sábado 16 de diciembre de 2017
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1869

14/Abr/2005
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Jaime Bedoya
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Suplementos
Sólo para usuarios suscritos SALUD: Sedentarismo
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

La Maldición de los Grimaldi

3 imágenes disponibles FOTOS 

1869_e&e_11_1_c

La Familia Grimaldi en 1997. Aparecen, en la primera fila de izquierda a derecha, Stephania, Alberto, Rainiero y Carolina.

La familia Grimaldi, soberana del Principado de Mónaco, ha sido duramente golpeada con tragedias y escándalos. El pasado 6 de abril, tras un mes de convalecencia y 81 años de vida, murió el príncipe Rainiero. Se instaló en la historia como el monarca más longevo de Europa, con 56 años de reinado, y permanecerá en la memoria de los monegascos como la cabeza de un universo lujoso y exclusivo. Su hijo Alberto, quien ha asumido el poder desde que su padre tuvo que ser internado, está hoy también en el ojo de la tormenta. Sucede que peligra la sucesión al trono, ya que es poco probable que él tenga un hijo que se convierta en heredero. Habría entonces que legislar para que Andrea Casiraghi, hijo de la Princesa Carolina, pueda asumir el puesto. Y de pronto, horas antes de la muerte de Rainiero, Ernst von Hannover, esposo de Carolina, entró en coma por una complicación en el páncreas –presumiblemente causada por bebidas alcohólicas–. Mucho se ha dicho que una maldición pesa sobre los Grimaldi, condenándolos a nunca tener matrimonios duraderos. La muerte de Grace, los divorcios y el accidente que mató al segundo esposo de Carolina en 1990 parecen confirmar el mito. Ojalá el futuro traiga suerte para la sufrida dinastía.

Búsqueda | Mensaje | Revista