martes 22 de enero de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1967

15/Mar/2007
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre PolicialesVER
Acceso libre EditorialVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Iván Thais
Sólo para usuarios suscritos Cherman
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Policiales Los descendientes de Perciles Sánchez vinculados por la Policía a tráfico de terrenos y lavado de dinero en Asia.

Los Sánchez Paredes Toman ASIA (VER)

5 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

1967-paredes-1-c.jpg

Fidel, Simón y Miguel Sánchez Alayo, sobrinos del asesinado Perciles Sánchez y dueños de Minera San Simón.

Han transcurrido 16 años desde el asesinato de Perciles Sánchez Paredes, pero sus herederos no han escapado de los escándalos ni de la lupa policial. Ahora una serie de informes de la Policía conecta a esta acaudalada familia trujillana con preocupantes denuncias de tráfico de tierras y lavado de dinero en Asia.

En ese exclusivo balneario no todo es sol, playas y discotecas. A la prosperidad comercial y de bienes raíces que se aprecia entre los kilómetros 92.5 y 100 de la carretera Panamericana Sur, se ha sumado un negocio paralelo (y soterrado) que crece como la espuma: el del tráfico de terrenos.

En los últimos años la comunidad campesina de Asia ha sufrido un desborde de violencia debido a que los pobladores han sido despojados de sus terrenos mediante argucias legales y ventas ficticias.

La Policía siguió el rastro de este tráfico ilegal. No hubo que bucear en aguas profundas para que el apellido Sánchez Paredes saliera a flote.

El 24 de febrero pasado una batalla campal estuvo a punto de librarse en la playa ‘Las Palmeras’, ubicada en el kilómetro 100 de la Panamericana Sur. Se trata de un terreno de 50 hectáreas que colinda con el condominio ‘Las Gaviotas’ y que, según la partida de Registros Públicos Nº 21087674, le pertenece a la empresa Inversiones Tenerife SAC, de Javier Musiris.

Los campesinos de Asia, sin embargo, alegan que la playa es de ellos y que fue vendida irregularmente a Tenerife a un dólar el metro cuadrado. Ese día, 50 comuneros estaban decididos a recuperar ‘Las Palmeras’ por la fuerza. Contaban para ello con el generoso apoyo de un numeroso grupo de matones dirigido por un capitán del Ejército (r), Juan Vera Arana. La Policía descubrió que este personaje es el jefe de seguridad de la Minera San Simón S.A., de propiedad de Manuel Sánchez Paredes (65) y de su hijo Fidel Sánchez Alayo (38), quien es el gerente general de la empresa.

Afortunadamente personal de la comisaría de Asia evitó una gresca frontal con Tenerife, pero los matones de San Simón permanecieron allí. Y no precisamente para broncearse. Un informe reservado de la División de Policía de Cañete, Nº 10-07-VII Diterpol-L/Divipol-C, revela lo siguiente: “La minera San Simón, en una clara y abierta actitud desafiante, ha contratado gente de mal vivir y ha logrado ubicarla en una propiedad privada colindante al terreno en controversia, desde donde vienen aprovisionándose de colchones y demás recursos logísticos para una invasión masiva de la playa que es propiedad de Inversiones Tenerife”.

¿Qué propósitos persigue este grupo familiar? El reporte policial, fechado el 28 de febrero, brinda una hipótesis inquietante: “Resulta razonable establecer que el inusitado interés de la Minera San Simón (propiedad de la familia Sánchez Paredes, vinculada ésta a actividades del tráfico ilícito de drogas) en adquirir lotes de terrenos comprendidos en las 50 hectáreas motivo de la controversia entre comuneros y la empresa Tenerife obedecería a la intención de realizar un lavado de activos, por lo que viene ofreciendo un pago superior al justiprecio de dichos lotes y promoviendo un aparato logístico para la toma de posesión del indicado terreno”.

Fidel Sánchez, el sobrino de Perciles, no es precisamente un corredor de bienes raíces, pero a través de su compañía ha comprado ya varios terrenos entre los kilómetros 102 y 110 de la Panamericana Sur. Un documento secreto de la Dirección de Inteligencia del Ministerio del Interior, Nº 55-TP-18/20 y fechado el 27 de febrero, apunta lo siguiente: “Esta familia (los Sánchez Paredes) ha adquirido terrenos en Los Ángeles, distrito de Quilmaná, y otras playas en Asia. También han realizado pagos a comuneros por la venta de tierras con el compromiso que éstos les vendan sus lotes de un área de 600 metros cuadrados cada uno. Se presume que de esta manera se estarían dedicando al lavado de dinero”.

¿Planean construir su propio bulevar? Versiones de los propios comuneros indican que Minera San Simón ofrece hasta US$ 9,000 dólares por parcela. Y allí no hay puntada sin hilo. (Américo Zambrano)

Búsqueda | Mensaje | Revista