jueves 18 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1883

21/Jul/2005
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre PolíticaVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Sólo para usuarios suscritos Tecno Vida
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Suplementos
Acceso libre HotelesVER
Sólo para usuarios suscritos Tarjetas de Crédito
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Internacional El escándalo en Brasil por el origen y el manejo de los fondos partidarios es una llamada de atención para el Perú.

Maleteo de Doble Fondo

4 imágenes disponibles FOTOS 

1883-lula-1-c.jpg

La corrupción jaquea y ocasiona más de una jaqueca al presidente Lula, quien ha tenido que renovar sus cuadros de gobierno y ha llamado al orden a sus partidarios.

Por estos días los brasileños no bailan samba. Más bien les dicen zamba canuta a los corruptos del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) y también a los de la oposición como el diputado Joao Batista Ramos Da Silva, quien la semana pasada fue detenido junto con otras seis personas portando siete maletas repletas de billetes por más de dos millones y medio de dólares.

Antes la policía detuvo al asesor oficialista José Adalberto Vieira da Silva y le decomisó US$ 185 mil que llevaba en un maletín. En ningún caso los detenidos han justificado la legalidad del dinero decomisado. Allá también preocupa la falta de transparencia en el manejo de los fondos económicos de los partidos políticos. Mientras tanto, continúa un desborde de denuncias de corrupción. La mancha de aceite se ha extendido hasta uno de los hijos del mandatario.

El diputado Roberto Jefferson se ha convertido en una pulga en la oreja para el régimen, al que acusa de sobornar a parlamentarios de la oposición a cambio de votos favorables –¿cómo nos parecemos, no?–. José Dirceu, brazo derecho de Lula tuvo que renunciar al cargo de jefe de gabinete. Pese a todo el presidente Lula mantiene su liderazgo y alto índice de aprobación.

Búsqueda | Mensaje | Revista