jueves 18 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1883

21/Jul/2005
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Sólo para usuarios suscritos Tecno Vida
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Suplementos
Acceso libre HotelesVER
Sólo para usuarios suscritos Tarjetas de Crédito
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Seguridad Testigo que lo acusó se retracta y ciertas pruebas ya han empezado a desaparecer.

La Trama de Polaco

3 imágenes disponibles FOTOS 

1883-polaco-1-c.jpg

“En menos de 15 días estaré libre”, dijo Polaco, cuando fue recluido en el penal de Iquitos la semana pasada. La Policía insiste en que debe ser trasladado a Lima cuanto antes.

La agenda y demás documentos encontrados en la casa de Jorge Chávez Montoya, (a) Polaco (CARETAS 1882), siguen sorprendiendo a los investigadores. El caso es manejado en reserva por la inteligencia policial debido al número de involucrados. El principal es, sin duda, Fernando Zevallos Gonzales.

El acta de registro domiciliario e incautación, obtenida por CARETAS, indica que en el dormitorio del Polaco se halló un documento judicial del 5 de julio del 2005, firmado nada menos que por el fundador de AeroContinente.

Ambos, como se sabe, insisten en negar que se conocen. La semana pasada, Zevallos dijo a la prensa. “(Polaco) no es mi brazo derecho, ni mi lugarteniente. En sus interrogatorios, Polaco repitió la misma canción: “He dicho que no lo conozco”.

Pero las evidencias son claras. Polaco, además, guardaba en su dormitorio otros documentos de singular importancia: seis formatos del Instituto Nacional Penitenciario (INPE) a nombre del testigo contra Zevallos Juan Angulo Tanchiva, a quien han intentado asesinar en la cárcel más de una vez, y seis formatos similares a nombre de Oscar Benites Linares, otro de los testigos contra el ‘Lunarejo’.

La cosa no queda allí. Se encontró también una hoja cuadriculada escrita con tinta negra. Está dirigida a Polaco y dice textualmente: “Aprovecho la presente para pedirle de una manera especial me haga el favor de decirle a nuestro común amigo (‘Sr. Lucas’) a ver si se digna devolverme aquel dinero que yo le hice entrega y ud. sabe para qué fin fue su amigo Herless”. ¿Es Zevallos el ‘Sr. Lucas’?

El remitente no es otro que Herless Díaz Díaz, uno de los hombres fuertes del clan ‘Los Norteños’ recluido en prisión. Fuentes de inteligencia policial comentaron que Díaz Díaz es la pareja sentimental de la testigo Zelideth Castillo, a quien habría presionado para que se retracte de sus declaraciones iniciales contra Zevallos.

Luego de que CARETAS destapara la agenda de Polaco, algunos nombres que allí aparecen han empezado a saltar, como es el caso del mayor retirado Juan Gavidia, el “testigo” que acusa de montesinista al ministro del Interior, Félix Murazzo.

Pero figuran también otros números. Uno le pertenece al secuestrador Jesús Francia Pasque, detenido el pasado 12 de mayo, y otros a narcos y demás maleantes. En la lista aparece también el número de un juez.

Se trata del magistrado César Herrera Casina, titular del 25º Juzgado Penal de Lima. Dicho juez procesó a la banda de Cachique Rivera y ahora ventila una denuncia interpuesta por Fernando Zevallos contra uno de sus acusadores.

Hay mucho en juego esta vez y eso lo saben Polaco y sus amigotes. El domingo 10, un familiar visitó en la cárcel al ‘Gato’, el testigo que sindicó de narco a ‘Polaco’ en Iquitos. Una semana después, mientras era trasladado al penal de Piedras Gordas por seguridad, se retractó y dijo que nunca acusó al ‘Polaco’.

El viernes 15, Polaco logró lo imposible: que lo trasladen a Iquitos, pese a la oposición de los ministros de Justicia y del Interior. Contó con la ayuda del fiscal Iván Quispe, quien se negó a abrirle investigación en Lima, y de la magistrada Pilar Carbonel. Esta jueza acogió el hábeas corpus interpuesto por Polaco para ser enviado a una cárcel de Iquitos.

Las autoridades encargadas del caso están alarmadas porque han empezado a desaparecer pruebas en Iquitos. Algunos policías recuerdan, ahora, que cuando Polaco fue internado en el penal de Maynas dijo sonriendo: “En menos de 15 días estaré libre”. Sonó a broma, pero sin duda no lo era. (Américo Zambrano).

Búsqueda | Mensaje | Revista