domingo 21 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1871

28/Abr/2005
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Sólo para usuarios suscritos Tecno Vida
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Suplementos
Acceso libre HolandaVER
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Política César Nakazaki asume agresiva defensa de Alberto Fujimori, pero no revela el paradero japonés del fugitivo ex Mandatario.

Perdido en Tokio

3 imágenes disponibles FOTOS  PDF 

1871-fujimori-2-c.jpg

No entona el ritmo del Chino sino la cantata de la vulneración del derecho a la legítima defensa. César Nakazaki dispuesto a dar batalla.

El ex presidente Alberto Fujimori ha nombrado abogado pero todavía no puede estrenarlo. Hasta el momento la Sala Penal Especial de la Corte Suprema ha rechazado la acreditación del estudio Souza & Nakazaki en diez de los 20 procesos seguidos contra el fugitivo Fujimori.

La Sala sostiene que los abogados no han cumplido con los requisitos establecidos en los artículos 72 y 80 del Código Procesal Civil que piden, entre otras cosas, la dirección del acusado donde remitir las notificaciones y apercibimientos de Ley.

Pero Fujimori no quiere revelar su paredero en Japón.

Su flamante defensor, César Nakazaki, cabeza del equipo de siete abogados dedicados a la defensa de Fujimori, argumenta que ese requisito sólo es exigible en procesos civiles, pero los que se le sigue al ex mandatario son de carácter penal. “Es absurdo que digan que no puede tener abogado por no haber notificado domicilio. Entonces, ¿quienes están prófugos no tienen derecho a la defensa?”.

Nakazaki debe saber de qué habla. El letrado también ejerce la defensa del broadcaster Ernesto Schütz, quien en efecto ha resultado más escurridizo que una merluza.

Han pasado casi cinco años desde que Fujimori empacó maletas y enrumbó hacia el imperio del sol naciente. Pero, ¿por qué Fujimori ha decidido finalmente ejercer su defensa en las cortes peruanas?

“El presidente Fujimori sufrió una avalancha durante todos estos años y recién se ha recuperado personal y familiarmente”, explicó Nakazaki.

El 25 de marzo último, Nakazaki viajó a Japón en compañía de su socio Rolando Souza y el regidor de Pueblo Libre Manuel Miyagusuku (CARETAS 1870). La estrategia de defensa del ex mandatario se definió ahí, en sesiones diarias que usualmente se prolongaron hasta avanzadas horas de la noche con Fujimori. Según Nakazaki, el objetivo es allanar el camino legal para el retorno del Chino antes de octubre próximo.

Espinoso Caso Hermoza

César Nakazaki tiene una sólida reputación como abogado penalista. Nació, creció y ejerció en Chiclayo. Ahí es recordado como un abogado minucioso. Entonces tuvo entre sus patrocinados a algunos acusados por terrorismo.

Pero su cartera de clientes es hoy notablemente distinta. Nakazaki es el abogado estrella de muchos de los principales implicados en la red de corrupción del fujimorato: Ernesto Schütz, los hermanos Winter, Nicolás de Bari Hermoza Ríos, José Villanueva Ruesta, Carlos Boloña, Alberto Kouri, etc, etc.

La defensa de Fujimori es muy agresiva. Se plantea la nulidad de los procesos seguidos en contra de Fujimori, pues al ex presidente no se le permitió ni aseguró el derecho a la defensa, afirma. Tampoco sería válida la inhabilitación impuesta por el Congreso en noviembre del 2000.

Aún así, Fujimori confronta graves cargos. “Básicamente trabajamos dos grandes acusaciones: la violación de los Derechos Humanos y las transferencias de fondos públicos a la caja que administraba Vladimiro Montesinos Torres”, precisó.

Fujimori ha sido denunciado por homicidio calificado en el caso que se le sigue al escuadrón paramilitar de la muerte, el grupo Colina, autor de las masacres de La Cantuta y Barrios Altos, entre otras.

De hecho, uno de los testimonios más comprometedores en contra del ex mandatario es el de su propio ex Comandante General de las Fuerzas Armadas, Nicolás Hermoza Ríos.

En diciembre del 2002 CARETAS 1750 reveló que el general había declarado ante la justicia el 19 de setiembre del 2001 lo siguiente: “Inmediatamente después de los acontecimientos de la Universidad La Cantuta, Montesinos informó al declarante (Hermoza) que un grupo de miembros del Ejército había realizado una operación especial cuyo resultado había excedido las órdenes recibidas, esto es que habían ingresado a la universidad mencionada, deteniendo a un grupo de estudiantes a quienes asesinaron(...) Montesinos le indicó expresamente que el presidente Fujimori ya tenía conocimiento de los hechos...”.

En CARETAS 1780 se publicó un fascímil de la declaración incluida en el expediente Nº 19-2001. En ninguna de las dos oportunidades Nakazaki ni Hermoza Ríos negaron la veracidad de dichas declaraciones.

En ningún momento el general ha tenido un dicho incriminatorio que permita sostener una acusación contra Fujimori por algún cargo de homicidio”, asegura Nakasaki. Sorpresa: el letrado también es abogado de Hermoza Ríos. (Patricia Caycho)

Búsqueda | Mensaje | Revista