sábado 20 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1893

29/Set/2005
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre Elecciones 2006VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Jaime Bedoya
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Actualidad Veintiún días antes del crimen de La Cantuta, ex comandante general EP Nicolás Hermoza brindó todo su apoyo al grupo Colina.

Caso Colina: Audio Acusador

7 imágenes disponibles FOTOS 

1893-colina-11-c.jpg

Ex comandante general del Ejército fue grabado por uno de los agentes del grupo Colina en el comedor del ‘Pentagonito’, en 1992.

CARETAS 1888 adelantó en calidad de primicia la existencia de un audio que registra un discurso inédito del general Nicolás Hermoza Ríos durante un almuerzo ofrecido en honor del grupo Colina, en junio de 1992, siete meses después de la matanza de Barrios Altos, en el ‘Pentagonito’. A continuación, extractos claves de una cinta que
se ha convertido en prueba fundamental de la justicia.

Varios automóviles de lunas polarizadas enrumbaron a toda velocidad por la avenida San Borja Norte hasta llegar al Cuartel General del Ejército, la tarde del sábado 27 de junio de 1992. Discretos, como siempre, los cerca de 30 agentes del grupo Colina ingresaron a los estacionamientos del ‘Pentagonito’ y subieron por el ascensor directo hasta el comedor, ubicado en el sexto piso.

En el comedor se encontraban el general Nicolás Hermoza Ríos, entonces comandante general del Ejército; el general Alberto Pinto Cárdenas, ex jefe de la Dirección de Inteligencia del Ejército (DINTE), y los invitados de honor, los miembros de Colina, con el mayor Santiago Martin Rivas a la cabeza. Nadie se percató que uno de los agentes, el técnico EP Marco Flores Albán, ‘Maflo’, tenía una grabadora en sus bolsillos.

Diez años después, en el 2002, ‘Maflo’ se acogió a la Colaboración Eficaz y entregó la grabación a la justicia. La transcripción de la cinta está archivada en fojas 28,620, tomo 41, del expediente 28-2001. El pasado viernes 16, durante una de las primeras audiencias del juicio que se sigue al grupo Colina en la Base Naval del Callao, ‘Maflo’ recibió 6 años de cárcel tras confesar los crímenes del escuadrón.

La grabación dura 15 minutos y registra el discurso completo del general Hermoza aquella tarde de invierno. Su voz es inconfundible.

“San Borja, 27 de junio de 1992. Señor general Director de Inteligencia (Pinto Cárdenas), señor coronel (Fernando Rodríguez Zabalbeascoa), señor mayor (Martin Rivas), señor capitán, señores agentes. La primera obligación del Comandante es estar cerca de sus subalternos. La razón de ser y la base de la institución es la tropa. Es por eso que todos nos consideramos soldados.

Estamos viviendo una fase histórica, muy difícil. Hemos estado viviendo durante 11 años una época, primero muy difícil, que la sentíamos nosotros en carne propia. Seguramente ustedes, los más antiguos ligados al análisis de la situación, lo han percibido durante todo este tiempo.

Pero las Fuerzas Armadas, y el Ejército en particular, no vivíamos solos. Estaba (el Ejército) trabajando anónimamente, un trabajo que además de anónimo era incomprendido. Un trabajo que, por los esfuerzos de pacificación que hacía y organizaba, era satanizado.

Cuando yo viajaba a todos los frentes, a todas las zonas de emergencia, a todas las grandes unidades y dialogaba con los oficiales de los frentes y les preguntaba qué se necesitaba para llegar más rápido, para llevar adelante esta guerra, siempre encontraba la misma respuesta: el problema económico. Naturalmente era decisión política y marco legal.

Llegamos a la conclusión con todos los oficiales de que la decisión política era el liderazgo que deberíamos asumir: el político, y asumir el liderazgo de una guerra quiere decir asumir la responsabilidad de la conducción de esta guerra. El marco legal, naturalmente, estaba referido a todo el sacrificio que costaba combatir, morir, luchar para capturar y luego resultar enjuiciado. Y luego ver cómo salían (los terroristas) como una coladera de las cárceles, por jueces o amedrentando o sobornando.

Ahora existe una época, una nueva era. Ahora tenemos un marco legal, ahora tenemos un liderazgo político (1). Acá estamos todos, pero dentro del conjunto de la institución, siempre existe gente anónima que por una parte sufre mucho con los familiares de todos los oficiales, personal de técnicos y suboficiales y de la tropa que sufre mucho no sólo por la pérdida de vidas sino por la misma ausencia.

Otro aspecto anónimo para enfrentar esta guerra son ustedes. Tienen una misión importante y fundamental porque esta guerra es política, por tanto hay que darle un tratamiento político fundamentalmente.

La tropa visible tiene que trabajar con los objetivos estratégicos establecidos fundamentalmente para ganar a la población y para enfrentar a los elementos armados terroristas. Ustedes son la parte no visible de la institución que cumple uno de los objetivos estratégicos de la política de pacificación en el campo militar y es el privilegio que debemos dar a nuestra inteligencia en ese campo”.

