martes 16 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1871

28/Abr/2005
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Sólo para usuarios suscritos Tecno Vida
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Suplementos
Acceso libre HolandaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Actualidad CARETAS descubre las casas ocultas de Matilde Pinchi Pinchi en Nueva York.

El Huarique de Matilde

9 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

1871-pinchi-A-c.jpg
Antes de ingresar a la sala de audiencias de la Base Naval del Callao, la mañana del pasado viernes 22, Matilde Pinchi Pinchi volvió a darle los últimos retoques a su peinado estilo Farrah Fawcett. Lucía perfecto. Inmediatamente tomó asiento junto a los demás procesados no sin antes saludar a los jueces y al fiscal con cierta elegancia. A Laura Bozzo, quien no le quitaba la vista de encima, le regaló una fría mueca de desprecio.

Era la segunda vez que se veían las caras. El 13 de febrero del 2003, durante una confrontación ante el juez Saúl Peña, ambas casi se agarran a golpes. La conductora de Telemundo le gritó mentirosa y la ‘cajera’ del Doc insistió en que la Bozzo recibió US$ 3 millones del desactivado Servicio de Inteligencia Nacional (SIN).

Afortunadamente, la sangre no llegó al río. El viernes 22, la Pinchi volvió a la carga con declaraciones inéditas sobre Laura Bozzo y Vladimiro Montesinos:

“Vi unas 100 veces a la señora en el SIN. Iba dos veces al día. A veces se quedaba a dormir. El doctor Montesinos luego me decía que cambiara las sábanas porque tenía un olor muy fuerte su perfume”. La conductora soltó una risa burlona.

Técnicamente fue el primer round de una dura batalla. Y una victoria más para Matilde Pinchi, la supercolaboradora eficaz. Pero su suerte podría cambiar esta semana.

De Tarapoto a New York

CARETAS accedió a los archivos de la oficina registral de New Jersey y descubrió dos propiedades de Matilde Pinchi en los Estados Unidos.

Se trata de dos inmuebles ubicados en el 422 y 419 de Newburgh, ciudad de West New York, estado de New Jersey, a orillas del famoso río Hudson.

La ex cajera del Doc adquirió una de las casas el 30 de enero del 2002 en US$ 169,400. Su segunda residencia, al lado, la compró el 26 de setiembre del 2003 a US$ 168,200. En total, pagó US$ 337,000 por las dos, según los documentos oficiales.

Fotografías satelitales también obtenidas por CARETAS demuestran que ambas propiedades están ubicadas en un condominio con piscina. En la ribera de enfrente se alzan desafiantes los rascacielos de Manhattan.

Newburgh se caracteriza por ser una localidad cuya población es mayoritariamente extranjera y de cierta solvencia económica. Es igualmente solicitada por su cercanía al río Hudson. La existencia de estos dos inmuebles explicaría, en parte, el porqué de los continuos viajes de la Pinchi Pinchi a Nueva York.

En los juzgados anticorrupción están archivados más de 10 permisos de viaje que la colaboradora eficaz presentó en los últimos tres años para salir fuera del país.

El destino: Nueva York, lugar a donde acude –según explica en sus escritos– para comprar bisutería que luego vende al por mayor en sus tiendas comerciales de Mesa Redonda. Pero en todo momento señaló que se hospedaría en un hotel.

Desde el 2002 hasta febrero del presente año, según su reporte de la Dirección de Migraciones, realizó 13 viajes a NY.

Fuentes confiables de la Procuraduría ad hoc se mostraron sorprendidos por el hecho de que Matilde Pinchi Pinchi posea dos propiedades en los Estados Unidos, pues alegan que ella no ha declarado dichos bienes ante autoridad judicial alguna.

Si es así, sostuvieron a CARETAS, su condición de colaboradora eficaz se vería seriamente afectada.

Desde inicios del año pasado, la ex cajera del Doc ha presentado recursos y solicitudes para ampliar el plazo de cancelación de la reparación civil que le adeuda al Estado. La fecha límite era en febrero, pero le dieron más tiempo para pagar porque alegó problemas de solvencia.

Como parte del Acuerdo de Colaboración Eficaz, se estableció que tendría que abonar US$ 1 millón a la justicia, pero fuentes de la Procuraduría señalan que hasta el momento no ha cancelado ni la tercera parte. Asegura que no tiene dinero.

El año pasado, se vio en la necesidad de entregar al Poder Judicial su casa de Rodín, en San Borja, la de Lomas del Mar, Cerro Azul, y uno de sus autos como parte del pago. Según personas allegadas a la supercolaboradora, ahora vive en un pequeño departamento ubicado en Surco.

El régimen de Colaboración Eficaz ha sido una de las principales herramientas del sistema anticorrupción peruano. Gracias a él se han obtenido confesiones valiosas que han permitido desentrañar parte del accionar delictivo de la llamada red montesinista. Lo dicho por Pinchi en muchos casos fue vital.

