viernes 19 de julio de 2019
Usuarios
e-mail:
Contraseña:
¿Olvidó su contraseña?
InstruccionesHáganos su Página de InicioAgréguenos a sus Favoritos
 
 
 
Edición 1839

09/Set/2004
 
 
Secciones
Acceso libre Nos Escriben ...VER
Acceso libre Ellos&EllasVER
Sólo para usuarios suscritos Bienes & Servicios
Acceso libre CulturaVER
Sólo para usuarios suscritos Modas
Acceso libre Salud y BienestarVER
Columnistas
Sólo para usuarios suscritos Piedra de Toque
Sólo para usuarios suscritos Raúl Vargas
Sólo para usuarios suscritos Página Webb
Sólo para usuarios suscritos Augusto Elmore
Sólo para usuarios suscritos Jaime Bedoya
Sólo para usuarios suscritos China Tudela
Sólo para usuarios suscritos Iván Thais
Ediciones
anteriores


Última Edición: 2460
Otras Ediciones Anteriores
 
 

Inicio > Revista

Espectáculos Pasado el huracán, ex bajista de Leuzemia emprende campaña de lucha contra el Sida.

Al Final de la Calle

2 imágenes disponibles FOTOS 

1839-aesp-sanguinetti-p

Luis Sanguinetti alista debut con Sanguinetti, su nueva banda y Reina Molusco, su nuevo proyecto. Hace dos años y medio supo que portaba el VIH.

“Como todo joven, consumía marihuana y cocaína. Cuando resulté seropositivo fue peor. Quise quemarme. Pensé que el Sida me mataría de inmediato y me dije ‘si me voy a morir, quiero morir habiendo vivido a mil’, así que me metí de todo a la vez”. Habla Luis Sanguinetti, el ex bajista de Leuzemia que ni es gay, ni se dedicó a tener sexo sabiéndose portador del VIH. No se crea todo lo que se dijo; para drogarse nunca empleó jeringas.

Sanguinetti ya no consume drogas. Ahora puede dar una charla sobre prevención del VIH a ojos cerrados. Las pepas que se mete a diario son tres retrovirales que contienen su mal. Hace un mes que no tiene sexo desde que Cristina, su pareja también seropositiva –nunca llegaron a casarse– se llevó a Azul, la nena de ambos (que nació sin el virus), luego del escándalo del boca a boca público con Daniel F., líder de la banda que lo empleó por ocho años.

Cuando quiera tener sexo otra vez, Sanguinetti asegura que usará un condón. Su percepción del entorno es otro sujeto de cambio. “Nunca me imaginé cuán buena gente pudiera ser Ernesto Pimentel. Conocer del Sida me hizo querer acercarme y ayudar a otros que padecen lo mismo que yo; en esas ando. En este año y medio Dios se encargó de meterme un patadón. Murió mi hermano, murió mi madre. Y después del problema con F., estoy desempleado, prácticamente recomenzando de cero”.

Trabajando con diversas ONGs, Sanguinetti prepara una serie de conciertos de prevención contra el síndrome que hasta no hallarse cura, tiene su vida en las manos. “A la gente y a los medios les gusta hablar de la misión del rock... el rock que salva, el rock que impulsa causas. Son tonterías, ayudar es algo que le viene a cualquier artista. El rock es como esta revista, un medio de comunicación. Y como tal, se puede emplear para informar”. (S. M.)

Búsqueda | Mensaje | Revista