jueves 15 de noviembre de 2018
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1978

31/May/2007
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Acceso libre TecnologíaVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Nicholas Asheshov
Sólo para usuarios suscritos José B. Adolph
Suplementos
Sólo para usuarios suscritos Pesca
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Historia Claves del invasor momificado en Chorrillos.

Soldado Reconocible

2 imágenes disponibles FOTOS 

1987-soldado-1-c.jpg

En “Epopeya”, Chile presentó soldados que pudieran parecerse al hallado en Chorrillos.

En marzo de 1998, durante la excavación de una zanja en las inmediaciones del Centro de Instrucción de la Policía Nacional, en el distrito de Chorrillos, un grupo de obreros realizó un interesante hallazgo: los restos momificados de un soldado chileno fallecido a consecuencia de una herida en la cabeza, recibida durante el ataque a las defensas peruanas ubicadas en el llamado Cerro Zig Zag en la madrugada del 13 de enero de 1881. Junto a los restos se encontró también parte de su equipo y una pequeña libreta de notas con escuetos apuntes, que hoy nos sirven en el intento de identificar a su propietario (CARETAS 1508).

Gracias a esa libreta sabemos que quien la llevaba tomó parte en la campaña de Tacna y Arica, así como en el desplazamiento terrestre de Pisco a Lurín, lo que nos indica que formó parte de la brigada comandada por el capitán de navío Patricio Lynch.

El uniforme que viste el soldado corresponde al de las unidades chilenas de la Primera División1 que participaron en la Batalla de Chorrillos, pero existen otros elementos que brindan indicios sobre la identidad del personaje. El primero es la hebilla del cinturón, que presenta en relieve una estrella de cinco puntas coronada por la inscripción Guardia Nacional; el segundo es la inscripción de las iniciales F. de Y.V.2 en la parte posterior de la canana que llevaba; y el tercero, tal vez el más significativo, las iniciales M. M. 1” C. que se leen con toda claridad en la parte interior de la pretina de los pantalones que el soldado aún lleva puestos.

Marcar las prendas militares es una costumbre muy extendida incluso en nuestros días, y si bien las iniciales de la canana no coinciden con las del pantalón, por tratarse esta última de una prenda de carácter más personal, nos inclinamos a pensar que son las iniciales M. M. las que corresponden al nombre y apellido del soldado.

De los seis regimientos chilenos que intervinieron en la batalla de San Juan y Chorrillos, fueron el Atacama y el Talca los que actuaron en la zona donde fue hallado el cuerpo del soldado, aunque cabe señalar que es probable que, en medio del fragor de la batalla, tanto unidades peruanas como chilenas hayan sobrepuesto sus zonas de responsabilidad.

Ante esta situación, cabe retomar la pregunta inicial: ¿quién fue el soldado chileno cuyos restos se encontraran en marzo de 1998? Las iniciales de la pretina de sus pantalones, más que las de su canana, nos llevaron a revisar la lista de fallecidos de los seis regimientos chilenos empeñados en esa acción. Hemos hallado tan sólo a cuatro individuos cuyas iniciales coinciden con las letras M. M. que se conservan en dicha prenda, que son: Mauricio Martínez, de la cuarta compañía del primer batallón del 2º de Línea; Miguel Mena, de la primera compañía del segundo batallón del Atacama; Manuel Montero, de la segunda compañía del segundo batallón del mismo regimiento; y Manuel Mandujano, de la tercera compañía del segundo batallón del Chacabuco.

Dado que las iniciales van acompañadas de la indicación 1” C. es muy probable que hayan querido indicar que el propietario de esos pantalones servía en la primera compañía de uno de los batallones. De los cuatro mencionados, el único que cumple esa condición es Miguel Mena y, aunque no podamos afirmarlo con certeza total, nos inclinamos a pensar que se trata de ese individuo.

Hoy, a más de ciento veinticinco años de esos hechos y haciendo a un lado las pasiones, a peruanos y chilenos nos toca reflexionar sobre lo que a este soldado le tocó vivir. Es preciso que aprendamos las lecciones de la historia para que este tipo de conflictos no vuelva a enlutar a nuestros pueblos (Jorge Ortiz Sotelo).

-------------------
1.- En las mangas lleva una franja roja oblicua que va del codo al hombro. Entendemos que ese era el distintivo de la Primera División.
2.- También podría ser F. de G.V. o F de S.V.

Búsqueda | Mensaje | Revista