Las mismas fuentes de la Procuraduría precisaron a CARETAS que en el caso de comprobarse alguna irregularidad en la adquisición de los departamentos de Newburgh, no se verán afectados los otros casos donde colaboró la Pinchi Pinchi.

Round Dos, la Pelea

El viernes 29 podría armarse un culebrón en la Base Naval del Callao. Si la semana pasada le tocó a Laura Bozzo permanecer sentada y en silencio durante toda la audiencia en la Base Naval del Callao, esta vez ocurrirá todo lo contrario. El tan esperado careo entre ella y Matilde Pinchi Pinchi ocurrirá así llueve o truene, según fuentes judiciales. En primera fila permanecerá el siempre silente Vladimiro Montesinos que, con su rictus indescifrable, observará cómo su “Pollito” (la Pinchi) y la Bozzo se sacan los trapitos en vivo y en directo.

En entrevista concedida a CARETAS esta semana, Laura Bozzo adelantó parte de la estrategia que utilizará contra su ‘archienemiga’ y volvió a declararse inocente.

–Matilde Pinchi Pinchi parece haber preparado un arsenal contra usted.
–Ella muestra todo el odio que siente por mí. Pero quiero aclarar que nunca tuve una relación de pareja con el señor Montesinos. Que haya estado enamorada no significa, como dije, que el señor me haya dado bola. Era como un flirteo, un coqueteo. No había una relación formal. Jamás he dejado de ir a dormir con mis hijas. Me parece muy bajo caer en ese tipo de discusiones.

–Ella sostiene que usted ingresó al SIN más de 100 veces...
–Eso es falso. Yo fui menos de veinte veces. Siempre entré al SIN por la puerta principal porque no iba a cometer delito sino a ver una persona que me gustaba y era mi amigo. Me imagino que ella se debió sentir horrible cuando la obligaban a salir por la puerta trasera. Cuando habló lo de las sábanas reí, pero me dolió porque tengo hijas adolescentes. No hay derecho de que me tire barro de esa manera.

–Su confesión de que estuvo “obsesionada” por el Doc extrañó a muchos.
–Es la verdad. Me sentí impresionada por él. Estaba embobada. Una de las cosas ciertas que dijo José Francisco Crousillat fue: “Laura parece una quinceañera”. Puede ser locura temporal, producto de la edad, no sé. Él me daba pena porque me decía que todo el día trabajaba, que estaba preocupado por las hijas...

–¿Qué hacían cuando se veían?
–Nos hemos matado de risa, bailábamos. Hemos hablado de su vida, de su hijita.

–¿No le importaba lo que pudieran pensar sus familiares?
–Pero si le he mandado besitos por televisión. ¿Has visto a aquellos dueños de los canales que recibían dinero mandándole besitos? Se escondían. Nunca me voy a olvidar que en mi cumpleaños le mandé un besito por televisión y José Francisco Crousillat se cayó por las escaleras dando de gritos: “¡Qué te pasa! ¡Estás loca!”. Y pregunté: “¿Cuál es el problema?”. No tenía nada que esconder.

–¿Cuándo se desencantó del Doc?
–En el verano del 2000, Matilde Pinchi me hizo una llamada telefónica y me insultó. Se hizo pasar por la esposa de Montesinos. Me dijo que era una sinvergüenza, porque le mandaba chocolatitos, cartitas, discos, música. Dijo que me alejara.

–¿Usted que contestó?
–Primero, que no creía que estaba hablando con la esposa del señor Montesinos porque sabía que estaban medio separados y que era una señora de cierto nivel. Entonces pensé: “¿Qué raro?”. Agarré mi carro y me fui a la casa de José Francisco Crousillat y le conté todo. Llamó y habló con los secretarios Ramos y Ruiz. Se armó un escándalo. A partir de ese verano no volví más al SIN.

–Matilde Pinchi insiste en que usted recibió dinero del SIN.
–¿Cómo puedes explicar que primero ella no recuerda ninguna entrega de dinero hacia mi persona, luego habla de 50,000 dólares, y después dice que recibí la plata a principios del 1999, cuando conocí a Montesinos. Quiero aclararlo bien: nunca, lo juro por la vida de mis hijas, he obtenido dinero de Montesinos. Nunca.

–¿La odia?, ¿cómo la enfrentará este viernes 29?
–Voy a decirle sus verdades. Estudié derecho y me enseñaron que no vale lo que uno dice, sino lo que uno prueba. Después de tres años no estamos para decir: “Hay indicios”. No, señor procurador. Está hablando de un ser humano a quien han perjudicado de manera terrible. Reto a Matilde Pinchi, al mundo entero, que me saque una prueba contundente. A todos los intelectuales que se rasgan las vestiduras y nunca sintonizaron con el pueblo, los reto también. Y si me sacan una prueba, me voy directo a la cárcel. Pero dejen de joder, por favor. ¡Dejen de joder! (Patricia Caycho).

 


anterior

enviar

imprimir

siguiente

Artículos relacionados:
Pinchi Casa (Caretas 1872)
Búsqueda | Mensaje | Revista