martes 16 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1869

14/Abr/2005
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Jaime Bedoya
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Suplementos
Sólo para usuarios suscritos SALUD: Sedentarismo
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Internacional Lo que Juan Pablo II dejó pendiente: A días del cónclave que elegirá a la autoridad vaticana, el tema de la mujer, el celibato y la biotecnología generan debate entre católicos.

Retos del Nuevo Papa

4 imágenes disponibles FOTOS 

1869-conclave-1-c.jpg

El carismático Juan Pablo II fue conservador en temas doctrinales.

El carisma de Juan Pablo II, su versatilidad para utilizar y destacar la importancia de los medios de comunicación en la tarea evangelizadora, así como la apertura de la política exterior vaticana son algunas de las virtudes que le han ganado a Karol Wojtyla un lugar privilegiado tanto en el mundo católico como en el no católico, por lo que su nombre lleva ya el apelativo de ‘Magno’ o ‘Grande’, y ya se especula que el último récord del fallecido Papa peregrino será su precoz canonización, prevista para octubre. Sin embargo, no son pocas las tareas que el Papa polaco dejó a su sucesor, cargo que se definirá en el cónclave cardenalicio el próximo 18 de abril.

Ordenación de Mujeres

Una de las principales críticas al reinado de Wojtyla fue el aparente doble discurso del Vaticano respecto a los Derechos Humanos, en tanto las mujeres son discriminadas al interior del Estado religioso mismo –totalitario y absolutista–, a la vez que se les margina de la ordenación sacerdotal.

La Iglesia Anglicana estableció desde 1992 la posibilidad de que las mujeres ejerzan el sacerdocio, lo que desde el punto de vista práctico permite compensar la disminución de la vocación religiosa en los varones solteros, uno de los peligros a los que se enfrenta la Iglesia Católica en los próximos años. Las reivindicaciones femeninas tienen ya varias décadas, si no siglos en Occidente, pero el Vaticano sigue siendo un bastión impermeable a este ineludible cambio social.

Prohibición de Anticonceptivos

Las voces progresistas critican duramente que en sus 26 años de pontificado la ortodoxia doctrinal haya satanizado métodos anticonceptivos tan cotidianos como el condón o las píldoras. Esto no ha hecho sino distanciar de la Iglesia a los jóvenes occidentales, cuyas costumbres sexuales distan mucho de las aconsejadas por el clero.

De todas formas, el problema principal sigue estando referido a cómo no celebrar la promiscuidad sin prohibir procedimientos que pueden evitar enfermedades mortales como el Sida, o impedir el aumento demográfico en países en vías de desarrollo. África es un ejemplo, pero el problema es extensible a todo el mundo.

Levantar el Celibato

Aseguran teólogos disidentes al Vaticano como el suizo Hans Küng que Juan Pablo II fue incapaz de regresar a “la gran tradición católica del primer milenio, que no exigía ningún celibato a los sacerdotes”. Las consecuencias de que los curas no puedan casarse termina redundando en los exiguos ordenamientos sacerdotales en el mundo, así como, en su cara más negra, en ciertos casos de pedofilia que han erosionado la imagen de la Iglesia Católica.

Asegura Küng que en poco tiempo aproximadamente dos tercios de las parroquias del mundo no tendrán párroco ordenado ni celebraciones habituales de la eucaristía.

Aceptar la Homosexualidad

La tendencia actual en los países occidentales liberales es considerar a gays y heterosexuales como iguales, por lo que la definición de la homosexualidad como una enfermedad o desviación es cada vez más anacrónica. Los matrimonios de homosexuales, aceptados ya en países tradicionalmente católicos como España (tercer país en aceptarlos luego de Holanda y Bélgica), es una tendencia que será cada vez más extendida.

Biotecnología

El Papa Juan Pablo II, en la encíclica Evangelium Vitae, censura no sólo las técnicas de reproducción artificial, sino también los experimentos científicos que involucren embriones, fetos y células madre.

La clonación y prácticas afines, protagonistas indiscutibles del siglo XXI, debaten su novedad ante la ausencia de respuestas religiosas más complejas que el simple veto. En tal sentido, el cardenal brasileño y candidato papable, Claudio Hummes, ha asegurado que: “Lo que más perplejidad causa hoy son las ciencias que tratan del ser humano como biotecnología, bioética, biología, cuestiones relacionadas con células madre, nacimiento y muerte”. Y aconseja: “La Iglesia tendrá que seguir manteniendo un contacto muy serio con esas ciencias, porque van a exigir respuestas nuevas...”.

Libertades Teológicas

Uno de los principales argumentos para fustigar el conservadurismo de Wojtyla fue la escasa permisividad de lecturas teológicas que consintió. A la vez que impulsaba el crecimiento de movimientos como el Opus Dei u otras congregaciones conservadoras, combatió denodadamente la Teología de la Liberación acuñada por el peruano Gustavo Gutiérrez, así como a otros representantes de la progresía eclesiástica, como el padre Arnulfo Romero. De la misma manera fue evidente el distanciamiento de los jesuitas, una de las órdenes intelectualmente más activas, respecto al Papa polaco.

Búsqueda | Mensaje | Revista