sábado 20 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1964

22/Feb/2007
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre NacionalVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Sólo para usuarios suscritos Tecno Vida
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos José B. Adolph
Sólo para usuarios suscritos Cherman
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Política Ica clama por agua, pero Huancavelica amenaza con cerrarle el caño. Barrido satelital al corazón de la trifulca.

Las Riñas De Nazca

6 imágenes disponibles FOTOS 

1964-ica-1-c.jpg

El reservorio de Choclococha enfocado desde Google Earth.

El emporio agroexportador iqueño empieza a topar con una dramática barrera: la falta de agua. “En Villacurí, Lanchas, Los Aquijes y Pueblo Nuevo hay pozos que se están secando, y agricultores que están sufriendo mucho”, confirmó Fernando Cillóniz, agricultor iqueño y presidente de la Asociación Civil Información Para la Acción y voz cantante de Quién Gana, Quién Pierde en las ondas de RPP.

Desde las áridas llanuras de Ica, las miradas se alzan al cielo, en dirección a las alturas de Huancavelica. El punto focal es el reservorio de Choclococha en la puna, que desde hace medio siglo es la única provisión de agua extra del lánguido río Ica.

Pero el flamante presidente de la Región Huancavelica, Federico Salas, ha amenazado con cerrar el caño a Ica si no paga algún tipo de recompensa por el uso de sus recursos hídricos.

“Ya no es época de caballazos”, retrucó con contenida indignación el presidente de la Región Ica, Rómulo Triveño.

1964-ica-4-c.jpg

Cuenca del río Ica. Entre Pisco y Nazca hay unas 100,000 hectáreas de cultivos. En época de estiaje dependen de la napa freática.

Ica viene reclamando al Ejecutivo con creciente insistencia la construcción del Proyecto Pampas, el cual duplicaría la capacidad de embalse del reservorio de Choclococha con aguas del río Pampas, en Huancavelica.

“Con Pampas se aseguraría 10 m3/segundo del río Ica a lo largo de un año normal”, explica Cillóniz. El experto estima el costo de la obra en US$ 40 millones. El boom agroexportador acentúa la urgencia.

Ica cuenta con unas 100,000 hectáreas de cultivos, de las cuales 20,000 están dedicadas a la producción de espárragos, uvas, páprika y otros productos de exportación. Hay mucho de riego tecnificado, pero gota a gota el agua se agota.

“El consumo de agua se ha duplicado en Ica en los últimos 20 años”, describe Cillóniz.

Según estudios hidrológicos del INRENA, sólo el valle Ica requiere de 570 millones de metros cúbicos por año (MMC) de agua anuales, pero la oferta promedio no supera los 500 MMC, y en años de sequía, apenas 313 MMC.

Aun en un año de buenas lluvias como el presente, en los próximos meses la producción agraria iqueña dependerá del agua bombeada de la napa freática para sortear el periodo de estío. Sin embargo, los pozos secos en Villacurí y otros pagos, y la salinización, son claras evidencias de la sobreexplotación del acuífero que inquietan a los agricultores.

En cambio, el Proyecto Pampas permitiría un manejo sustentable del acuífero, afirma Cillóniz. El empresario minero Alberto Benavides de la Quintana, factótum de Minas Buenaventura, tiene una idea aún más ambiciosa: aprovechar las aguas del río Pampas para generar 1,000 MW de potencia a través de tres hidroeléctricas sucesivas. Pero eso es ya otro cantar.

El miércoles 14, Triveño y Salas fueron convocados por el Primer Ministro Jorge del Castillo a su despacho para bucear por una solución. Pero no se llegó a ningún acuerdo. “El Proyecto Pampas no compromete el abastecimiento hídrico de Huancavelica. Eso es falso”, asegura Cillóniz. “Pero sí me parece justo que Ica pague una retribución a Huancavelica por el agua: con la construcción de carreteras, programas de reforestación o vía la aplicación de un canon similar al minero o energético”. El viejo debate sobre el costo del agua aflora bajo la tensa mesa de negociaciones.

Búsqueda | Mensaje | Revista