domingo 21 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1981

21/Jun/2007
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Sólo para usuarios suscritos Tecno Vida
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Iván Thais
Sólo para usuarios suscritos Cherman
Suplementos
Acceso libre Mundo CaféVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Seguridad Arturo Campos, quien denunció a Ollanta Humala en el 2006, por delitos de DD.HH., fue abatido en emboscada senderista en Tocache.

Asesinan a Fiscal De Madre Mía

5 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

1981-atentado-1-c.jpg

Fiscal Arturo Campos Vicente, junto a Luis Bromley del Instituto de Medicina Legal, tras haber efectuando una inspección a la Base de Madre Mía, el año pasado.

El fiscal de Tocache, Arturo Campos Vicente, de 42 años, lucía impaciente y tenso, mientras se desarrollaba el operativo policial en la zona de Shapaja, en la localidad de Ramal de Cashiyacu, a 15 kilómetros de Tocache. Eran aproximadamente las seis de la tarde del jueves último.

Dos horas antes, la Policía de Carreteras había intervenido dos camiones que transportaban insumos químicos para el narcotráfico.

La presencia de Campos Vicente se hizo efectiva una hora después. Sin embargo, el fiscal debía retornar para continuar con el interrogatorio a dos delincuentes que habían sido detenidos tras robar S/. 700,000 de la Caja Rural de Tocache, el miércoles 13.

“Hay que apurar esto”, se le oyó decir. Cuando acabó la inspección, Campos Vicente subió a una de las cuatro camionetas de la Dirección de Operaciones Especiales (Diroes) y ordenó: “A Tocache”.

El fiscal iba sentado al lado del conductor. Atrás iban cuatro policías. No habían avanzado ni 10 minutos cuando, de pronto, en una curva de la Fernando Belaunde Terry, una explosión detuvo la marcha de la camioneta. Luego cayó una mortal lluvia de balas. El vehículo fue acribillado desde ambos lados de la carretera por una veintena de terroristas divididos en dos columnas, según la Policía. El fiscal y los suboficiales Billy Godoy, Jhon Carrasco y José Colca murieron en el acto. Sólo dos agentes quedaron con vida.

La batalla contra el narcoterrorismo –así la denomina ahora el ministro del Interior, Luis Alva Castro– en el Huallaga cobraba nuevas víctimas.

Campos Vicente fue el fiscal que en agosto del año pasado formalizó denuncia penal contra el candidato presidencial Ollanta Humala por los sucesos en Madre Mía, en 1992.

La acusación contra Humala por presuntas violaciones de los derechos humanos, cuando en su calidad de capitán del Ejército se desempeñaba como jefe de la Base Contrasubversiva de Madre Mía, en el Huallaga, saltó en plena campaña por la Presidencia. Campos Vicente denunció a Humala por delitos de desaparición forzada y homicidio en agravio de los esposos Natividad Ávila Rivera y Benigno Sullca Castro. El fin de semana, durante el funeral de los policías asesinados, el general PNP Pedro Moreno, jefe de la Dirección de Seguridad Pública, declaró consternado: “(Sendero) no nos podrá amilanar ni hará retroceder. Seguiremos luchando contra el terror y buscaremos a los asesinos de nuestros compañeros”.

Firma Roja

Fuentes de la Dirección Contra el Terrorismo (Dircote) aseguran que la emboscada fue dirigida por los mandos senderistas del Valle del Huallaga, Juan Laguna Domínguez, ‘Lee’, y Luis Ramírez Alania, ‘J.L’, ambos lugartenientes del escurridizo ‘Artemio’. Según la Dircote, las dos columnas terroristas que acribillaron la camioneta estaban encargadas de ‘chalequear’ (custodiar) los camiones que transportan insumos químicos para el procesamiento de cocaína.

En la batalla nacional contra el narcotráfico, el decomiso de los insumos químicos es ahora una prioridad. De hecho, los camiones intervenidos en Shapaja se dirigían a Yanajanca, según la Policía.

Ubicada entre Huánuco y Tingo María, Yanajanca es el nuevo cuartel del narcoterrorismo, según inteligencia policial. Allí, Sendero Luminoso es una ‘firma’ más: cultiva coca y procesa clorhidrato.

Hace dos semanas, la Policía antidrogas encontró en Yanajanca, Huánuco, un sorprendente campamento senderista. Los subversivos procesaban cocaína y entrenaban a los campesinos en la colocación de minas antipersonales para impedir las erradicaciones de hoja de coca.

Pero el minado de los cocales se está generalizando inquietantemente. El pasado viernes 8 estalló una mina antipersonal cuando se erradicaba coca ilegal en Tocache. El saldo: cuatro civiles heridos.

Desde el 2004 a la fecha, se han registrado 84 atentados contra erradicadores del Proyecto Especial de Control y Reducción de Cultivos del Alto Huallaga (Corah). De ese número 24 se produjeron con cazabobos. Estos explosivos son fabricados artesanalmente: detonan al paso de las víctimas y, en algunos casos, son mortales.

Un informe sobre terrorismo global del Departamento de Estado de los Estados Unidos, dado a conocer en mayo último, indica que, en los últimos tres años, Sendero ha perpetrado en total 90 actos terroristas de importancia en zonas como el Huallaga y el Ene.

Los senderistas que sólo cobraban ‘cupos’ han quedado en el pasado, advierte Rubén Vargas, especialista en temas de narcotráfico de InfoRegión. “Ahora forman parte de la estructura armada del boyante negocio de las drogas y matan por la cocaína”. (Américo Zambrano).

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente

Ver más en Seguridad
Asesinan a Fiscal De Madre Mía
Un Soplo Mortal

Búsqueda | Mensaje | Revista