martes 16 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1921

20/Abr/2006
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre Elecciones 2006VER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Gustavo Gorriti
Sólo para usuarios suscritos Jaime Bedoya
Sólo para usuarios suscritos José B. Adolph
Suplementos
Sólo para usuarios suscritos Aviación Aerocomercial
Acceso libre Gran BretañaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Vida Moderna Perú, anfitrión y campeón de la II Copa del Pacífico de Automodelismo.

Fórmula Mínima

4 imágenes disponibles FOTOS 

1921-control-1-c.jpg

Campeón César Navarro y rugiente número 6.

Adrenalina en los pits. Mientras la mayoría de bólidos en miniatura se devora las sinuosidades del circuito de competencia, algunos tienen que detenerse a recargar combustible o hacer algún ajuste técnico de último segundo. Todo depende del mecánico en esos instantes; en sus manos el auto chilla, parece querer saltar a la pista otra vez, es una máquina caliente que hay que manipular con guantes. Unos metros más arriba, en un altillo que permite ver con comodidad toda la ruta, están los pilotos, concentrados en el recorrido unos, esperando a sus mecánicos otros. O gritándoles por no apurarse lo suficiente o no dar con el problema. Los mecánicos no se quedan atrás y también les gritan a sus pilotos por no manejar bien –son frecuentes los choques–. Uno que se ha vestido como guardabosques, sombrero vaquero incluido, le lanza al suyo un “¡tranquilízate, hombre, tranquilízateee!” en total estado de histeria, luego de que el auto abandona los pits a toda velocidad y rebota violentamente contra un sardinel. Otros salen volando estilo tirabuzón, dan vueltas en campana, se vuelcan, accidentes que en tamaño real serían una tragedia. Aunque el día de la final, domingo 16, una ambulancia tuvo que intervenir luego de que un carro saliera disparado por los aires y fuera a dar a la cara de un mecánico. Herida en el pómulo. Y luego dicen que este deporte no es peligroso.

A pesar de que los ecuatorianos sorprendieron con sus llantas especialmente adherentes, no pudieron ganar en la final. El único representante de Chile ya había sido eliminado antes. Los peruanos se impusieron en su pista, adueñándose de los tres primeros lugares. Cuestión de velocidad. (G. Silva)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista