miércoles 17 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1943

21/Set/2006
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre ActualidadVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Justicia
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Cherman
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Cultural Centro cultural fue incendiado por vándalos que pretendían desalojarlo.

Se Quemó el Averno

2 imágenes disponibles FOTOS 

1943-averno-1-c

Delincuentes destruyeron varias piezas artísticas. Cristo Antitaurino se salvó de milagro.

No, no se trataba de una performance. Aunque los vecinos de la segunda cuadra del jirón Quilca pudieron haber confundido el humo y los gritos que salían del Averno con una obra conceptual de los artistas que allí trabajan. Tampoco se trataba de una instalación. Ese 6 de setiembre el fuego no era una alegoría de la violencia enmarcada en una obra de arte contemporáneo, sino el penoso resultado del litigio entre los dirigentes del conocido centro cultural y los dueños de la propiedad que desde hace nueve años alquilan para difundir sus inquietudes creativas.

Todo empezó en los primeros días de agosto, cuando Marco Gonzales Puppo, uno de los dueños del terreno, se acercó a Jorge Acosta, director de la mencionada institución, para pedirle que se retire de su propiedad. La respuesta de Acosta, en carta notarial, fue la siguiente: “No deseando entrar en controversias judiciales, me comprometo a desocupar el inmueble el último día del mes de diciembre”. Gonzales, quien al parecer desea construir un centro comercial en el terreno, respondió, según versión de Acosta, de esta manera: “Los quiero en la calle en cuatro días. Si no se van por las buenas, se van por las malas”.

Entonces se produjo el incendio. Luego de forzar la puerta de la abandonada bodega colindante, un grupo de delincuentes ingresó al Averno para, aunque suene tautológico, prenderle fuego; sólo la rápida actuación de tres compañias de bomberos logró evitar el desastre. Cuatro días después los sujetos regresaron; en esta ocasión, los guardianes del centro cultural fueron reducidos, golpeados y amenazados por los vándalos. Afortunadamente la llegada de la policía obligó a huir a los matones.

Ahora en el Averno se viven tiempos de vigilia: amigos y simpatizantes se turnan para resguardar el local, aunque todos son conscientes que tarde o temprano tendrán que dejarlo. Con la clausura del centro cultural se cerrará uno de los capítulos más viscerales, rabiosos y –por qué no– entrañables de la historia del centro de Lima. Sólo queda esperar. (Francisco Melgar)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente

Ver más en Cultural
Palo Santo
Se Quemó el Averno

Búsqueda | Mensaje | Revista