jueves 18 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1850

25/Nov/2004
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Caretas TV
Sólo para usuarios suscritos Quino
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Luis E. Lama
Sólo para usuarios suscritos Comentario Taurino
Sólo para usuarios suscritos José B. Adolph
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Política La desaprobación de Tuesta Soldevilla y su consecuente renuncia constituyen la primera gran batalla electoral del 2006.

Anfora de Escándalos

3 imágenes disponibles FOTOS 

1850-apol-tuesta1-p.jpg

1985: CARETAS publicó esta foto de Tuesta con su primer libro sobre elecciones. Tenía 30 años de edad.

En cierto modo la campaña en mi contra ha triunfado, pero lo que se ha hecho por el país no lo quita nadie”, fue la enfática frase de un indignado Fernando Tuesta al anunciar el martes último en conferencia de prensa, en la sede de la ONPE, su renuncia a la jefatura de ese organismo electoral.

En medio del escándalo y el malestar de quienes lo apoyaron siempre, incluso su personal presente en el acto, dejaba su cargo ante la decisión del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) de declarar desierto el concurso público para elegir al nuevo jefe de la ONPE.

Tuesta decide alejarse de la jefatura de la ONPE cuando faltaban catorce días para que concluyera el mandato de cuatro años que le asigna la ley. Ni él ni Guillermo Thornberry, con quien había llegado a la penúltima etapa del proceso del concurso, lograron calificar con el puntaje mínimo requerido (65 puntos) quedándose sólo con 60.65 y 60.53, respectivamente.

Tuesta cuenta en su haber con casi veinticinco años de experiencia en el campo electoral: cuatro años de estudios doctorales en la Universidad de Heidelberg de Alemania, una maestría en sociología en la Universidad Católica y seis libros (Perú Político en cifras 1821-2001; Encuestas políticas y medios, en 1997; Sistema de partidos políticos en el Perú 1978-1995, en 1998; Perú 1985: el derrotero de una nueva elección, en 1986; El nuevo rostro electoral. Las municipalidades del 83, en 1985; y Elecciones municipales: cifras y escenario político, en 1983). Es autor además de ocho ensayos, tres investigaciones doctrinarias y un sinnúmero de artículos.

Thornberry tiene entre sus pergaminos el ser el actual subjefe del Registro Nacional de Identidad y Estado Civil (Reniec), abogado egresado de la Universidad Católica, máster en filosofía y desarrollo económico, haber escrito libros, ensayos y artículos, e intervenido en numerosas ponencias y cursos en el país y en el exterior.

La labor de Tuesta en ocho procesos eleccionarios al frente de la ONPE, su postura en contra del otrora presidente del Jurado Nacional de Elecciones Manuel Sánchez Palacios acerca de la delimitación de competencia con ese tribunal y la propuesta de un sistema electoral único, así como su oposición a que el fujimorismo se cambiara de denominación (Sí Cumple), lo cual fue finalmente aceptado por el JNE, parecen haber contribuido a su salida.

Su rechazo además a una pretendida consulta para reformar la Constitución a favor de una Asamblea Constituyente fue otro de los detonantes de su partida, según allegados al ex jefe de la ONPE. Esa iniciativa fue impulsada por Luis Chunga, hermano de Fermín Chunga.

Contra todo pronóstico, la renuncia de Tuesta al cargo ha desencadenado otra polémica más porque, según el CNM, un funcionario de Estado a cargo de una institución como la ONPE no puede dimitir mientras tenga un proceso disciplinario de destitución como el planteado por la legisladora Martha Moyano. Mientras tanto, el gerente de Información y Educación Electoral, Benito Portocarrero, fue designado por el saliente titular de ese organismo como el jefe interino hasta que el CNM designe al funcionario provisional.

Con la polémica decisión de los consejeros se refleja que la fragilidad del sistema democrático es tal que el CNM puede cambiar, sin razón justificada, al jefe de la ONPE desechando su experiencia al frente de esa entidad y arriesgando el más importante de los procesos electorales previsto para el 2006 (José Clemente).

Búsqueda | Mensaje | Revista