miércoles 26 de julio de 2017
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1975

10/May/2007
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre HomenajeVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Justicia
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Sólo para usuarios suscritos Tecno Vida
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos José B. Adolph
Sólo para usuarios suscritos Cherman
Suplementos
Acceso libre Crecer SanoVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

La Terapia Sensorial, un nuevo enfoque para niños con problemas de aprendizaje, motrices y de conducta.

La Hora del Movimiento

4 imágenes disponibles FOTOS 

1975-HORA-01-c

Trepar, balancearse, retar el espacio, experiencias sensoriales que van a madurar el sistema nervioso central.

Hamacarse, trepar, amasar plastilina o jugar con arena, son experiencias cotidianas que reciben los niños y que llegan a su cerebro a través de sus sentidos sensoriales. El eficiente uso de esta información sensorial es lo que permite al ser humano relacionarse de manera armónica y organizada con el medio ambiente.

Sin embargo, no todos los niños analizan o interpretan estas experiencias de manera adecuada creándoles diversos problemas de aprendizaje, comportamiento, desarrollo y descoordinación motriz, tales como la hiperactividad, la mala inserción escolar, disfunciones relacionadas con el autismo o dificultades en la alimentación.

En 1970, la psicóloga y terapista ocupacional norteamericana, Jane Ayres, elaboró un nuevo enfoque para el tratamiento de las disfunciones de integración sensorial y creó una evaluación sistemática para medir las funciones perceptivo-motrices. Esta terapia se brinda en el Policlínico del Instituto Peruano Japonés en Jesús María y allí conversamos con Mercedes Mejía, terapeuta ocupacional.

–¿Qué es la Integración Sensorial?
–Es la forma en que organizamos la información que nos llega a través de los cinco sentidos que todos conocemos, pero además de otros dos que son el proprioceptivo, y el vestibular que van a tener un rol tascendental en nuestro desempeño en la vida diaria.

–¿Y estos sentidos dónde están?
–Son los sentidos ocultos. El proprioceptivo está en cada uno de los músculos, huesos, articulaciones y ligamentos de nuestro cuerpo. Es el que nos da la información de cómo estamos sentados o cómo levantamos el brazo. Nos dice cómo está cada una de las partes de nuestro cuerpo y nos informa de la calibración de nuestros movimientos. Si apretamos fuerte o no un lápiz. El vestibular, está en el oído interno y tiene conexiones con el sistema nervioso central. Nos relaciona con la gravedad y el movimiento. Nos dice si estamos de cabeza o boca arriba. Tiene mucho que ver cuando el niño se da un volantín, se balancea en un columpio o cuando copia en su cuaderno lo que está escrito en la pizarra.

Mientras Crecer Sano conversa con Mercedes Mejía, los niños juegan alrededor y se divierten de lo lindo. No son más de tres, el tratamiento es individual, en un ambiente especial en el que el terapista observa cuidadosamente sus movimientos y los va guiando. En algún momento buscan saltar, balancearse o trepar y el terapeuta está allí ayudánlos en su búsqueda de manera organizada, creándoles retos, y nuevas experiencia sensoriales.

–Parecería un problema de la urbe, de los niños sobreprotegidos, de las casas pequeñas donde no hay patio de juegos.
–Probablemente. Antes teníamos muchas oportunidades de jugar al aire libre, ir a los parques a jugar en los columpios y a las chapadas. De manera natural se recibía mucha información sensorial que hoy los niños la reciben de forma artificial. Las rutinas de hoy, el cambio de alimentación, generan obesidad, niños que no se mueven y crecen sin experiencias sensoriales que años atrás se daban de forma natural.

–¿Cómo se manifiesta esta disfunción sensorial?
–Los niños llegan a la terapia porque algo en su vida diaria no está funcionando.Generalmente en la etapa preescolar. Problemas con la escritura, falta de atención, se molestan mucho por ruidos o sobreaccionan porque otros niños los tocan o simplemente porque no toleran el roce de la etiqueta de la ropa. Son niños que hacen muchas pataletas.

–¿Es fácil de diagnosticar?
–El diagnóstico lo hace un terapeuta ocupacional formado en la teoría de la integración sensorial. Se necesitan pruebas, observación clínica, conocimiento de la teoría, reportes de los padres y de los maestros. No todos los niños hiperactivos o con problemas de conducta tienen un problema de base sensorial, pero hay estudios que señalan que más del 60% de niños con problemas de aprendizaje tienen una base sensorial.

–¿En que consiste el tratamiento?
–Sólo utilizamos actividades dirigidas como objetivos y en este caso la actividad es el juego. El niño va a ser el conductor, él nos muestra qué es lo que está necesitando, puede ser información vestibular o proprioceptiva y el terapeuta lo guía en forma organizada. Todas las experiencias que les damos van a mejorar y dar mayor madurez a su sistema nervioso central.

Búsqueda | Mensaje | Revista