jueves 18 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1953

30/Nov/2006
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre EntrevistasVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre MineríaVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Acceso libre Gustavo GorritiVER
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos José B. Adolph
Suplementos
Sólo para usuarios suscritos CADE 2006
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Medio Ambiente Lo que le espera al alcalde electo de La Victoria, Alberto Sánchez Aicorbe.

BASURA Al Por Mayor

3 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

1953-lavictoria-1-c.jpg

La tristemente célebre calle San Pablo. Los vecinos le llaman calle Los Lamentos. Alberto Sánchez Aizcorbe, 65, es arquitecto y urbanista. “Con 10 compactadoras, en dos turnos, limpiaré La Victoria en 90 días”, prometió.

De pie en la inmunda calle San Pablo de La Victoria, el corazón de La Parada, el reloj, la billetera, el celular, los anteojos y el saco de gamuza de Alberto Sánchez Aizcorbe eran un boccata di cardinale.

Al derredor un río humano de cargadores trasladaba pesados costales con productos agrícolas. Trotaban en medio de la basura, cargando y descargando camiones parqueados en las inmediaciones.

En la calle San Pablo, al pie del cerro San Cosme, toneladas de basura se acumulaban formando una montaña recostada contra el muro perimétrico del Mercado Mayorista de Lima. A una escasa cuadra de distancia se fileteaba pescado como si nada.

En medio de la inmundicia se desayunaba, se meaba y un borracho dormía la cruda mona, mientras una perra vagabunda escarbaba en el basural. Pronto los camiones partirán con su mercadería rumbo a otros centros de abasto en la capital.

“La Parada abastece de alimentos al 70% de la capital, pero es un foco de ratas”, exclamó Sánchez Aizcorbe.

Sánchez Aizcorbe, de Unidad Nacional (UN), ganó las elecciones del 19 de noviembre en La Victoria con 33% de los votos, y en contra del pronóstico de las encuestas derrotó al negro José Luis Risco, candidato del APRA.

Sánchez Aizcorbe prometió durante la campaña limpiar el distrito en 90 días. El último domingo pre-electoral recorrió las calles de La Victoria a la cabeza de diez compactadoras de basura. El mensaje caló hondo. Ahora Sánchez, como le llaman los victorianos, tiene que cumplir.

No hay tiempo que perder

El viernes 25, la Municipalidad de Lima Metropolitana le prestó un bulldozer y cuatro compactadoras para realizar un primer operativo de limpieza. Sánchez Aizcorbe recién asume el mandato el 1 de enero, pero sabe que no hay tiempo que perder.

La Parada comercializa 1,2 millones de toneladas de alimentos al año. Unos 6,000 camiones de todos los tamaños y condiciones se congregan alrededor del mercado como moscas todos los días.

“Hace 12 días que la Municipalidad de La Victoria no recoge la basura aquí”, explica Luis Baca, gerente de la Empresa Municipal de Mercados –administradora de La Parada– también presente durante el operativo.

En cambio, el actual alcalde de La Victoria, Alejandro Bazán Gonzales (UN), no era habido. “Ayer lo busqué para que limpie, pero me informaron que estaba de viaje. ¿Dónde? ¿En Sebastopol o la luna?”, piteó.

Bazán abandona el cargo dejando las arcas municipales desfondadas, y las calles de La Victoria regadas de basura.

Foco Infeccioso

“Lima es una de las ciudades con mayor incidencia de diarrea, y toda la lista de enfermedades gastrointestinales –tifoidea, amebiasis, shigelas y bacilos coli– del mundo”, graficó el Dr. Uriel García, epidemiólogo y ex ministro de Salud.

En La Victoria, según el Dr. Sixto Sánchez, director de Epidemiología de Lima del Ministerio de Salud (MINSA), la incidencia de enfermedades respiratorias y diarreicas es hasta tres veces mayor que en el resto de la capital.

El Dr. Luis Suárez, director Nacional de Epidemiología del MINSA, alertó a CARETAS sobre un potencial rebrote de cólera. Con El Niño de 1992, el cólera se propagó en el país como reguero de pólvora, infectando a centenares de miles de personas. La epidemia pudo ser controlada recién en 1994. En 1998, con El Niño de ese año, reapareció. “Un incremento en la temperatura podría gatillar un nuevo episodio”, advirtió.

Enfermedades producidas por parásitos en ratas, perros vagabundos, y transmitidas alrededor por las moscas, como la leptoscirosis, hidatidosis o la cisticercosis –la infame solitaria– han empezado a reaparecer en Lima, informó Suárez.

“El día que desaparezcan los focos de contagio del agua, desagües y la basura, el número de peruanos en los hospitales va a bajar notablemente”, aseguró el Dr. García.

El alcalde electo Sánchez Aizcorbe dice que con diez compactadoras, dos turnos diarios, limpiará el distrito. “En La Victoria se generan 270 toneladas diarias de basura, pero no se recogen ni 60”, explica. Que su antecesor, Bazán Gonzáles (no olvidar), sea médico es una cruel ironía.

“En una vida en San Cosme, no he visto alcalde que bote la basura”, dijo Betty Valenzuela, 50, vecina de San Cosme que se plegó entusiasta al operativo de limpieza. “Dios nos ha escuchado”, dijo. Cerca, un comensal resignado en el basural, masculló: “Esto no es La Parada. Es La Cagada”. (Marco Zileri)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista