domingo 21 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1966

08/Mar/2007
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre Derechos HumanosVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Jaime Bedoya
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Nicholas Asheshov
Sólo para usuarios suscritos Cherman
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Deportes Triunfo peruano en sub 17 ilumina futuro futbolístico.

El Abrazo Soñado

1966-futbol-1-c.jpg

El día 8 la sub 17 peruana choca con Chile en Ambato. Que se repita el festejo.

Para pellizcarse la cara: Perú le ganó 2-1 a Brasil en el inicio del sudamericano sub-17, clasificatorio al Mundial de Corea Del Sur. Un triunfo oficial frente a la auriverde luego de 27 años. Alentador porque parecía que el futbolista peruano ya no come, se lesiona cuando trota, la pelota le quema y juega a cámara lenta; porque parecía que surge un Jefferson Farfán cada 20 años.

Estos chiquillos no destacan por su contextura física pero pusieron lo que hay que poner cuando las falencias chorrean como ríos. Sobre todo en la fortaleza mental. Y asomó esa picardía que ya no suena a patrimonio de aquí, cuando el delantero Reimond Manco, de Alianza Lima, mandó a comprar pan a los cariocas y jugó como si fuera Messi o el “Kun” Agüero. Sólo que Manco es peruano, aunque los ‘venecos’ casi lo apropian porque sus padres radican en la llanura.

En las tragedias griegas, el lugar de origen determina a las personas. Ojalá estos chicos reviertan eso. Con pasar a segunda ronda, ante tanta decepción pelotera, ya merecerían ovación.

Búsqueda | Mensaje | Revista