Escuadron Fantasma

El general Hermoza reconoce el carácter clandestino de Colina basado en trabajos de inteligencia o “golpes”.

“Cuando uno tiene inteligencia, la tropa visible no puede golpear porque cuando golpea, golpea al pueblo y cuando golpea al pueblo, la esencia de esta guerra, pierde al pueblo, y ésta (la guerra) la gana el que gana al pueblo.

Yo no necesito que nadie me traiga ninguna información con el chisme, porque hay cosas tan importantes ahora que está en prueba la salud de nuestra nación.

Esa tarea, que se puede decir ‘auscultar’ opinión, eso lo hace cualquiera, lo hace mi ayudante, mis asesores. Pero ustedes son elementos valiosos que nos van a permitir ganar esta guerra. Estamos seguros que vamos a ganar.

Conocemos, sin ser optimistas, de qué estamos hablando. Estamos hablando de una guerra sin tiempo, de una guerra dentro de la oscuridad, de una guerra sin frente. Nuestro país se fue quedando porque, buscando un nacionalismo, la subversión iba incubando este proceso del terrorismo que estamos viviendo ahora. Pues ahora ya tenemos claras las cosas.

Comprenden que ustedes tienen una motivación muy grande, como decía el mayor (Santiago) Martin, ustedes son anónimos, pero ustedes están motivados por lo que él ha expresado, por un patriotismo asentado, por una convicción muy firme, por un desprendimiento y un valor a toda prueba (2).

Eso cae no solo en el anonimato sino en la mayor escala de la excelencia de las motivaciones de un hombre. Todos nosotros trabajamos impulsados, empujados por impulsos que se llaman motivaciones, las que nos mueven porque ganamos. Tenemos que ganar, tenemos que vestirnos, tenemos que luchar por nuestra familia, por eso trabajamos, por eso es uno de los impulsos que nos llevan a trabajar.

“Yo los Felicito”

“Todos han dado, creo, todos han estado motivados por las tres motivaciones, pero fundamentalmente por la última motivación trascendental. Trasciende a nosotros mismos, se proyecta hacia el resto y hacia la sociedad. Así lo ha expresado el mayor Martin, y que en ustedes cobra mucha mayor dimensión porque ese servicio lo prestan ustedes a la sociedad, y por la búsqueda de un futuro mejor desterrando el terrorismo, que es el principal problema del Perú en este momento, a costa de sus vidas. Entonces es sumamente meritorio el trabajo anónimo que tienen ustedes, por ser simplemente y porque tiene el mayor nivel de motivación que mueve al hombre para darse al resto.

Bueno, yo los felicito. El Perú está en la búsqueda de un nuevo camino, ya ustedes lo conocen, está de más hablar (ininteligible) pero todos estamos impulsados por el mismo afán, con valor, con mucha dedicación y con honestidad a toda prueba para tratar de enrumbar a nuestro país.

No creo que sea largo el camino que requiere nuestra patria para empezar este despegue. Felizmente contra el terrorismo en el campo que nos compete a nosotros estamos dando pasos muy seguros. Creo que en menos de un año, en los últimos meses, hemos dado pasos firmes y significativos porque si nosotros extirpamos o encerramos (ininteligible) esos líderes de las cúpulas de esos partidos terroristas, pues estaremos pisándoles los talones (3).

Bueno, yo los felicito por haber tenido la ocasión de estar con ustedes, ahora de compartir. Les deseo como siempre éxito en sus funciones, éxito en sus misiones (4).

Sé que este tipo de funciones, por toda esa forma de trabajar sobre todo en este campo cohesionado, unidos, de tal manera que nosotros estamos atentos a todo lo que ustedes hacen y estamos atentos para apoyarlos en todo. No deben tener ustedes ninguna limitación para trasmitir sus necesidades a través de vuestro jefe, el mayor Martin, el capitán, el general de la DINTE, que nosotros estaremos en la obligación de solucionarles los problemas de todos.

Bien señores, con la satisfacción de unirnos y por el éxito que vamos logrando en el camino de la pacificación de nuestro país. ¡Salud!”. (Patricia Caycho)

__________________
1. Martin Rivas le dijo al periodista Umberto Jara, en el 2001, que “Fujimori, Montesinos y Hermoza tomaban las decisiones. No se puede hacer una guerra si no hay decisión política”.

2. Al ser interrogado, Rivas dijo que no asistió a ninguna reunión convocada por Hermoza en 1992.

3. Esta reunión ocurrió siete meses después de la matanza de Barrios Altos y tres días posteriores al asesinato del periodista Pedro Yauri, en Huacho.

4. Veintiún días después del encuentro con Hermoza, el grupo Colina asesinó a 9 estudiantes y un profesor de la Universidad La Cantuta, en julio de 1992.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente

Ver más en Actualidad
Caso Colina: Audio Acusador
Los Juicios de Salomón

Búsqueda | Mensaje | Revista