miércoles 17 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1859

03/Feb/2005
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre InternacionalVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos Quino
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Block de Notas
Sólo para usuarios suscritos Iván Thais
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Seguridad El espectacular juicio seguido contra el fundador de AeroContinente, Fernando Zevallos, y otros 11 acusados por narcotráfico, se ha tornado dramático.

Muerte Anunciada

8 imágenes disponibles FOTOS 

1859-zevallos-1-c.jpg

Fernando Zevallos niega estar detrás del crimen de Shushupe.

José María Aguilar Ruiz, Shushupe, cruzó raudo el pasadizo del área administrativa del penal de Pucallpa con un paquete de galletas y una gaseosa helada entre manos: “Este calor mata a cualquiera”, se le oyó decir.

Había unas 15 personas allí la mañana del martes 1, la mayoría abogados. Shushupe lucía sofocado mientras atendía un pequeño quiosco del tópico de la prisión. Pero lucía de buen humor. Lo acompañaba Mayra Alvarado López, su pareja.

En esas estaban, cuando el interno Jaime Grández Pinchi apareció de pronto, silente y frío como siempre. Se detuvo a unos metros de donde estaba Shushupe y lo apuntó directamente con un revólver Taurus, calibre 38. Fue cuestión de segundos.

Grández Pinchi descerrajó tres tiros en él. Una de las balas le perforó el cráneo. Otras dos impactaron en su cuerpo. Eran las 11:28 de la mañana.

José María Aguilar Ruiz, quien en enero del 2003 había sido trasladado al penal de Pucallpa por medidas de seguridad, murió camino al Hospital Regional.

Ese mismo día, Grández Pinchi empezó a hablar ante un fiscal de Coronel Portillo: inicialmente declaró que perpetró el crimen por un arreglo de cuentas entre ambos.

Pero luego se desdijo y admitió que lo mató porque “así me lo pidieron”. Aún no brinda detalles ni nombres, pero las autoridades creen que pronto cantará como charro.

A estas alturas del partido, no cabe duda de que el asesino planificó el crimen por encargo y con una frialdad pocas veces vista. Sus antecedentes lo hunden más.

En julio del 2004 fue recluido en el penal de Pucallpa por homicidio. Se le acusa de ser el sicario contratado para asesinar a la empresaria María Cárdenas Ratto, a quien sus socios deseaban ver muerta a cualquier precio, según las investigaciones policiales. Pero, ¿quién le ordenó ahora matara José María Aguilar Ruiz?

LO QUE DECLARÓ


Las hipótesis parecen llevar a un solo derrotero. Shushupe, ex informante de la Drug Enforcement Administration (DEA), la agencia antidrogas de los Estados Unidos, se había convertido en un testigo clave contra el empresario Fernando Zevallos.

Irrumpió en el mundo del narcotráfico en 1985 y no paró por muchos años. Trabajó para el cartel colombiano de Medellín y el mexicano de Tijuana, entre otros.

Poco después se convirtió en informante de la DEA. Las mafias lo persiguieron y acusaron de soplón. Fue detenido en 1998 y recluido en el penal Sarita Colonia del Callao. Desde la cárcel, brindó información valiosa para la DEA, Dirandro y el SIN.

Recién en diciembre último, un juez lo condenó a siete años de prisión efectiva.

Tras la caída del fujimorato, Shushupe fue contactado por algunos congresistas y brindó su testimonio grabado contra Vladimiro Montesinos Torres. Entre otras cosas, habló sobre las conexiones entre el Doc y el cártel mexicano de Tijuana.

La Policía, sin embargo, prestó más atención a lo que guardaba contra Zevallos.

El narco sostuvo que la desaparecida empresa Tausa, la primera del empresario aerocomercial, fue constituida con dinero del narcotráfico en la década del ’80. Y precisó que en uno de sus aviones se transportó cocaína a Colombia.

En mayo del 2004, la procuradora Sonia Medina lo citó como testigo para el juicio contra Zevallos. Se tenía previsto que fuera interrogado en unas semanas.

En setiembre, información de inteligencia policial dio cuenta del primer plan para asesinarlo. La doctora Sonia Medina pasó la información a Wilfredo Pedraza, jefe del Instituto Nacional Penitenciario (Inpe), quien lo entrevistó en la cárcel.

Shushupe fue aislado y se le redobló la custodia. Pero todo resultaría inútil más adelante. Fuentes policiales siguen hoy una pista importante. Hace cuatro meses, el reo Demetrio Díaz –de quien se dice es allegado a Zevallos– fue trasladado de Lurigancho a Pucallpa. Se investiga su posible participación en el crimen.

EL CASO BENITES

No se trata de un caso aislado, sin duda. La noche del domingo 31, otro testigo clave del caso Zevallos estuvo a punto de perder la vida: Oscar Benites Linares fue atacado por tres reclusos en los baños del penal de Huaraz.

Benites Linares está aislado y se recupera de los golpes que recibió, pero el temor está presente. En cualquier momento la muerte también podría alcanzarlo.

Es la tercera vez que atentan contra su vida, según su abogado Hernán Vera. En noviembre del 2003 fue apuñalado en plena audiencia judicial (CARETAS 1826).

El ex informante de la DEA ha brindado información confiable sobre Fernando Zevallos. “Puedo afirmar que es el jefe, el capo del narcotráfico y no solo yo, sino todo un pueblo lo ha visto traficar al señor Fernando Zevallos”, sostuvo.

Un aspecto importante en los casos Shushupe y Benites es que ambos nunca se retractaron de sus acusaciones originales, como sí ocurrió con otros testigos.

Un equipo especial de inteligencia antidrogas investiga cualquier detalle sobre posibles atentados, pero la tarea es delicada. Jueces, procuradores, testigos y periodistas que investigan el tema han recibido amenazas intimidatorias.

Aunque en muchos casos se pasó del dicho al hecho. El 25 de agosto del 2003, el narco Francisco Paredes Izquieta fue asesinado cuando era trasladado en circunstancias irregulares desde Yanamilla a Castro Castro en Lima. Había pedido declarar contra Luis Dávila Melgarejo y Fernando Zevallos Gonzales.

El 13 de agosto del 2004, un sujeto mató a balazos al sicario Jesús Flores Matías, quien testificó a favor y en contra de Zevallos. La Policía culpó a un ciudadano de origen chino como el autor del crimen, pero se dejaron cabos suelos.

Dos meses después se supo que inteligencia policial descubrió un plan para asesinar a César Angulo Tanchiva, otro testigo importante del caso Zevallos. Pretendían trasladarlo con documentos falsos a un penal de provincias menos seguro.

El jefe del INPE dijo a CARETAS que se ha reforzado la seguridad de Angulo Tanchiva y otros tres testigos claves –entre los que figuran los López Paredes– para evitar que los maten. Ellos están ahora aislados en celdas especiales y con vigilancia puntual. Hasta se preparan sus propios alimentos. Pero así como están las cosas nada les garantiza que se mantendrán a salvo. (Américo Zambrano).

Búsqueda | Mensaje | Revista