martes 16 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1974

03/May/2007
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Sólo para usuarios suscritos Mar de Fondo
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre CorrupciónVER
Acceso libre HomenajeVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Jaime Bedoya
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Nicholas Asheshov
Sólo para usuarios suscritos Cherman
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Economía Notable arreglo con ingleses parece haber rematado clima huelguístico en el sector.

Ayayay Michiquillay

5 imágenes disponibles FOTOS 

1974-mineria-1-c.jpg

Pase usted. Inglés Beale y premier Del Castillo le abren paso a buena pro de US$ 403 millones.

Fue paradójico que las dos caras de la minería marcaran la semana del gobierno. La primera, la mejor, inspiró una gran sonrisa en la cara del presidente Alan García.

La compañía inglesa Anglo American logró la buena pro del yacimiento minero Michiquillay por US$ 403 millones, diez veces más que el precio de base, y la mitad se invertirá en la zona. Ubicada a 47 kilómetros de la ciudad de Cajamarca, la mina es rica en cobre y podrían descubrirse nuevos yacimientos de oro y plata.

Timothy Beale, gerente general de exploraciones, representó a la compañía. Sus primeras palabras fueron de compromiso con el país y con la zona, donde sus pobladores son aún escépticos con el rubro. Recalcó que la transnacional se compromete a cumplir con las exigencias ambientales más rigurosas en el mercado internacional.

Michiquillay tuvo su primera exploración en 1959 por parte del grupo ASARCO, entonces dueño de Southern Peru. La mina tiene reservas de 544 millones de toneladas métricas, las cuales serán explotadas en la modalidad de tajo abierto.

Diferencias Abismales

La otra faz de la minería llegó en la forma del paro convocado por la Federación Nacional de Trabajadores Mineros y Metalúrgicos del Perú.

Según la ministra de Trabajo Susana Pinilla, solo 5,271 mineros acataron la medida. Mencionó que las minas paralizadas fueron sobre todo de rango mediano y que en casos como el de Shougang y Southern hubo poca convocatoria. Sólo en La Oroya (Doe Run Cobriza) contó con aceptación de 80%. En el caso de Marcona, según la información oficial, los únicos que paralizaron fueron los trabajadores de la Cooperativa Santo Domingo, service que brinda personal a Shougang. Pinilla afirmó que en Ilo y Cuajone el porcentaje de paralización fue del 40% por área, mientras que en Toquepala el 90% acudió a sus labores. Las tres últimas áreas pertenecen a Southern.

Sin embargo, consultas con los medios de prensa locales sugieren que el paro fue más exitoso en Ilo, Cuajone, Toquepala y Marcona.

Los trabajadores de la refinería en Ilo, Southern Peru, ratificaron su medida de fuerza y anunciaron una radicalización de sus actividades. Desde la compra de la mina por parte del Grupo México, las condiciones laborales se deterioraron.

El martes 1 se reinició el diálogo interrumpido el fin de semana anterior entre el Ejecutivo y los dirigentes mineros. Fueron acordados los términos de la agenda con la tercerización y las licencias sindicales bien arriba en la lista.

Las abismales diferencias salariales se reflejan en los porcentajes. Según cifras del Ministerio de Energía y Minas, el total de trabajadores mineros con empleo directo en todo el país es de 36,490 (36%). Los contratados por services son 64,702 (64%).

Es otra paradoja. La mayoría de empresas extranjeras en la minería peruana son norteamericanas, pero este despelote laboral podría terminar afectando convenios como el TLC con Estados Unidos.

El premier Jorge del Castillo anunció que para el jueves 4 se llevarían a cabo audiencias de conciliación en los casos de Southern y Buenaventura en Huancavelica. Más bravo será solucionar la situación en Shougang. Como es lógico, la empresa se resiste a reintegrar a siete trabajadores a los que acusa de destruir sus instalaciones (CARETAS 1972). Pero el problema también tiene otra cara.

Emergencia Shougang

El secretario general de la Confederación General de Trabajadores del Perú, Mario Huamán, cumplió un papel destacado en las conversaciones para resolver la huelga.

Huamán acaba de volver de China y hay miembros del gobierno que ya especulan sobre el posible efecto del viaje en el líder sindicalista. La plétora de inversiones y el vigor de la economía de mercado en el gigantesco país debieron cautivar a Huamán, sostienen, tal como en su momento le ocurrió al presidente Alan García.

Desafortunadamente, lo que aquí se sabe del modelo chino aplicado a la minería no es tan emocionante. Una de las contingencias con menos visos de solución es la de Shougang Hierro Perú. Desde que el grupo chino tomó el control de la mina en 1992, los trabajadores han pasado de reclamar mejoras en sus condiciones laborales a luchar por meros derechos humanos o, como lo describió el premier Jorge del Castillo, derechos sociales.

CARETAS estuvo en la zona de Marcona y comprobó que el desarrollo que se supone debería traer la mina a la región, es simplemente inexistente. El centro minero ubicado dentro del distrito está prácticamente abandonado y el servicio de agua potable se limita a cinco horas al día. Las viviendas que habitan los trabajadores se encuentran sumamente deterioradas y son los mismos ocupantes quienes deben encargarse de las refacciones necesarias.

Cuando los trabajadores de las cooperativas piden viviendas, la empresa se las niega. Por consecuencia deben alquilar las ya existentes en los pueblos jóvenes aledaños o protagonizar nuevas invasiones. Las calles están despavimentadas y los terrales provocados por las paracas del lugar son constantes.

A nivel laboral, los trabajadores se quejan de la poca seguridad que brinda la empresa en sus operaciones, amén que muchos de sus equipos no han sido renovados y son los mismos de la época de Hierro Perú.

Los contratados directamente por Shougang trabajan hasta por cinco años. Antes de cumplir ese plazo, que obligaría a la empresa a contratarlos en planilla, son despedidos y reemplazados.

No era casual que la noche del martes 1, cuando estaban por iniciarse las negociaciones entre los representantes del gobierno y la Federación Minera, el grupo de contratados por Shougang fueran los únicos que hicieran guardia en la entrada del Ministerio de Trabajo en la avenida Salaverry.

“Marcona”, expresó en ese momento la ministra Pinilla a Del Castillo. “Tenemos que solucionarlo”.

Búsqueda | Mensaje | Revista