sábado 20 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1974

03/May/2007
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre HomenajeVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Jaime Bedoya
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Nicholas Asheshov
Sólo para usuarios suscritos Cherman
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Economía

Wolfowitz Acosado

1974-sagasti-1-c.jpg
Fiel a su estilo arrogante, el presidente del Banco Mundial y arquitecto cómplice de la invasión norteamericana a Iraq, Paul Wolfowitz, se lanzó al ataque la semana pasada para mantener su puesto. Además de denunciar una campaña sucia en su contra y de contratar a un abogado especialista en litigios, Wolfowitz acusó a Roberto Dañino, ex presidente de asuntos legales del Banco, y a otros dos altos funcionarios, de haber estado al tanto sin objetar los aumentos salariales de casi 50% con que favoreció a su compañera sentimental Shaha Ail Riza. Sin embargo, los tres negaron haber tenido conocimiento del arreglo con que Wolfowitz aplacó las iras de Riza cuando la destacó a otra organización para evitar conflictos de interés (ver CARETAS 1973).

El melodrama que se está desarrollando en el más importante de los organismos financieros internacionales tiene un trasfondo más serio que involucra la gobernabilidad de todo el sistema. Tradicionalmente Estados Unidos ha nombrado al presidente del Banco Mundial y los europeos el director del Fondo Monetario Internacional.

Este arreglo funcionó por decenios, pero ya no se ajusta a la nueva realidad mundial con países emergentes con gran peso en la economía global. Estos reclaman una mayor representación y tienen una menor disposición a tolerar el autoritario unilateralismo de la administración Bush, ahora ejemplificada por Wolfowitz.

La crisis en el Banco Mundial sucede cuando el nuevo Secretario General de la ONU está tratando de cambiar la estructura de las Naciones Unidas, cuando el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) se ha embarcado en una controvertida reorganización, y cuando las ventajas comparativas de los bancos multilaterales se están erosionando porque muchos de los países que recibían sus préstamos tienen ahora acceso directo a los mercados de capitales en condiciones financieras similares y sin las restricciones que imponen estos organismos.

Además, la creación de nuevos mecanismos financieros para fines específicos, tales como el Fondo Global para el SIDA, la Malaria y la Tuberculosis, y la Alianza Global sobre Vacunas e Inmunizaciones (GAVI), y de la mayor presencia de fundaciones privadas como la de Bill y Melinda Gates, ha modificado radicalmente el acceso de los países en desarrollo a los recursos financieros.

A todo esto se unen los cuestionamientos a la forma en que toma decisiones el FMI, los cambios en la ayuda bilateral que se concentra cada vez más en los países más pobres, las dificultades financieras que enfrentan prácticamente todos los organismos internacionales, y la aspiración de crear entidades como el Banco del Sur, que promueve Hugo Chávez, como alternativa a las instituciones financieras existentes.

Cualquiera que sea el desenlace del affaire Wolfowitz —probablemente una renuncia voluntaria a cambio de que lo exoneren de cualquier posible transgresión— queda claro que la forma en que se gobiernan los organismos internacionales, y en especial los bancos multilaterales, está cambiando. (Francisco Sagasti*)
------------
* Ex–Jefe de Planeamiento Estratégico del Banco Mundial y Director de Agenda: PERÚ

Chávez Encantado

1974-sagasti-2-c.jpg

El peripatético Hugo Chávez anunció el lunes que Venezuela se está retirando del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional. “Quiero firmar la cuenta (de formalización de salida) esta noche, dijo, y solicitar que nos devuelvan lo que nos corresponde”. En el FMI, añadió, “no tienen ni para pagar los sueldos”.

¿Cierto? Esta vez la afirmación de Simón Gorila puede no ser un disparate. Con el precio del petróleo a US$ 65 no necesita del BM, mientras el propio Banco está en crisis junto con otras organizaciones multinacionales financieras. Francisco Sagasti detalla la situación en el artículo adjunto.

Búsqueda | Mensaje | Revista