jueves 18 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1893

29/Set/2005
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre SeguridadVER
Acceso libre Elecciones 2006VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Jaime Bedoya
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Historia La vida del “Alto Perú” a principios del S. XX según el lente de Julio Cordero.

El Chambi Boliviano

6 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

1893-chambi-1-c.jpg

“Luto”, 1905. Setenta y cuatro fotografías de Cordero se podrán ver desde el 5 de octubre en el C. C. de España, Natalio Sánchez 181, Santa Beatriz.

La vida suspendida y fijada sobre un papel en blanco y negro revela una sociedad ajena pero familiar, muestra unos detalles que hablan de otro tiempo sin perder actualidad, y enfatiza la humana necesidad de capturar el mundo con belleza.

Julio Cordero nació en 1879 en la provincia de Pucarani, y aún niño se traslada a La Paz, donde ya joven aprende la técnica y el arte fotográfico en el taller de los hermanos (peruanos) Valdés. Entonces el talento se consolidaría y los ojos se le abrirían hacia nuevas posibilidades: el cambio de siglo significaría un giro radical en su vida, pues se independizaría en 1900 y abriría un estudio que se mantendría en actividad hasta 1961.

Allí haría retratos de respetadas personalidades de la burguesía y aristocracia paceña, pero también a campesinos, putas, militares, delincuentes y mendigos, para no hablar de imágenes captadas en “exteriores”: grupos familiares, colegios, locales ferroviarios, fábricas e iglesias.

Y es que como lo señala María Galindo, curadora boliviana de la muestra, el objetivo de Cordero fue retratar una sociedad compleja. Para ello, además de su oficio fotográfico, se valió de una inteligencia social que le permitió alternar con diferentes círculos, lo que sin duda facilitaba la incursión de su curioso lente. Como ejemplo basta mencionar que se relacionó con el Partido Liberal, lo que le significó convertirse en el fotógrafo oficial de varios gobiernos y de la policía boliviana, de donde incluso se jubiló como el Capitán Cordero.

Entonces, esta muestra de 74 fotos que el año pasado se pudo ver en la Casa América de Madrid, es sólo una parte del inmenso archivo Cordero (5,000 negativos digitalizados y más de 100,000 negativos sin catalogar) que permitirá al público local ver diferentes facetas de quien ha sido catalogado como el Martín Chambi boliviano.

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente
Búsqueda | Mensaje | Revista