sábado 24 de junio de 2017
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1909

26/Ene/2006
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre Elecciones 2006VER
Acceso libre Opinión VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Tauromaquia
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Iván Thais
Sólo para usuarios suscritos José B. Adolph
Suplementos
Sólo para usuarios suscritos Aeroméxico
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Muro Antiinmigrante

Lima, 14 de enero del 2006

Con la Reforma Migratoria HR4437 de EE.UU., aprobada hace un mes por la Cámara de Representantes norteamericana, y que posiblemente será ratificada en febrero, nos acercamos a uno de los momentos más dramáticos en la historia de la legislación antiinmigrante. Esta reforma convertirá a 12 millones de personas en delincuentes y los privará incluso de trabajo en los 51 Estados de la Unión. También promueve la eliminación de la lotería de visas, la construcción de un muro en la frontera, etc.
Para contrarrestar esta reforma es necesario que nuestro Presidente se adhiera a otros, como los de México, Ecuador y Colombia, para reforzar un frente ante tal amenaza y evitar que la propuesta Kennedy-McCain prospere.
Arnaldo Ruiz Campusano
moviola14@hotmail.com

La Ley de “protección fronteriza, antiterrorismo y control de la inmigración ilegal” establece una serie de medidas que criminaliza a los indocumentados y los despoja de cualquier amparo jurídico. El proyecto ha sido rechazado por el sector empresarial norteamericano, la Iglesia Católica, grupos pro derechos de los inmigrantes, por el presidente Vicente Fox de México y el canciller de República Dominicana. La ley necesita la aprobación del Senado y el presidente Bush para ser aplicada. Si bien resulta algo extraño insistir en la legalidad de los ilegales, el flujo migratorio de países pobres a ricos es de tal naturaleza en el mundo que hay que encararlo en sus varias dimensiones sociales.

Búsqueda | Mensaje | Revista