sábado 17 de noviembre de 2018
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1966

08/Mar/2007
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre Derechos HumanosVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Jaime Bedoya
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Nicholas Asheshov
Sólo para usuarios suscritos Cherman
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Deportes El Tai Chi y sus beneficios terapuéticos de 1200 años de antigüedad. Gentil antídoto al stress.

La Danza Interior

5 imágenes disponibles FOTOS 

1966-taichi-1-c.jpg

Alumna María Clara en madrugadora sesión con Sifu Saldomando. Del Tai Chi al trabajo.

El stress es el nuevo cáncer. Su nefasta ubicuidad viene de la mano con un mal entendido progreso como ansiosa acumulación de bienes materiales y/o la angustia de no tenerlos. Irónicamente, uno de sus mejores remedios tiene casi 1200 años de antiguedad. Es parte de la Medicina China Tradicional y se llama Tai Chi: movimiento de energía a través de los puños, en una de sus múltiples acepciones.

La medicina china plantea la existencia del Chi, energía vital que debe fluir armónicamente a través del organismo. El Tai Chi cultiva, administra y perfecciona este tránsito, despojando al practicante de bloqueos que hacen denso el vivir. Esto occidente lo ha descubierto (y corroborado científicamente) recién hace 25 años.

Sus aparentemente inocuos y gentiles movimientos, comparados con acariciar el aire o danzar bajo el agua, tienen una aplicación marcial. Por eso se le considera como un kung fu interno: dado el caso, la aparente suavidad puede hacer volar a un agresor.

El Sifu (maestro) Luis Saldomando tiene más de 30 años de experiencia en artes marciales, externas e internas. El ofrece a sus alumnos el Tai Chi Metafísico, variante que va más allá de la saludable práctica masiva en parques, pues se focaliza en un bienestar mental, físico y espiritual. Una limpieza completa del sistema nervioso central. “Al poco tiempo de práctica la vida se ve con mayor claridad. Esto gracias a que por dentro se oxigenan sangre y órganos, alargándose músculos y afinando el equilibrio. Por fuera, se activa un filtro personal ante personas y entornos densos. Se evita todo aquello que aleja de la armonía”. Pero no se trata esta de secta alguna. Su carácter es ecuménico y su práctica no requiere mayor equipamiento ni tiene límite de edad. Su principio holístico, reparar la separación mente/cuerpo occidental (lo que explica que en los gimnasios haya gente corriendo en fajas inmóviles viendo masoquistamente CNN), obliga a una humildad inicial que ante todo uno es y será siempre un aprendiz en la vida. Y cuando el discípulo está listo es que aparece el maestro.

Danza en Práctica

1966-taichi-7-c.jpg

Caligrafía china para Palma de Hierro.


El Chi Qong tiene una aplicación marcial. Esta supone el fortalecimiento extremo, por ejemplo, de la palma, captadora de energía y –al mismo tiempo– arma letal. El Sifu (der) golpea una almohadilla que tiene piedras en su interior. Además de maestro en artes marciales Saldomando es graduado de Educación Física en La Cantuta. Contacto: www.honkind.com o en centrodeartesmarciales@speedy.com.pe

Búsqueda | Mensaje | Revista