sábado 19 de agosto de 2017
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1856

13/Ene/2005
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre EditorialVER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos El Misterio de la Poesía
Sólo para usuarios suscritos Modas
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Piedra de Toque
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Block de Notas
Sólo para usuarios suscritos José B. Adolph
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Un recorrido plástico por la segunda mitad del S. XX de Lima.

Ciudad Fricción

1 imagen disponible FOTOS 

ciudad

Cementerio de automoviles en la mirada de Bill Caro.

Toda ciudad tiene diversos rostros para diversos ojos. Y los artistas no son ajenos a esta sentencia. Ellos, signados por una particular sensibilidad, por un pasado que los acecha y por un presente que los interpela, intentan hacer algo que por obvio muchos desechan: entender.

Por eso para “Lima inhabitada” el curador Manuel Munive ha reunido obra de Víctor Humareda –desde la Quinta Heeren hasta La Parada su paleta cromática creó una Lima paralela y personal– y los grabados de Teresa Burga, donde la memoria se cuela para definir una nueva realidad. Lo mismo sucede con las fachadas, zaguanes, balcones que con pasión de arqueólogo Bill Caro ha ubicado, estudiado y recreado y que luego lo llevaron a los extramuros de la ciudad, donde los cementerios de automóviles y los muladares atraparon su interés.

También estarán presentes las sillas de la playa Agua Dulce de Juan Pastorelli y su viva pasión por el equipamiento tecnológico (de segunda mano) de la ciudad: cableados telefónicos y eléctricos, los medidores de luz, semáforos. La obra de Enrique Polanco y sus colores exaltados y rotundos son el vehículo expresivo de un espíritu sereno, casi oriental, que sin embargo se indigna y cuestiona a personajes políticos, artísticos y varios etecés más. Por eso también estará presente.

Por otro lado, también se podrá observar obras de Piero Quijano donde se impone una nostalgia arquitectónica en representaciones del cine City Hall, el Hotel Crillón y el Puente del Ejército. Algo similar es lo que nos ofrece la exploración que realiza Ignacio Macha con un edificio tugurizado en pleno San Isidro.

Finalmente, y ya con las técnicas derivadas del ejercicio fotográfico Santiago Roose presenta la desarticulación citadina con el collage de negativos, y Philippe Gruenberg y Pablo Hare atrapan la vida invertida que se refugia en las sombras de los edificios deshabitados. Avisado.

Búsqueda | Mensaje | Revista