidades aproximadas de S/.100 millones el año pasado. No reparten utilidades porque, como lo apunta Jorge Villasante, director general de inspecciones del Ministerio de Trabajo, sus casi 1,500 trabajadores son tercerizados. Ningún minero está en planilla.

Se trata de un viejo socavón polimetálico explotado desde hace cuarenta años. Produce plata, zinc, cobre y plomo. La actual administración, presidida por Alejandro Gubbins Granger, comenzó a trabajar allí en 1987. Hoy, en plena bonanza minera, las condiciones de Casapalca se equiparán con la paupérrima situación de los mineros de Marcona que trabajan para la china Shougang.

CARETAS llegó a la zona al día siguiente de los trágicos hechos y recogió dramáticos testimonios de calamitosos niveles de vida. Los trabajadores cuentan que abren el ojo a las 5 y 30 de la mañana. Almuerzan recién a las cuatro y media y los que hacen sobretiempo deben contener las tripas todavía más. El periodista constató que quienes viven en las instalaciones facilitadas por la minera ocupan cuartos de tres por dos metros cuadrados donde se apiñan seis personas. En el lugar de los baños hay letrinas. Tomar una ducha es para los más bravos. No hay agua caliente y los riachuelos cercanos amanecen todavía congelados. La basura de los concesionarios del comedor se desperdiga frente a las habitaciones colindantes.

Si un minero quiere evitar el hacinamiento tendrá que alquilar una habitación por S/.120 mensuales. Las boletas mostradas por los huelguistas van entre S/.240 y S/.250.

Tablero Pateado

El conflicto laboral estalló el 17 de abril último, cuando los trabajadores fundaron un sindicato. La minera despidió inmediatamente a 35 personas, entre ellas los dirigentes de la agremiación. En respuesta, los mineros iniciaron huelga. Tras la intervención del gobierno se llegó a un acuerdo para poner fin a la paralización el 28 de abril. La empresa se comprometió a la reposición laboral, nivelación de sueldos y solución en el reparto de utilidades.

Tras el incumplimiento de la minera, la ministra de Trabajo Susana Pinilla volvió a convocar a las partes a la mesa. Minera Casapalca no asistió a seis llamadas. Así fue precipitado el injustificable, y eventualmente trágico, bloqueo de la carretera.

Según Rafael Cabezas, secretario general de los mineros de Casapalca, Alejandro Gubbins se comunicó telefónicamente con la dirigencia y les solicitó un encuentro para el 30 de mayo, pero sin representantes del gobierno, la CGTP, la Federación de Mineros ni abogados. Cabezas sostiene que, ante la negativa, Gubbins se enfureció. “Yo compro a la justicia, nos dijo”, declaró el minero. Tras iniciar la segunda huelga 106 trabajadores fueron despedidos.

Al cierre de esta edición los dirigentes y la minera buscaban una solución en el local del ministerio. El premier Jorge del Castillo criticó el papel de Casapalca y la ministra Pinilla advirtió que el gobierno evaluaba el retiro de la concesión si ese “empresariado tan poco especializado no cumple con los derechos laborales ni las exigencias medioambientales”.

Si bien bloqueos como el vivido en Casapalca son inaceptables, aquel empresariado podría darle a su dinero mejor uso que la campaña de avisos publicados a página completa luego de ver sangre derramada. (Información de Roberto More)

Búsqueda | Mensaje | Revista