domingo 9 de diciembre de 2018
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1906

29/Dic/2005
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre 2006 El Año de la TimbaVER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre QuijotesVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Deportes Con 50 años, el Sporting Cristal celebra sus bodas de oro de la misma forma que festejó su nacimiento: campeonando. Aquí un adelanto del libro que Jorge Salazar prepara para celebrar el onomástico de la institución del Rímac.

Cristal: la Copa de Oro

7 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

1906-cristal-1-c.jpg

Cristal campeonó el año de su fundación, y también por sus 50 años. Celebran el back Alberto Rodríguez, uruguayo Sergio Leal y mediocampista argentino Norberto Araujo.

Claro que eran otros tiempos: en el Rímac como en el resto de la ciudad de Lima circulaban los tranvías, y los equipos de Alianza Lima, Universitario de Deportes, Sport Boys y Deportivo Municipal constituían el cuarteto de “grandes” del fútbol peruano. El acta de fundación del Club Sporting Cristal nos remite al 13 de diciembre de 1955 como la fecha de partida de una institución que con el transcurrir del tiempo, y gracias a sus éxitos nacionales e internacionales, se convertirá en modelo referente en la historia del deporte nacional. Particularmente en el universo del fútbol. Al momento de su nacimiento el club será bautizado como Sporting Cristal Backus. Posteriormente, y como una forma de resaltar la independencia del club frente a la empresa cervecera, se suprimió la última palabra.

Rumores y batalla de papel

A partir del año de 1954 los medios de comunicación de entonces empiezan a recoger un rumor que también es especulación: las intenciones de la nueva directiva de la empresa cervecera Backus y Johnston Brewery, de ingresar al mundo del fútbol a través de una posible fusión con el popular cuadro del Rímac, Sporting Tabaco, que en esos momentos padece de una grave crisis financiera. La noticia que llenó de júbilo al viejo barrio de Abajo el Puente, sin embargo, no fue muy bien recibida por los sectores conservadores del periodismo, incluidos algunos miembros de la propia FPF. Cinco décadas después de esas anécdotas, todavía hay quienes recuerdan con cariño las aguerridas y lúcidas notas que en su columna Según el reglamento, del diario La Prensa, escribía el destacado periodista deportivo Benjamín Cisneros Diez Canseco, que veía en el proyecto de la creación del nuevo club el inicio de una verdadera y ejemplar revolución en las canchas de fútbol.

Sobre la vieja, una nueva historia

Probablemente la historia inmensa de nuestra querida institución no se hubiese escrito de no ser por los jóvenes ingenieros estadounidenses que allá por el año de 1879 uniesen esfuerzos y capitales para iniciar una empresa dedicada a la fabricación de cerveza. Jacobo Backus y John Howard Johnston alcanzarían con el transcurrir del tiempo un éxito comercial sin precedentes en el país y que se exteriorizaba en las grandes cotas de popularidad que alcanzaba en todos los sectores de la sociedad peruana la saludable y milenaria bebida.

El tiempo no se detuvo y ya a mediados del siglo XX la vieja empresa fundada por Backus y Johnston se transformó en una poderosa máquina productiva que, de paso, alcanzaba permanentes reconocimientos por la calidad y bajo precio de la cerveza. Y fue por esos años que los accionistas principales de la firma (en su mayoría ingleses) decidieron vender parte de las acciones. Quien recogió el reto de compra fue una empresa nacional, SACUSA (Sociedad Agrícola y Comercial Unión, S.A.) conformada por los hermanos Bentín Mujica y su señora madre. Así las cosas, el 11 de febrero de 1953 la empresa pasó a manos peruanas, nombrándose el primer directorio nacional de la empresa el 8 de abril de 1954. Esos primeros directores, Daniel Olaechea, Ricardo Bentín, George Bertie y Gustavo Aspíllaga, abrirían un nuevo capítulo en la historia del fútbol peruano.

Los novios del fútbol

Para 1954, todavía estaba en boga: las entidades empresariales solían formar un club con el fin de estimular a través de la sociabilidad y las prácticas deportivas, a sus plantillas de empleados y trabajadores. Ese propósito estaba en la mente de la nueva directiva de la Backus; sin embargo las cosas irían mucho más lejos gracias al entusiasmo de una pareja que desde hace mucho tiempo atrás manifestaba abiertamente su pasión por el fútbol, concurriendo semana a semana a las tribunas del Estadio Nacional, que dicho sea de paso, era el único escenario del Perú para la práctica del fútbol profesional.

En efecto, aquella pareja, que no eran otros que Ricardo Bentín Mujica y Esther Grande, eran infaltables personajes a los partidos de fútbol del torneo local, que en aquellos días tenían como protagonistas centrales a los equipos del Alianza Lima, Universitario de Deportes y Deportivo Municipal. También, por supuesto, intervenían otras escuadras como los onces del Sporting Tabaco y el Mariscal Sucre, además de los representativos del puerto del Callao: el Atlético Chalaco y el Sport Boys. Casi como que está demás decir que las simpatías de Ricardo Bentín y Esther Grande reposaban sobre el equipo del Sporting Tabaco en razón de que ese cuadro era el representativo del distrito del Rímac.

El Tabaco, como se le llamaba familiarmente al equipo bajopontino, como ya se dijo, estaba auspiciado por el Estanco del Tabaco que, en esos tiempos, a pesar del eficiente rendimiento del equipo, atravesaba una muy seria crisis financiera. Será a partir de ese hecho, expuesto puntualmente por Bentín al resto del directorio de Backus, que se iniciarán las conversaciones entre las dos empresas. Así las cosas y luego de las negociaciones, satisfactorias para ambas partes, nacerá el 13 de diciembre de 1955 el Club Sporting Cristal, llamado a escribir desde entonces una de las historias más rutilantes al interior del fútbol peruano.

Los retos del Siglo XXI

Transcurrido medio siglo desde el día de la fundación y habiendo contribuido con honor y gloria a diseñar una nueva forma de ver y jugar al fútbol en el Perú, el Sporting Cristal de este nuevo siglo ha decidido enrumbar hacia más altos destinos como una sociedad anónima y gestionarse como una actividad comercial y empresarial de primer orden. Al emprender este camino la institución se convierte en un visible ejemplo de modernización para los otros equipos que militan en el profesionalismo del fútbol peruano. Hoy, nuestro club, transformado en una Sociedad Anónima, permite incentivar a los accionistas para que desarrollen estrategias a largo y mediano plazo. También el club está en condiciones de ser un atractivo para los inversionistas y recibir inyecciones de capital fresco. Y más allá de generar el sentido de propiedad en quienes están a cargo de la institución se está en condiciones de cumplir las metas deportivas más ambiciosas sujetas a un presupuesto, lo que garantiza la continuidad del Sporting Cristal a lo largo de los tiempos. (Jorge Salazar)

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista